Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Noticias selectas sobre la COVID-19

Página de inicio de recursos sobre la COVID-19
  

El Manual recopila algunas de las noticias más importantes sobre la COVID-19 para ayudar a las personas a mantenerse actualizadas.

Artículos de noticias compilados por el Dr. Fred R. Himmelstein, FACEP.


  9 de octubre de 2020

 Los anticuerpos contra la COVID-19 en las donaciones de plasma de convaleciente disminuyen después de 3 a 4 meses

Un estudio longitudinal realizado en Quebec, Canadá, informado por Healio News y publicado como una carta en la revista Blood el 1 de octubre de 2020, informó sobre 15 donantes de plasma de convaleciente que donaron su plasma varias veces. Su primera donación fue de 33 a 77 días después de la aparición de los síntomas y su última donación fue de 66 a 114 días después.  Los anticuerpos contra el dominio de unión al receptor (RBD) estaban presentes en la primera donación en todos los donantes, y el nivel disminuyó entre la primera y la última donación en todos los donantes. Los investigadores dividieron el momento de las donaciones en cuatro rangos de cuartiles (33-53, 54-69, 70-84 y 85-114 días). Los niveles de anticuerpos permanecieron estables entre el primer, el segundo y el tercer cuartil, con un descenso pequeño pero no estadísticamente significativo. Por el contrario, entre los cuartiles 3.° y 4.°, hubo una marcada disminución (36,8 %; p = 0,0052) en los niveles de anticuerpos. Este hallazgo informa a las personas que se recuperan de la COVID-19 que desean donar plasma sanguíneo que no deben esperar demasiado una vez que son aptas, e informa a los médicos que deben comprobar la presencia de anticuerpos en el plasma donado antes de dárselo a los pacientes.

Enlaces: https://www.healio.com/news/hematology-oncology/20201001/covid19-antibodies-in-convalescent-plasma-donations-wane-by-3-to-4-months?ecp%20=%207e47bd7b-fe8e-4fe6-aa89-4526a98357d5&M_BT=3679670404669

     https://ashpublications.org/blood/article/doi/10.1182/blood.2020008367/463996/Waning-of-SARS-CoV-2-RBD-antibodies-in


  8 de octubre de 2020

 Un estudio muestra que el contacto de alto riesgo desempeña un papel importante en la transmisión de la COVID-19 en la India

En uno de los estudios más grandes hasta la fecha sobre la transmisión de COVID-19, los esfuerzos de seguimiento de los contactos alcanzaron a 3 084 885 personas expuestas a 84 965 pacientes con resultado positivo en la prueba de coronavirus en dos estados de la India. Los investigadores analizaron 575 071 contactos que disponían de datos epidemiológicos individuales, así como de resultados de análisis de laboratorio. El estudio se publicó en Science el 30 de septiembre de 2020. Investigadores del Princeton Environmental Institute, Johns Hopkins University y la University of California en Berkeley colaboraron con los funcionarios de salud pública en los estados de Tamil Nadu y Andra Pradesh, en el sudeste de la India. Los datos mostraron que los pacientes infectados estuvieron en contacto con unas 7 personas, en promedio, y que el 71 % de los pacientes positivos no infectó a ningún contacto. Para los contactos de alto riesgo (que tuvieron contacto social cercano o contacto físico directo con casos índice sin medidas protectoras), la tasa de transmisión (de un caso índice a un contacto expuesto) fue de aproximadamente el 10,7 %. En el caso de los contactos de bajo riesgo (proximidad de los casos índice pero que no cumplían estos criterios de exposición de alto riesgo), la tasa de transmisión fue de aproximadamente el 4,7 %. En el estudio, los niños y adultos jóvenes fueron el elemento demográfico clave que propagó el virus, y con mayor frecuencia lo propagaron a alguien de su propia edad. Estos elementos demográficos son potencialmente más importantes para transmitir el virus que lo que se había identificado en estudios anteriores. El estudio destaca el papel de la transmisión por contacto de alto riesgo.

Enlace: https://science.sciencemag.org/content/early/2020/09/29/science.abd7672


  2 de octubre de 2020

 Las anomalías inmunológicas pueden explicar por qué algunos pacientes, por lo demás sanos, desarrollan COVID-19 grave

