Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

El sistema de conducción
El sistema de conducción
El sistema de conducción

El corazón es un músculo palpitante que bombea sangre de forma continua al resto del cuerpo. Lo que comúnmente llamamos un latido cardíaco es, en realidad, la contracción rítmica de las cuatro cavidades cardíacas. Cada latido cardíaco es estimulado por señales eléctricas que viajan a través de una trayectoria cardíaca específica. Estas señales se pueden rastrear y registrar mediante un electrocardiograma o ECG. La señal eléctrica del corazón comienza en el nódulo sinoauricular, o nodo SA, que se encuentra en la cavidad superior derecha, o aurícula. La señal viaja a las aurículas derecha e izquierda, lo que provoca que se contraigan y empujen la sangre hacia las cavidades inferiores, o ventrículos. La señal eléctrica continúa hacia los ventrículos a través del nodo auriculoventricular, o nodo AV, y luego hacia el tejido que separa los ventrículos a través del haz de His. La señal desciende por el haz de His hacia las ramas del haz izquierdo y derecho, ubicadas dentro de los ventrículos. Cuando la señal llega a los ventrículos, hace que se contraigan y bombeen sangre a los pulmones y al resto del cuerpo, completando el latido cardíaco. Este sistema funciona como marcapasos del propio cuerpo y mantiene el corazón latiendo a una velocidad normal de 60 a 100 latidos por minuto. Si la actividad de este sistema se interrumpe debido a una lesión cardíaca u otras afecciones médicas, puede provocar un ritmo anormal o irregular del latido cardíaco. Si esto ocurre, el flujo sanguíneo al cerebro y a otras partes del cuerpo podría verse comprometido.