Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

honeypot link
¿Qué es la crioglobulinemia?

¿Qué es la crioglobulinemia?

Las crioglobulinas son anticuerpos anormales producidos por las células plasmáticas que se encuentran disueltos en la sangre. Cuando la temperatura normal del organismo se reduce por debajo de lo habitual, las crioglobulinas forman grandes acúmulos de partículas sólidas (precipitados). Cuando el cuerpo alcanza su temperatura normal, estas se disuelven de nuevo.

La formación de crioglobulinas (crioglobulinemia) es poco frecuente. En la mayoría de los casos, un trastorno subyacente provoca la formación de crioglobulinas. Entre estos trastornos se encuentran ciertos cánceres, como la macroglobulinemia y la leucemia linfocítica crónica, trastornos autoinmunitarios como el lupus eritematoso sistémico (lupus), e infecciones producidas por agentes como el virus de la hepatitis C. En raras ocasiones no es posible determinar la causa de la formación de las crioglobulinas.

Los precipitados de crioglobulinas pueden desencadenar una inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis), que causa una amplia variedad de síntomas, tales como aparición de hematomas, dolor en las articulaciones y debilidad. La vasculitis puede lesionar el hígado y los riñones. En algunas personas, la lesión puede progresar hacia insuficiencia hepática y renal, y puede resultar mortal.

Las personas con crioglobulinemia pueden también tener especial sensibilidad al frío, o presentar el síndrome de Raynaud, que se caracteriza por la aparición, al exponerse al frío, de un dolor intenso en las manos y los pies, que adquieren una coloración blanquecina.

Para ayudar a prevenir la vasculitis, es recomendable evitar la exposición a temperaturas bajas. El tratamiento del trastorno subyacente reduce la formación de crioglobulinas. Por ejemplo, el empleo de interferón alfa en el tratamiento de la infección por el virus de la hepatitis C contribuye a reducir la formación de crioglobulinas. La extracción de una gran cantidad de plasma (la parte líquida de la sangre) junto con la realización de transfusiones de plasma (plasmaféresis) puede ser de ayuda, en especial cuando se combina con el empleo del interferón.