Dos estudios publicados recientemente en la revista Science arrojaron algo de luz sobre el motivo por el que las personas pueden desarrollar COVID-19 grave. Lo que descubrieron los investigadores es que algunos pacientes tienen anticuerpos contra las proteínas interferón, y otros tienen errores congénitos o mutaciones genéticas que impiden la producción y función del interferón. A la hora de analizar los anticuerpos contra el interferón en pacientes con neumonía por COVID-19 grave, hallaron que, entre los 987 pacientes evaluados con COVID-19 grave, 101 de los pacientes tenían autoanticuerpos neutralizantes frente a los interferones de tipo I. En comparación, entre las 663 personas que desarrollaron COVID-19 asintomática o leve, ninguna presentó anticuerpos contra el interferón. Los investigadores también hallaron que los pacientes mayores de 65 años tenían más probabilidades de desarrollar anticuerpos contra el interferón. Los interferones son un conjunto de 17 proteínas cruciales que protegen de los virus a las células del cuerpo. Las personas que carecen de interferones de tipo I no pueden montar una respuesta inmunitaria efectiva. Los investigadores han demostrado previamente que un número significativo de pacientes con COVID-19 grave portaban una variante genética rara en 13 genes críticos para la defensa inmunitaria del organismo contra la gripe, y en este estudio, encontraron mutaciones similares en 23 de 659 pacientes (3,5 %) con neumonía por COVID-19 grave. Este hallazgo puede proporcionar una mejor comprensión de por qué algunas personas desarrollan enfermedad grave, mientras que otras no. A los pacientes que desarrollaron neumonía por COVID-19 grave les faltaba por completo un gen funcional y no producían interferones de tipo I detectables en respuesta a la infección por SARS-CoV-2. En general, los errores congénitos y las anomalías inmunológicas que causan una ausencia de interferones de tipo I podrían desempeñar una función en hasta el 14 % de los casos más graves de infección por el virus que causa la COVID-19. Estas dos publicaciones destacan el papel crucial de los interferones de tipo I en la inmunidad protectora contra el SARS-CoV-2.

Enlaces: https://science.sciencemag.org/content/early/2020/09/23/science.abd4585

         https://science.sciencemag.org/content/early/2020/09/28/science.abd4570


  23 de septiembre de 2020

 Respuestas inmunitarias diferentes a la infección por SARS-CoV-2 en pacientes pediátricos y adultos hospitalizados

En un estudio realizado en el Albert Einstein College of Medicine Children’s Hospital at Montefiore y la Yale University, se compararon las respuestas inmunitarias de pacientes adultos y más jóvenes con COVID-19 en un intento de estudiar por qué los niños suelen tener una enfermedad más leve que los adultos. El estudio comparó las respuestas inmunitarias de citocinas, humoral y celular en pacientes jóvenes (edad <24 años, n = 65) y adultos (n = 60) con COVID-19. Como se esperaba, el estudio halló que los niños tuvieron una evolución clínica mucho mejor que los adultos.

Los datos también mostraron que los pacientes más jóvenes presentaban una inmunidad innata más sólida que los adultos, como se demuestra por los niveles más altos de la citocina interleucina-17 (IL-17), que se asocia con el sistema inmunitario innato. Por otro lado, los adultos presentaron una respuesta más sólida de linfocitos T a la proteína de la espícula viral, tuvieron títulos de anticuerpos neutralizantes séricos más altos y fagocitosis celular dependiente de anticuerpos más intensa en comparación con los pacientes más jóvenes. Los investigadores también hallaron que los niveles de anticuerpos neutralizantes fueron más altos en los pacientes adultos con COVID-19 que murieron o necesitaron ventilación mecánica que en los que se recuperaron, y que fueron significativamente más altos que los niveles detectados en los pacientes más jóvenes.

Estos hallazgos sugieren que la respuesta innata más sólida de los jóvenes quizá les ayude a protegerse de enfermarse de gravedad y, a menudo, de presentar un desenlace mortal; como corolario, se deduce que quizás no sea de utilidad reforzar la respuesta de los linfocitos T y los anticuerpos, especialmente en etapas avanzadas de la evolución de la enfermedad.

Enlace: https://stm.sciencemag.org/content/early/2020/09/21/scitranslmed.abd5487


  16 de septiembre de 2020

 Evaluación del riesgo que implica asistir a un evento durante la pandemia

En medio de la pandemia, conocer el riesgo de encontrarse con un paciente positivo para COVID-19 mientras asiste a un evento sería una información importante para ayudarle a decidir si va a asistir a ese evento. A medida que muchas partes del país empiezan a abrirse, es fundamental poder estimar los riesgos que implica la reanudación de las actividades no esenciales. Existe una herramienta, la Herramienta de planificación y evaluación del riesgo en eventos de la COVID-19, desarrollada por Georgia Tech, que incorpora datos del recuento de casos de The New York Times y del panel de Covidtracking.com, y que se actualiza a diario. Este mapa interactivo le mostrará, con información que llega hasta el nivel de cada condado, qué probabilidades tiene de encontrarse con alguien con COVID-19 en un evento de un tamaño determinado. La herramienta expresa el porcentaje de riesgo de que haya al menos una persona con COVID-19 presente en un evento en un condado determinado, según el tamaño de la reunión. La calculadora supone que todas las personas que asisten a un evento tienen la misma probabilidad de infectarse que cualquier otra persona en un área determinada. La calculadora se puede ajustar para evitar el sesgo de determinación, que tiene en cuenta un múltiplo de cuántos casos más hay que los informados. Con base en estos supuestos, los resultados del cálculo pueden considerarse como una aproximación. Por ejemplo, si usted fuera a una boda en el condado de Los Ángeles, a la que asistirán 100 personas, utilizando un sesgo de determinación de 10, existe una probabilidad del 74 % de que al menos una persona esté infectada por el virus de la COVID-19. El riesgo sería del 61 % en Filadelfia, pero de menos del 1 % en el condado de Wetzel, Virginia Occidental.

