Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Medicamentos usados para tratar la enfermedad de Parkinson

Medicamentos usados para tratar la enfermedad de Parkinson

Fármaco

Algunos efectos secundarios

Comentarios

Precursor de la dopamina

Levodopa (administrada con carbidopa)

Para la levodopa: movimientos involuntarios (de la boca, la cara y las extremidades), pesadillas, descenso de la presión arterial al ponerse en pie (hipotensión ortostática), estreñimiento, náuseas, somnolencia, confusión, alucinaciones, paranoia, palpitaciones y rubor

Si se interrumpe bruscamente el tratamiento con estos fármacos, puede aparecer el síndrome maligno por neurolépticos (con fiebre alta, hipertensión arterial, rigidez muscular, daño muscular y coma), potencialmente mortal

Esta combinación es el pilar del tratamiento. La carbidopa ayuda a aumentar la efectividad de la levodopa y a reducir sus efectos secundarios. Después de varios años, disminuye la efectividad de la combinación.

Agonistas agonists de la dopamina agonists

Pramipexol

Ropinirol

Somnolencia, náuseas, hipotensión ortostática, movimientos involuntarios, confusión, comportamiento obsesivo-compulsivo, aparición de nuevas necesidades acuciantes o aumento de las ya existentes (como el juego) y alucinaciones

Si se interrumpe bruscamente la administración de estos fármacos, síndrome maligno por neurolépticos

En las fases iniciales de la enfermedad, estos fármacos pueden usarse solos o con pequeñas dosis de levodopa para retrasar posiblemente los efectos secundarios de la levodopa. En fases posteriores de la enfermedad los agonistas de la dopamina son útiles cuando las fluctuaciones típicas (efectos on-off) en la respuesta al tratamiento restan eficacia a la levodopa. Estos fármacos son especialmente útiles en personas de menos de 60 años.

Apomorfina

Fuertes náuseas, vómitos y bultos (nódulos) bajo la piel en el lugar de la inyección

Este fármaco de acción rápida se administra por vía subcutánea. Se usa como terapia de rescate para anular el efecto de inmovilidad o ausencia de respuesta funcional (efecto off) de la levodopa.

Rotigotina

Somnolencia, náuseas, hipotensión ortostática, confusión, comportamiento obsesivo-compulsivo, nuevas necesidades acuciantes o incremento de las ya existentes (como el juego), alucinaciones, aumento de peso (posiblemente debido a retención de líquido) y, a veces, irritación cutánea en la zona de aplicación del parche

Rotigotina se comercializa en forma de parche cutáneo. Se utiliza como tratamiento único al inicio de la enfermedad. El parche se mantiene aplicado sin interrupción durante 24 horas, luego se retira y se aplica otro. El parche debe aplicarse en un lugar distinto cada día, para reducir el riesgo de irritación de la piel.

Inhibidores de la MAO-B

Rasagilina

Náuseas, insomnio, somnolencia y tumefacción debida a la acumulación de líquido (edema)

Se puede administrar rasagilina sola para retrasar el uso de levodopa, pero a menudo se administra como complemento de esta. En el mejor de los casos, la rasagilina tiene una moderada eficacia.

Selegilina

Cuando se administra con levodopa, los efectos secundarios de la levodopa, como las náuseas, la confusión, el insomnio y los movimientos involuntarios, se agravan

Se puede administrar selegilina sola para retrasar el uso de levodopa, pero a menudo se administra como complemento de esta. En el mejor de los casos, la rasagilina tiene una moderada eficacia.

Inhibidores de la COMT

Entacapona

Tolcapona

Cuando se administra con levodopa, los efectos secundarios de la levodopa, incluyendo las náuseas, la confusión, el insomnio y los movimientos involuntarios, se agravan

Diarrea, dolor de espalda, y orina de color naranja

En raras ocasiones, con tolcapona, riesgo de daño hepático en muy pocas ocasiones

Estos fármacos pueden usarse como suplemento de la levodopa en las fases avanzadas de la enfermedad y para prolongar el intervalo entre las dosis de levadopa. Se utilizan únicamente con levodopa.

Cuando se utiliza tolcapona, los médicos realizan análisis de sangre periódicos para evaluar cómo funciona el hígado y si está dañado (pruebas de función hepática)

Fármacos con efectos anticolinérgicos*:

Benzotropina

Trihexifenidilo

Antidepresivos tricíclicos (como la amitriptilina), usados en caso de que la depresión también requiera tratamiento

Algunos antihistamínicos (como la difenhidramina)

Somnolencia, confusión, sequedad de boca, vista borrosa, mareo, estreñimiento, dificultad para orinar, pérdida del control de la vejiga y alteración de la regulación de la temperatura corporal

Estos fármacos se pueden administrar solos en las fases iniciales a personas jóvenes cuyo síntoma más problemático es el temblor. Estos fármacos pueden disminuir el temblor, pero no influyen en los movimientos lentos ni alivian la rigidez muscular.

Fármacos antivíricos

Amantadina

Náuseas, mareo, insomnio, ansiedad, confusión, edema, dificultad para orinar, empeoramiento del glaucoma y motas con cambio de coloración en la piel debidas a la dilatación de los vasos sanguíneos (livedo reticular)

En muy pocos casos, al suspender el tratamiento o reducir la dosis, síndrome maligno por neurolépticos

Se utiliza amantadina sola para la enfermedad leve en sus fases iniciales, pero es ineficaz al cabo de algunos meses. En fases posteriores se usa para complementar a la levodopa y para paliar los movimientos involuntarios debidos al tratamiento con este fármaco.

Beta-bloqueantes

Propranolol

Espasmo de las vías respiratorias (broncoespasmos), reducción anómala de la frecuencia cardíaca (bradicardia), insuficiencia cardíaca, hipotensión arterial, aumento de los niveles de azúcar en sangre, limitación de la circulación periférica, insomnio, cansancio, disnea, depresión, sueños vívidos, alucinaciones y disfunción sexual

Se puede utilizar el propranolol para reducir la severidad de los temblores que empeoran al mantener un miembro en una posición que requiere resistir la fuerza de la gravedad (temblores posturales).

El propanolol puede aumentar los niveles de azúcar en sangre en personas con diabetes. También puede hacer que los signos de alarma de bajo nivel de azúcar en sangre (hipoglucemia) sean menos evidentes. (Tomar un medicamento para la diabetes puede provocar que las concentraciones de azúcar en sangre disminuyan en exceso.) Este efecto es peligroso para las personas con diabetes.

*Los fármacos con efectos anticolinérgicos rara vez se utilizan para tratar la enfermedad de Parkinson, ya que son sólo ligeramente eficaces y tienen efectos secundarios molestos.

MAO-B = monoaminooxidasa tipo B; COMT = catecol O-metiltransferasa.