Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Fracturas (Parte I)
Fracturas (Parte I)
Fracturas (Parte I)

El sistema esquelético se compone de 206 huesos y proporciona soporte, permite el movimiento y protege los órganos internos del cuerpo. A veces se aplica demasiada presión a un hueso, dando lugar a lo que se conoce como una fractura. Las fracturas suelen tener su origen en una caída o un golpe contra un objeto, además de una torcedura o una curvatura de hueso. Cuando el hueso está solo agrietado o parcialmente roto, los médicos hablan de una fractura incompleta.

Una fractura fisuraria o fractura ósea capilar es una fractura incompleta, como una grieta que no se rompe del todo a lo largo del hueso. Por lo general es el resultado de una lesión relativamente leve. Una fractura en tallo verde es una fractura incompleta, similar a la rotura de una rama de un árbol joven. Solo se rompe un lado del hueso y éste se dobla. Tanto las fracturas fisurarias como las de tallo verde se tratan generalmente mediante inmovilización con una escayola para permitir su reparación.

Cuando el hueso se rompe en pedazos, los médicos denominan a esta fractura una fractura completa. Una fractura simple es una fractura completa en la que el hueso se divide en dos fragmentos. Esta rotura puede ser

  • Transversal (lo que significa que sigue una linea que va de lado a lado del hueso perpendicularmente a su longitud)

  • Oblicuo (es decir, formando un ángulo)

  • Y espiral (lo que significa que forma un ángulo que está retorcido)

Una fractura conminuta (o multifragmentaria) es una fractura completa en la que el hueso se divide en varios fragmentos. Este tipo de fractura suele ser consecuencia de una lesión grave. Tanto las fracturas simples como las conminutas se suelen tratar con inmovilización mediante una escayola o, a veces, con tornillos y placas.

Todas las fracturas deben tomarse en serio. Si cree que se ha fracturado un hueso, debe buscar atención médica inmediata.