 

Enlace: https://covid19risk.biosci.gatech.edu/


  15 de septiembre de 2020

  Un estudio cuestiona que la “tormenta de citocinas” sea responsable de las complicaciones graves en la COVID-19

Una nueva investigación sugiere que la gravedad de la enfermedad en los pacientes con COVID-19 puede no deberse a la tormenta de citocinas. La tormenta de citocinas es una reacción inmunitaria en la que las citocinas, que son una parte normal de la respuesta inmunitaria del organismo, se liberan en un número tan alto que el organismo reacciona en forma excesiva. En un estudio publicado en JAMA, investigadores del Radboud University Medical Center de los Países Bajos midieron la concentración de tres citocinas en la sangre de pacientes ingresados en la unidad de cuidados intensivos con

  • COVID-19 y síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA)
  • Shock séptico bacteriano (con o sin SDRA)
  • Paro cardíaco o traumatismo grave

No se incluyó en este estudio a los pacientes que ya tenían trastornos que causaban inmunodeficiencias o que requerían fármacos para suprimir el sistema inmunitario.

Los investigadores hallaron que el nivel de las tres citocinas era significativamente menor en los pacientes con COVID-19 que en los pacientes con shock séptico bacteriano con SDRA. Las concentraciones de citocinas en los pacientes con COVID-19 fueron similares a las de los pacientes en la UCI con traumatismo o paro cardíaco. Los resultados de este estudio mostraron que la COVID-19 no se caracteriza por una tormenta de citocinas, lo que cuestiona informes y suposiciones anteriores de que la tormenta de citocinas desempeña un papel importante en los pacientes con COVID-19 que tienen complicaciones más graves. Queda por determinar si los tratamientos con anticitocinas beneficiarán a los pacientes con COVID-19.

Enlace: https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2770484?guestAccessKey=ca659b2f-6a60-4204-8ef6-f89f746f0693&utm_source=twitter&utm_medium=social_jama&utm_term=3649792285&utm_campaign=article_alert&linkId=98774464


  8 de septiembre de 2020

  Corticoesteroides sistémicos y mortalidad en pacientes en estado crítico con COVID-19

Se ha demostrado claramente que los corticoesteroides reducen la mortalidad en pacientes en estado crítico con COVID-19. Estos son los hallazgos de un metanálisis de siete ensayos prospectivos, aleatorizados, en el que se incluyeron a 1703 pacientes, que se publicó en JAMA el 2 de septiembre de 2020. El metanálisis se basó en un número relativamente elevado de pacientes en estado crítico con COVID-19 provenientes de lugares geográficamente diversos. De los 1703 pacientes del ensayo, 647 murieron en el plazo de 28 días después de la aleatorización. La tasa de mortalidad entre los pacientes que recibieron atención estándar fue del 40 %, lo que se redujo a 32 % en aquellos tratados con corticoesteroides. Esta fue una diferencia estadísticamente muy significativa (p < 0,001). Este hallazgo fue verdadero tanto para los pacientes que requirieron ventilación mecánica, como para los que requirieron oxígeno suplementario pero no un respirador. El metanálisis reveló también una escasa diferencia en los eventos adversos graves de los pacientes que recibieron corticoesteroides frente a los que no lo hicieron. Basándose en el claro beneficio que mostraron los corticoesteroides para los pacientes en estado crítico, la Organización Mundial de la Salud publicó una actualización de las guías en las que recomienda el uso de corticoesteroides sistémicos para el tratamiento de pacientes con COVID-19 grave y crítica.

Enlace al estudio: https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2770279

Enlace a la OMS: https://www.who.int/news-room/feature-stories/detail/who-updates-clinical-care-guidance-with-corticosteroid-recommendations


  28 de agosto de 2020

  La novedosa vacuna intranasal contra la COVID-19 provoca una respuesta inmunitaria potente y generalizada y previene la infección en ratones

