Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cáncer de piel
Cáncer de piel
Cáncer de piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Cumple muchas funciones importantes, como la protección del organismo frente a las infecciones y la regulación de la temperatura y los líquidos corporales.

La piel se compone principalmente de tres capas. La epidermis es la capa externa de la piel y contiene células basales y escamosas. Los melanocitos también se encuentran en la epidermis; se trata de células que contienen un pigmento que permite que la piel se broncee y que también protege las capas más profundas de la piel de los efectos de la exposición a la luz solar ultravioleta.

La dermis, que se encuentra debajo de la epidermis, contiene vasos sanguíneos, tejido conjuntivo, folículos pilosos y glándulas sudoríparas. La capa subcutánea, que es la capa más profunda de la piel, contiene adipocitos y colágeno.

El cáncer de piel se produce cuando hay un crecimiento incontrolable de células anormales en una capa de la piel. Hay tres formas comunes de cáncer de piel que se distinguen por los tipos de células afectadas.

El carcinoma de células basales es la forma más frecuente de cáncer de piel. Este tipo de cáncer de piel generalmente no se disemina, pero sí requiere tratamiento. Los carcinomas de células basales se desarrollan con mayor frecuencia en áreas de la piel expuestas al sol.

Los carcinomas de células escamosas (carcinomas espinocelulares) se desarrollan en la capa media de la epidermis. Este tipo de cáncer se puede diseminar y puede ser potencialmente mortal si no se trata adecuadamente.

Los crecimientos anormales de melanocitos, llamados melanomas malignos, son la forma más agresiva de cáncer de piel. Los melanomas pueden diseminarse rápidamente a otras partes del cuerpo y a los órganos. Este tipo de cáncer de piel puede ser mortal si no se detecta y se trata de forma temprana. Las personas de piel clara corren un mayor riesgo de desarrollar esta forma de cáncer.

El aumento de la exposición al sol y un historial de quemaduras solares aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de piel.