Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

honeypot link

¿La nueva bomba automatizada de insulina es realmente un páncreas artificial?—Comentario

Comentario
00/07/16 Erika F. Brutsaert, MD, Assistant Professor, Department of Medicine, Albert Einstein College of Medicine

El 28 de septiembre de 2016, la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) aprobó el primer sistema de administración por bomba automatizada de insulina, el Medtronic 670G.   

¿En qué consiste este dispositivo?

El Medtronic 670G combina una bomba de insulina, que administra insulina al usuario, con un monitor continuado de glucosa (azúcar en sangre) y un microprocesador. El monitor de glucosa mide el nivel de glucosa del usuario cada 5 minutos y comunica en forma inalámbrica los datos al procesador, que entonces calcula los cambios en tiempo real en la dosificación de insulina inicial (de base) y dirige la bomba para ajustar la dosis. El 670G es la primera combinación de monitor y bomba que está aprobada para hacer esto.

¿Se trata realmente de un “páncreas artificial”?

No realmente, pero se está acercando. Un páncreas totalmente artificial podría detectar y responder a TODOS los cambios en el nivel de glucosa en sangre de una persona, incluidos los aumentos bruscos que ocurren después de una comida. Sin embargo, el 670G solo automatiza la dosificación de insulina inicial. Para responder por el aumento en la glucosa después de las comidas, los usuarios igual tienen que controlar los carbohidratos que ingieren y realizar una punción digital para medir su nivel de glucosa en sangre y luego instruir a la bomba en forma manual para que administre insulina adicional (dosis en bolo). Los resultados del monitor de glucosa incorporado no se pueden utilizar para determinar la dosis en bolo.   Por lo tanto los usuarios igual necesitan realizar 4 punciones digitales por día.   

Sin embargo, sigue siendo una mejora con respecto a las bombas de insulina disponibles en la actualidad, las cuales solo tienen la capacidad de administrar una dosis inicial establecida y suspender la administración de insulina para prevenir niveles bajos de glucosa en sangre (hipoglucemia).  

¿Funciona?

Sí, sobre todo, en personas en las que se probó el 670G no se produjeron episodios de hipoglucemia, que es una preocupación potencial importante cuando se utiliza un sistema automatizado para ajustar la dosificación de insulina. Además, los usuarios tampoco desarrollaron cetoacidosis diabética. 

Sin embargo, solo se estudió al 670G en personas mayores de 14 años, si bien se está llevando a cabo un estudio en niños de entre 7 y 13 años de edad.  No se lo recomienda en niños menores de 7 años ni en cualquiera que requiera menos de 8 unidades de insulina por día.  Tampoco está aprobado para ser utilizado durante el embarazo.  

¿Cuál es el aporte?

Está claro que la excitación por esta nueva tecnología debe moderarse con expectativas realistas y el entendimiento de sus limitaciones. Los principales beneficios de la nueva bomba son que puede mejorar el control de la glucosa en sangre, reduciendo al mismo tiempo los episodios de hipoglucemia, sobre todo por la noche, cuando a menudo la gente es más susceptible a la hipoglucemia. Esto es importante porque el riesgo de hipoglucemia aumenta cuando una persona controla fuertemente los niveles de glucosa en sangre, pero el control estricto de la glucosa en sangre es la clave para reducir los riesgos de complicaciones de la diabetes, incluidos los problemas oculares y renales.  Puede ser posible reducir la carga del monitoreo por punción digital en algunos usuarios que requieren un monitoreo más de 4 veces por día para mantener el control. El Medtronic 670G es un hito importante en el manejo de la diabetes tipo 1 que nos acerca al objetivo final de tener un páncreas artificial disponible comercialmente.