La Facultad de Medicina de la Washington University anunció el desarrollo de una novedosa vacuna contra la COVID-19. A diferencia de otras vacunas en desarrollo para la COVID-19, esta vacuna se administra por vía intranasal. Los ratones que recibieron esta vacuna desarrollaron una fuerte respuesta inmunitaria, especialmente en el revestimiento de la nariz y de las vías respiratorias superiores. El autor principal de la publicación, el Dr. Michael S. Diamond, PhD, declaró que “estos ratones estuvieron bien protegidos de la enfermedad y, en algunos de los ratones, vimos evidencia de inmunidad esterilizante, donde no hay indicios de infección alguna luego de que el ratón es expuesto al virus”. La vacuna utiliza como vector un adenovirus que se ha vuelto inofensivo, y tiene inserta la proteína de la espícula del coronavirus. La nueva vacuna también incorpora dos mutaciones en la proteína de la espícula. Estas mutaciones la estabilizan en una conformación específica que es más propicia para generar anticuerpos contra ella. Al comparar la administración nasal con la inyección intramuscular, los investigadores hallaron que la administración intranasal previno la infección tanto en las vías respiratorias superiores como en las inferiores. Si bien la inyección intramuscular indujo una respuesta inmunitaria que previno la neumonía, no evitó la infección en la nariz ni los pulmones. Un hallazgo prometedor fue que una única dosis intranasal produjo una respuesta inmunitaria tan sólida que no debería ser necesaria una segunda dosis. Los investigadores empezarán pronto a estudiar la vacuna intranasal en primates no humanos, y planean pasar a ensayos clínicos en seres humanos lo más rápido posible. Este estudio se publicó en línea en Cell el 19 de agosto de 2020.

Enlace al comunicado de prensa: https://medicine.wustl.edu/news/nasal-vaccine-against-covid-19-prevents-infection-in-mice/

 

Enlace al estudio: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0092867420310680
                                                            


  19 de agosto de 2020

  La cronología de los síntomas puede ayudar a diferenciar la COVID-19 de otras enfermedades respiratorias

Investigadores del USC Michelson Center for Convergent Bioscience analizaron miles de casos de COVID-19 y hallaron el orden más probable de aparición de los síntomas de COVID-19. Según el estudio publicado en la revista médica Frontier Public Health, el orden más probable de síntomas es el siguiente: fiebre, seguida de tos, seguida de dolor muscular, seguido de náuseas y vómitos, y luego diarrea. Los investigadores analizaron conjuntos de datos para más de 55 000 casos de COVID-19 en China que fueron recopilados a mediados de febrero por la Organización Mundial de la Salud, así como datos de casi 1100 casos desde el 11 de diciembre hasta el 29 de enero, recogidos por el Grupo de Expertos de Tratamiento Médico de China. Al comparar la progresión de los síntomas en pacientes con COVID-19 con los síntomas de la gripe, el SARS (síndrome respiratorio agudo grave) y el MERS (síndrome respiratorio de Medio Oriente), los investigadores hallaron que el orden de presentación de los síntomas puede ayudar a diferenciar la COVID-19 de las otras enfermedades respiratorias. La COVID-19 es más probable que se presente con fiebre primero y luego tos, en contraposición a la gripe, cuyo primer síntoma es más probablemente la tos seguida de fiebre. En la COVID-19, lo más probable es que los síntomas del tracto gastrointestinal superior, náuseas y vómitos, precedan a la diarrea, diferenciándola tanto del SARS como del MERS, en las que la diarrea más probablemente preceda a las náuseas y los vómitos. El análisis también sugirió que si la diarrea era un síntoma de presentación de la COVID-19, el paciente podría experimentar un caso más grave. Esta información puede ser útil para los trabajadores sanitarios, para ayudar a distinguir a los pacientes con COVID-19 de otros. Los pacientes a los que se les informa sobre la progresión de los síntomas de la COVID-19 posiblemente procuren atención médica antes de lo que podrían hacerlo si no tuvieran información, y pueden ponerse en cuarentena antes para evitar la propagación de la enfermedad.

Enlace: https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fpubh.2020.00473/full#SM1


  10 de agosto de 2020

  El número de nuevos casos de cáncer identificados disminuyó un 46,4 % durante la pandemia

En una carta de investigación publicada en JAMA Network el 4 de agosto de 2020, el análisis del número de nuevos diagnósticos de cáncer cayó un 46,4 % durante el período de la pandemia del 1 de marzo al 18 de abril de 2020, en comparación con los datos históricos basales. El estudio incluyó a pacientes de los EE. UU. que se realizaron pruebas en Quest Diagnostics por cualquier causa para las que el médico solicitante asignó un código ICD–10 asociado a alguno de los seis tipos de cáncer habituales (mamario, colorrectal, pulmonar, pancreático, gástrico y esofágico). La mayor parte de la disminución de los nuevos diagnósticos de cáncer se produjo en los cánceres de mama y colorrectal, que son diagnósticos realizados más frecuentemente por cribado. Los resultados reflejan hallazgos de otros países, que también han visto un descenso de hasta el 40 % en la incidencia semanal de cáncer y un descenso del 75 % en las derivaciones por sospecha de cáncer, desde que se implementaron las restricciones por la COVID-19. La carta señala que el cáncer no se toma una pausa y que el retraso en el diagnóstico probablemente provocará la aparición de casos de cáncer en estadios más avanzados, posiblemente con peores resultados clínicos. El artículo hizo referencia a un estudio que sugirió un aumento potencial de 33 890 muertes en exceso por cáncer en los Estados Unidos, y recomienda una planificación urgente para abordar las consecuencias de los diagnósticos tardíos.

