Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Tubos de ventilación
Tubos de ventilación
Tubos de ventilación

Cuando las ondas de sonido llegan al oído, son recogidas por el oído externo, que tiene forma de embudo, y se canalizan hacia el interior del oído medio. En la entrada del oído medio, las ondas sonoras inciden sobre la membrana timpánica o tímpano. Las vibraciones resultantes viajan a través del oído medio y el oído interno lleno de líquido, donde se convierten en señales que se envían al cerebro.

Ocasionalmente, el oído medio puede obstruirse e infectarse. Los niños son especialmente propensos a esta afección porque sus tubos de Eustaquio (el tubo que permite vaciar el oído medio) son más cortos y estrechos. A medida que se acumula líquido y aumenta la presión dentro del oído, el niño puede experimentar dolor y problemas de audición. Cuando las infecciones son duraderas o se repiten con frecuencia, puede ser necesario que el niño se someta a una timpanostomía.

En este procedimiento se practica una pequeña incisión en la membrana timpánica y se evacúa el líquido acumulado. A continuación se inserta un pequeño catéter en la incisión para permitir el drenaje continuo durante un período de algunos meses. Con el tiempo, la incisión comienza a cicatrizarse y los tubos se desprenden de forma natural a medida que se cierra el orificio del tímpano.

Existen diversas complicaciones asociadas con este procedimiento, que deben analizarse con el médico antes de la cirugía.