Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

honeypot link
Sustitución de la válvula aórtica
Sustitución de la válvula aórtica
Sustitución de la válvula aórtica

    El corazón es un músculo que bombea sangre por todo el cuerpo. Dentro del corazón, cuatro válvulas dirigen el flujo sanguíneo. Dos válvulas controlan el flujo de sangre desde las cavidades superiores, o aurículas, hacia las cavidades inferiores, o ventrículos. Otras dos válvulas controlan el flujo sanguíneo desde los ventrículos a los pulmones y al resto del cuerpo. Durante un latido cardíaco normal, el ventrículo izquierdo bombea sangre rica en oxígeno a través de la válvula aórtica para distribuirla por todo el cuerpo. Una válvula aórtica sana posee 3 cúspides que se abren por completo para permitir el flujo de sangre durante la contracción ventricular; seguidamente las cúspides se cierran con fuerza para evitar el reflujo (flujo en sentido retrógrado) durante la relajación ventricular. La estenosis aórtica es una afección por la cual la válvula aórtica se estrecha, se vuelve rígida o se engrosa. Esto obstruye gravemente la circulación de sangre procedente del ventrículo. La regurgitación aórtica es una afección que aparece cuando la válvula aórtica se debilita y no se cierra por completo, haciendo que la sangre regrese al ventrículo izquierdo. En ambos casos, el corazón debe trabajar más para propulsar la misma cantidad de sangre rica en oxígeno hacia el resto del cuerpo. Esto puede conducir a insuficiencia cardíaca. Cuando las válvulas no funcionan correctamente, deben repararse o reemplazarse. Si se va a reemplazar la válvula, se puede utilizar una válvula artificial (mecánica) o una válvula de tejido biológico. Las válvulas mecánicas son muy duraderas y duran más que las biológicas. Sin embargo, los pacientes con válvulas mecánicas necesitarán tomar medicamentos anticoagulantes durante el resto de su vida para prevenir los coágulos de sangre. La cirugía mínimamente invasiva es una opción en algunos pacientes. El médico puede optar por acceder al corazón a través de las costillas o a través de una incisión más pequeña practicada en la parte superior del tórax. Reduce el daño tisular y el tiempo de recuperación. Durante la cirugía tradicional de reemplazo valvular artificial, se practica una incisión en el tórax para acceder al corazón. Se detiene el corazón y una máquina de revascularización corazón-pulmón se encarga del trabajo del corazón y los pulmones. A continuación, se practica una incisión en la aorta inferior para localizar la válvula aórtica. La válvula aórtica dañada se retira y se reemplaza por la válvula artificial. Una vez restaurado el latido cardíaco, se examina la válvula para comprobar que funciona correctamente. Existen varias complicaciones potenciales asociadas a este procedimiento que deben discutirse con el médico antes de la intervención quirúrgica. A menudo se practica una intervención quirúrgica para reemplazar las válvulas aórticas o mitrales, pero su médico puede reemplazar cualquier válvula cardíaca. Es recomendable que consulte a su médico para que determine la forma de tratamiento más adecuada para usted.