Enlace: https://jamanetwork.com/journals/jamanetworkopen/fullarticle/2768946


  4 de agosto de 2020

  La exposición previa a los coronavirus que provocan el resfriado común puede afectar la gravedad de los síntomas del SARS-CoV-2

En un artículo de Science Magazine, publicado en línea el 29 de julio de 2020, se informó acerca de un estudio publicado como preimpresión en la revista Nature que mostró que las personas sanas poseen células inmunitarias capaces de reconocer el nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Los investigadores sugirieron que esta reactividad cruzada se debe a la exposición previa a los coronavirus del “resfriado común”, y que puede desempeñar un papel en el espectro de la gravedad de los síntomas en la pandemia. Se expusieron los linfocitos T cooperadores de individuos sanos sin exposición conocida a la COVID-19 a fragmentos de la proteína de la espícula del SARS-CoV-2. En el 35 % de los individuos sanos, los linfocitos T cooperadores de memoria fueron capaces de reconocer los fragmentos de SARS-CoV-2. El artículo analiza la información general sobre la respuesta inmunitaria del organismo, las implicaciones de los resultados del estudio y los planes futuros de los investigadores para estudiar con mayor profundidad cómo el rango de factores inmunológicos se correlaciona con los síntomas.

Enlace a Science Magazinehttps://scienmag.com/could-prior-exposure-to-common-cold-viruses-affect-the-severity-of-sars-cov-2-symptoms/

Enlace a Naturehttps://www.nature.com/articles/s41586-020-2598-9


  30 de julio de 2020

  Disminución rápida de los anticuerpos anti-SARS-CoV-2

En una correspondencia publicada en el New England Journal of Medicine, investigadores de la David Geffen School of Medicine de la University of California informaron acerca de un pequeño estudio realizado con 31 participantes que se recuperaron de COVID-19 leve y a quienes se les cuantificaron los niveles de anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2. Las mediciones mostraron una disminución rápida de los anticuerpos anti-SARS-CoV-2. Los autores observaron que un estudio reciente había sugerido una disminución rápida de estos anticuerpos, pero la tasa no se describió en detalle. En el estudio actual, el primer nivel de anticuerpos se obtuvo 37 días después de la aparición de los síntomas (rango: de 18 a 65), y la última medición se obtuvo 86 días después de la aparición de los síntomas (rango: de 44 a 119). La disminución media del nivel de anticuerpos sugirió una semivida de aproximadamente 36 días durante el período de observación. Los autores concluyeron que la disminución temprana de anticuerpos después de la exposición viral aguda plantea la inquietud de que la inmunidad humoral contra el SARS-CoV-2 puede no ser duradera en personas con enfermedad leve. Plantearon inquietudes acerca de los pasaportes de inmunidad basados en los anticuerpos, la inmunidad de rebaño y, quizás, la durabilidad de la vacuna a la luz de sus hallazgos y lo que ya se conoce sobre los coronavirus humanos habituales.

Enlace: https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMc2025179


  29 de julio de 2020

  La FDA advierte a los consumidores y a los profesionales de la salud contra el uso de ciertos desinfectantes para manos a base de alcohol

En un comunicado de prensa, el 27 de julio de 2020, la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) de los EE. UU. reiteró su advertencia de no usar determinados desinfectantes para manos que contienen metanol. Se ha producido un número creciente de eventos adversos, como ceguera, efectos cardíacos, efectos sobre el sistema nervioso central, hospitalizaciones y muertes. En el comunicado de prensa, también se informó sobre las últimas iniciativas para la implementación de medidas que impidan que determinados desinfectantes para manos ingresen al país. La FDA destaca que los consumidores deben estar atentos a qué desinfectantes para manos utilizan, e insta a los consumidores a dejar de utilizar de inmediato todos los desinfectantes para manos que figuran en la lista de la FDA de productos peligrosos para la higiene de las manos. El metanol, conocido comúnmente como alcohol de madera, es una sustancia peligrosa. La exposición puede provocar náuseas, vómitos, dolor de cabeza, visión borrosa, ceguera permanente, convulsiones, coma, daño permanente al sistema nervioso o muerte. Las personas que utilizan estos productos en las manos están en riesgo de intoxicación por metanol; sin embargo, los niños pequeños que ingieren estos productos o los adolescentes y adultos que beben estos productos como sustitutos de alcohol son los que se encuentran ante un mayor riesgo.

