Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Causas de las crisis convulsivas

Causas de las crisis convulsivas

Causa

Ejemplos

Infecciones

Encefalitis viral

Trastornos metabólicos

Concentraciones elevadas de azúcar (hiperglucemia) o sodio en sangre

Concentraciones bajas de azúcar (hipoglucemia), calcio, magnesio o sodio en sangre

Otros trastornos

Insuficiencia renal o insuficiencia hepática, que pueden dar lugar a una disfunción del encéfalo (encefalopatía)

Déficit de vitamina B6 (en recién nacidos)

Suministro inadecuado de oxígeno al cerebro

Casi asfixia

Daños estructurales en el cerebro

Tumor cerebral (benigno o maligno)

Hemorragia intracraneal (derrame de sangre en el interior del cráneo)

Accidente cerebrovascular (ictus)

Anomalías presentes o producidas durante el parto

Trastornos metabólicos hereditarios, como enfermedad de Tay-Sachs o fenilcetonuria

Acumulación de líquido en el cerebro (edema cerebral)

Medicamentos*

Buspirona (utilizada para tratar trastornos de ansiedad)

Alcanfor

*Clorpromazina (utilizada para tratar la esquizofrenia)

Ciprofloxacino (antibiótico)

Cloroquina (utilizada para tratar la malaria)

Clozapina (utilizada para tratar la esquizofrenia)

Ciclosporina (utilizada para evitar y tratar el rechazo de los trasplantes de órganos)

Imipenem (antibiótico)

*Indometacina (utilizada como analgésico y antiinflamatorio)

*Meperidina (utilizada como analgésico)

*Fenitoína

Teofilina (utilizada para tratar el asma y otras enfermedades de las vías respiratorias)

Antidepresivos tricíclicos

Drogas recreativas

Cocaína (sobredosis)

Supresión de un fármaco o droga después de un uso intensivo

Anestesia general (utilizada en cirugía)

Sedantes, somníferos incluidos

Exposición a toxinas

Estricnina

*Algunos fármacos pueden provocar convulsiones por sobredosis. En algunas personas, ciertos medicamentos pueden hacer que las convulsiones sean más probables al facilitar la estimulación de las células nerviosas del cerebro. Se dice que estos fármacos rebajan el umbral convulsivo.

La fenitoína, empleada para tratar trastornos convulsivos, puede provocar convulsiones por sobredosis.