Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Algunos trastornos que afectan principalmente a las personas de edad avanzada

Algunos trastornos que afectan principalmente a las personas de edad avanzada

Trastorno

Descripción

La memoria y otras funciones mentales se pierden progresivamente.

La pared de la aorta se abulta. Si no se trata, un aneurisma puede romperse y causar la muerte.

Uretritis y vaginitis atrófica

Los tejidos de la uretra se vuelven más delgados, lo que a veces provoca ardor durante la micción. Los tejidos de la vagina se vuelven más delgados, lo que a veces provoca dolor durante el coito.

La glándula prostática se dilata e impide que la orina salga por la vejiga.

El cristalino se nubla y altera la visión.

El organismo no responde a la insulina que produce. Este trastorno puede comenzar durante la mediana edad; es posible que no se requiera tratamiento con insulina.

El nervio óptico está dañado porque la presión en una parte del ojo es elevada; la visión se reduce progresivamente y puede causar ceguera. El glaucoma comienza por lo general durante la mediana edad.

El cartílago que recubre las articulaciones se degenera y causa dolor. La artrosis suele comenzar durante la mediana edad.

Los huesos se vuelven menos densos y más frágiles. Como resultado, las fracturas son más probables.

Las células nerviosas en el cerebro degeneran de forma lenta y progresiva, provocando temblores, rigidez muscular y dificultad para moverse y mantener el equilibrio.

La piel se rompe a causa de una presión prolongada que reduce el flujo sanguíneo a la zona afectada.

El cáncer se desarrolla en la próstata y suele interferir en el flujo de orina.

El virus de la varicela de una infección anterior se reactiva, lo que causa ampollas y, en ocasiones, un dolor insoportable de larga duración.

Un vaso sanguíneo en el cerebro se bloquea o se rompe. Un ACV produce síntomas tales como debilidad o pérdida de sensibilidad en un lado del cuerpo, problemas de visión en un ojo, dificultad para hablar o entender, pérdida del equilibrio o la coordinación, o una cefalea (dolor de cabeza) repentina e intensa.

El flujo de orina no puede ser controlado, lo que da lugar a pérdidas.