Enlace: https://www.fda.gov/drugs/drug-safety-and-availability/fda-updates-hand-sanitizers-methanol#products


  23 de julio de 2020

  Argumentación sobre la transmisión por aerosoles del SARS-CoV-2

Para defender el argumento de que el SARS-CoV-2 puede ser transmitido por aerosoles, Kimberly Prather, directora de Química Atmosférica en el Scripps Institute of Oceanography de la University of California San Diego y colaboradores redactaron un artículo que se publicó en Science en el que explican los fundamentos científicos y el razonamiento acerca de por qué puede ocurrir, y de hecho ocurre, la transmisión por aerosoles. La Dra. Prather señala que, dados los escasos conocimientos acerca de la producción y el comportamiento en el aire de las gotas respiratorias infecciosas, es difícil definir una distancia segura para el distanciamiento social. Afirma eso al suponer que los viriones SARS-CoV-2 (la forma completa e infecciosa de un virus) están contenidos en aerosoles submicrónicos, como ocurre con los virus de la gripe; una buena comparación es el humo exhalado de cigarrillo, que también contiene partículas submicrónicas y probablemente seguirá patrones de flujos y dilución comparables. “La distancia que nos separa de un fumador en la que podemos oler el humo del cigarrillo indica la distancia en la que podríamos inhalar aerosoles infecciosos”. Cree que las mascarillas son eficaces y que es importante llevar una mascarilla que se ajuste bien al rostro en interiores, aun cuando se encuentre a una distancia de 2 metros (6 pies) de otras personas. 

Enlace: https://science.sciencemag.org/content/368/6498/1422


  20 de julio de 2020

  Transmisión del SARS-CoV-2: Informe breve de la Organización Mundial de la Salud

La Organización Mundial de la Salud publicó un informe científico breve el 9 de julio de 2020 en el que se actualizan los datos que se conocen hasta la fecha sobre la transmisión de la COVID-19. El informe fue llevado a cabo por la Organización Mundial de la Salud y sus socios para consolidar la información proveniente de revisiones y publicaciones en revistas con evaluadores externos y manuscritos no evaluados por expertos en servidores de preimpresión. En el documento, se analizan los distintos modos en los que el virus puede transmitirse y cuándo las personas infectadas por el SARS-CoV-2 pueden infectar a otros. En el informe breve, también se explora la cuestión de si se produce transmisión durante la fase asintomática o presintomática. En el informe de la Organización Mundial de la Salud, se destaca que conocer cómo se propaga la infección, y cuándo y en qué entornos se transmite el virus, tiene repercusiones importantes para las estrategias de prevención de la enfermedad.

Enlace: https://www.who.int/news-room/commentaries/detail/transmission-of-sars-cov-2-implications-for-infection-prevention-precautions


  17 de julio de 2020

  Transmisión materna-fetal de la infección por SARS-CoV-2

Se han descrito algunos casos de transmisión de la infección por SARS-CoV-2 a un recién nacido, pero no está claro si la infección se transmitió antes o durante el nacimiento o si fue causada por exposición medioambiental después del nacimiento. En el número del 14 de julio de 2020 de Nature Communications, los investigadores compartieron un informe de un recién nacido infectado por el virus SARS-CoV-2 a través de la placenta. Los médicos examinaron la placenta y confirmaron que el tejido contenía altos niveles del virus SARS-CoV-2. El recién nacido tuvo síntomas de lesión cerebral similares a los de pacientes de edad avanzada con COVID-19.

Enlace: https://www.nature.com/articles/s41467-020-17436-6


  15 de julio de 2020

  Un estudio italiano señala que el 81,9 % de las personas de 20 años o menos no presentan síntomas tras la infección por el coronavirus

Las estimaciones específicas de la edad sobre la probabilidad de desarrollar síntomas tras la infección por SARS-CoV-2 son escasas. Las estrategias para controlar la propagación de la infección, que se basan en realizar pruebas en contactos cercanos de personas infectadas y aislar a quienes la prueba les da positivo están obstaculizadas por las infecciones asintomáticas, que fácilmente pasan desapercibidas para los equipos de vigilancia. De particular relevancia es la transmisión de infecciones por los niños, dado que es mucho menos probable que presenten síntomas. En un estudio realizado en Lombardía, Italia, se realizaron observaciones clínicas de los contactos cercanos de 64 252 personas con infección por SARS-CoV-2 confirmada por laboratorio. En el estudio, se identificó un grupo de 3420 personas infectadas a cuyos contactos cercanos se les hicieron pruebas para la detección de la COVID-19, ya sea mediante hisopados nasales o pruebas serológicas, lo que produjo un tamaño de muestra global de 5484 contactos cercanos. Entre los 5484 contactos cercanos seleccionados, el 51,5 % o 2824 obtuvieron un resultado positivo. De las 2824 infecciones confirmadas por SARS-CoV-2, 876 o el 31 % fueron sintomáticas. Los casos sintomáticos se definieron como aquellos que muestran síntomas en las vías respiratorias superiores o inferiores (p. ej., tos, falta de aire) o fiebre ≥37,5 °C. Se estratificaron los datos por edad, y los investigadores hallaron que la probabilidad de aparición de síntomas aumentó con la edad:

