Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

honeypot link
Medicamentos antivirales
Medicamentos antivirales
Medicamentos antivirales

Los virus son agentes infecciosos que penetran y se multiplican (replican) dentro de las células sanas. Para que el virus se adhiera, los receptores del virus deben unirse a los receptores situados en el exterior de la célula sana. Esto permite que la membrana vírica se fusione con la membrana celular y libere el material genético utilizado en la replicación vírica.

Una vez que el virus se replica dentro de la célula, puede permanecer latente durante largos períodos de tiempo o bien ser liberado de inmediato y unirse a otras células sanas para comenzar de nuevo el proceso de infección.

Muchas enfermedades están causadas por virus como el de la gripe, la varicela, la hepatitis y el VIH. Aunque difieren en síntomas como fiebre y debilidad, algunos no presentan ningún síntoma.

El potencial de recuperación depende del tipo de virus. Los virus pueden causar daños y, si no se tratan, potencialmente la muerte.

Los fármacos antivíricos actúan deteniendo el proceso de infección. Según el virus y el medicamento, el bloqueo del proceso puede ocurrir en muchos lugares diferentes. Uno de los fármacos evita que el virus se fusione con la célula sana mediante el bloqueo de un receptor que ayuda a unir el virus a la célula. Al evitar esta unión, los virus no pueden penetrar en la célula o infectarla.

A veces se utilizan múltiples fármacos para tratar una infección en particular, de modo que se interrumpe más de un proceso vírico y se mejoran las posibilidades de recuperación de la infección.

Si bien algunas infecciones víricas, como la hepatitis o el VIH, no se pueden curar por completo, el estado de salud de un paciente puede volver a la normalidad mediante el control del virus y la prevención de daños adicionales en el cuerpo.

Consulte siempre a un médico antes de comenzar el tratamiento o de realizar cambios en su terapia actual.