Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Nefropatía diabética
Nefropatía diabética
Nefropatía diabética

Los riñones son un par de órganos pequeños en forma de alubia ubicados hacia la parte posterior del torso, detrás de las costillas inferiores. Aunque las personas nacen con un par de riñones, el cuerpo aún puede funcionar de forma eficaz con un solo riñón sano.

Las funciones de los riñones consisten en equilibrar el contenido de líquidos del cuerpo, regular la presión arterial y la producción de glóbulos rojos y filtrar los desechos del cuerpo. Cada riñón contiene alrededor de un millón de unidades de filtración denominadas nefronas. Cada nefrona contiene una masa retorcida de pequeños vasos sanguíneos llamados glomérulos. Los glomérulos semipermeables permiten que el agua y los desechos solubles de la sangre pasen a través de la membrana. Los desechos filtrados son transportados posteriormente fuera del cuerpo en forma de orina.

La diabetes es un trastorno causado por una cantidad excesiva de glucosa, o azúcar, en el torrente sanguíneo y que puede dañar la membrana y provocar presión arterial elevada. Este aumento de la presión arterial hace que los riñones filtren demasiada sangre, trabajen demasiado y dañen las nefronas. Esta patología se conoce como nefropatía diabética. Los filtros glomerulares de la nefrona ya no funcionan, por tanto comienza a acumularse en el cuerpo material de desecho que debería ser filtrado y se pierden importantes proteínas sanguíneas que deberían ser retenidas.

Los síntomas de este trastorno a menudo no aparecen hasta que se ha dañado el 80 por ciento de los riñones. Cuando aparecen, los síntomas consisten a menudo en hinchazón, fatiga, pérdida de apetito, presión arterial elevada, micción excesiva y sed excesiva.

Cuando se pierde del 85 al 90 por ciento de la función renal, se usa el término "insuficiencia renal en etapa terminal" y se hace necesaria la diálisis o el trasplante de riñón. Alrededor del 10 al 20 por ciento de los diabéticos desarrollan nefropatía, pero un estilo de vida saludable puede retrasar o incluso prevenir esta afección. Este estilo de vida consiste en controlar cuidadosamente los niveles de glucosa, mantenerse activo, mantener la presión arterial en un rango saludable y mantener un peso saludable.