  • Edad <20 años: 18,1 % desarrollaron síntomas
  • Edad 20-39 años: 22,4 % desarrollaron síntomas
  • Edad 40–59 años: 30,5 % desarrollaron síntomas
  • Edad 60–79 años: 35,5 % desarrollaron síntomas
  • Edad >80 años: 64,6 % desarrollaron síntomas

Los autores observaron que la contribución de las infecciones asintomáticas a la transmisión del SARS-CoV-2 está escasamente cuantificada, y las estimaciones de la proporción de infecciones por SARS-CoV-2 que son asintomáticas, oscilan entre el 17 y el 87 %, dependiendo de los síntomas incluidos en la definición y cuándo fueron confirmados. Este estudio muestra que la probabilidad de presentar síntomas de infección por SARS-CoV-2 aumenta con la edad. El estudio representa una herramienta útil de información que puede ayudarnos a comprender mejor el papel que los niños y adultos jóvenes desempeñan en la epidemiología de la COVID-19.  Este estudio preliminar todavía no figura en ninguna revista revisada por expertos, pero sus autores han publicado sus hallazgos en línea, en la plataforma de preimpresión arXiv.

Enlace: https://arxiv.org/ftp/arxiv/papers/2006/2006.08471.pdf


  14 de julio de 2020

  Una gran proporción de pacientes con COVID-19 presentó síntomas persistentes tras recuperarse de la infección aguda

En un estudio realizado por investigadores italianos y publicado en el Journal of the American Medical Association, se halló que un gran número de pacientes con COVID-19 tuvo síntomas persistentes. En el estudio, se incluyó a 143 pacientes que recibieron el alta hospitalaria tras recuperarse de la COVID-19. Todos los pacientes habían cumplido los criterios para la interrupción de la cuarentena (ausencia de fiebre durante 3 días consecutivos, mejoría de otros síntomas y 2 pruebas con resultado negativo para COVID-19, con 24 horas de diferencia). Los pacientes se inscribieron en el estudio un promedio de 36 días después del alta hospitalaria y se hicieron otra prueba de PCR que les dio negativo para COVID-19 al momento de la inscripción. La mayoría de los pacientes informaron fatiga y falta de aire como síntomas persistentes. Al momento de la evaluación, solo el 12,6 % no tenía ningún síntoma en absoluto relacionado con la COVID-19, mientras que el 30 % tenía uno o dos síntomas, y el 55 % tenía tres o más síntomas. Ninguno de los pacientes tenía fiebre ni signos de enfermedad aguda. Se observó peor calidad de vida en el 44,1 % de los pacientes. Una gran proporción de personas informó fatiga (53,1 %), disnea (43,4 %), dolor articular (27,3 %) y dolor de pecho (21,7 %). Los investigadores señalan que, aunque se ha centrado mucho la atención en la fase aguda de la COVID-19, hay que continuar la monitorización tras el alta para conocer los efectos a largo plazo. Los autores señalan que el estudio tiene limitaciones, que incluyen el hecho de ser un estudio de un único centro, y que no se disponía de la información sobre los síntomas que el paciente tenía antes de la infección. Además, no hubo grupo de control para comparación.

Enlace: https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2768351                                                                                                                


  2 de julio de 2020

 Los CDC afirman que las mujeres embarazadas presentan un mayor riesgo de tener COVID-19 grave

Según un nuevo informe publicado en línea en el Informe semanal de morbilidad y mortalidad (Morbidity and Mortality Weekly Report, MMWR) el 26 de junio de 2020, las mujeres embarazadas pueden tener un mayor riesgo de padecer un cuadro grave por COVID-19. En mujeres de edad reproductiva (de 15 a 44 años) que estaban infectadas por el SARS-CoV-2 (el virus que causa la COVID-19), el embarazo se asoció con una mayor probabilidad de hospitalización, ingreso en la unidad de cuidados intensivos y necesidad de ventilación mecánica. Sin embargo, el embarazo no se asoció con un aumento del riesgo de muerte. Hubo 8207 casos de mujeres embarazadas que dieron positivo por COVID-19 informados a los CDC al 7 de junio. Estas mujeres se compararon con las 83 205 mujeres de edad reproductiva que se sabía que no estaban embarazadas y que dieron positivo por COVID-19. Hubo una proporción considerablemente mayor de ingresos hospitalarios entre las mujeres embarazadas (31,5 %), en comparación con las mujeres que no estaban embarazadas (5,8 %). Se informaron ingresos en la UCI en el 1,5 % de las mujeres embarazadas en comparación con el 0,9 % de las que no estaban embarazadas, y se requirió ventilación mecánica en el 0,5 % de las mujeres embarazadas en comparación con el 0,3 % de las que no estaban embarazadas. Las mujeres hispanas y afroamericanas parecen tener más probabilidades de ser infectadas por el SARS-CoV-2 durante el embarazo. Los autores señalan que, durante el embarazo, las mujeres tienen cambios fisiológicos e inmunológicos que podrían aumentar el riesgo de presentar una enfermedad más grave a partir de las infecciones respiratorias. Aunque el estudio tiene varias limitaciones, los autores de este informe de los CDC afirman que “…las mujeres embarazadas deben tener conocimiento de su riesgo potencial de presentar un cuadro grave por COVID-19. Las mujeres embarazadas y sus familias deben tomar medidas para garantizar su salud y evitar la propagación de la infección por SARS-CoV-2. Las medidas específicas que las mujeres embarazadas pueden llevar a cabo incluyen no omitir las citas de cuidados prenatales, limitar las interacciones con otras personas lo máximo posible, tomar precauciones para evitar contraer COVID-19 al interactuar con los demás, tener al menos un suministro de medicamentos de 30 días y hablar con su profesional sanitario sobre cómo mantenerse sanas durante la pandemia de COVID-19. Para reducir los desenlaces graves de la COVID-19 entre mujeres embarazadas, debe hacerse hincapié en las medidas para prevenir la infección por SARS-CoV-2, y deben abordarse las posibles barreras para cumplir estas medidas”.

Enlace: https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/69/wr/mm6925a1.htm?s_cid=mm6925a1_w


  29 de junio de 2020

 Reducción de las emisiones diarias de CO2 durante el confinamiento por la COVID-19

La cantidad de dióxido de carbono (CO2) que se libera por la actividad humana cada día disminuyó tanto como un 17 % durante el pico de la crisis por el coronavirus a principios de abril de acuerdo con un estudio publicado el 17 de mayo de 2020 en la revista Nature Climate Change. Las políticas gubernamentales de confinamiento (cuarentena o quedarse en casa) para reducir la transmisión del virus durante la pandemia de COVID-19 han alterado drásticamente los patrones de demanda de energía en todo el mundo. Las emisiones diarias se redujeron temporalmente a niveles registrados por última vez en 2006. El análisis fue llevado a cabo por un equipo internacional de investigadores que trabaja en un futuro proyecto mundial de carbono de la Tierra, una iniciativa para registrar el impacto de los gases de efecto invernadero generados por el ser humano en el planeta. El descenso del 17 % de las emisiones de CO2 llegó a principios de abril, cuando las medidas de confinamiento en todo el mundo estaban en su pico. El impacto global sobre las emisiones anuales de 2020 dependerá de la duración del confinamiento, con una estimación mínima de una disminución de alrededor del 4 %, si las condiciones previas a la pandemia vuelven en junio, y una estimación máxima de una disminución de alrededor del 7 %, si algunas restricciones permanecen en todo el mundo hasta el final de 2020. Los autores señalan que la disminución anual de las emisiones de CO2 de entre el 4,2 y el 7,5 % es comparable a la tasa anual de disminución necesaria durante la próxima década para limitar el cambio climático a 1,5°C, lo que destaca el desafío que se enfrenta para limitar el cambio climático en consonancia con el acuerdo climático de París.

Enlace: https://www.nature.com/articles/s41558-020-0797-x


  23 de junio de 2020

 El grupo sanguíneo se asocia con la gravedad de la COVID-19

En un estudio publicado en el New England Journal of Medicine el 17 de junio de 2020, se informó acerca de los análisis genéticos realizados en más de 1900 pacientes con cuadros graves en España e Italia que tuvieron insuficiencia respiratoria por COVID-19. Estos pacientes con cuadros graves se compararon con más de 2000 sujetos sanos, algunos de los cuales podrían haber tenido COVID-19, pero solo tuvieron síntomas leves o no tuvieron síntomas. Estudios anteriores han sugerido que el grupo sanguíneo de una persona podría influir en la susceptibilidad a la COVID-19. Los investigadores identificaron una ubicación en un gen que era común en muchos de los pacientes con insuficiencia respiratoria por COVID-19. Este gen también se superpone con un gen que controla el grupo sanguíneo. Un estudio adicional halló que las personas con sangre tipo A tuvieron un riesgo significativamente mayor de insuficiencia respiratoria por COVID-19 en comparación con las personas con otros grupos sanguíneos. El grupo sanguíneo O fue protector. Los hallazgos no indican cómo los grupos sanguíneos están relacionados con la insuficiencia respiratoria en pacientes con COVID-19, pero les proporcionan a los médicos información adicional para indicar qué pacientes quizás tengan un mayor riesgo de tener COVID-19 grave.

Enlace: https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2020283?query=featured_coronavirus#article_references


 

  18 de junio de 2020

 Las comorbilidades aumentan la muerte en un factor de 12 en los casos de COVID-19

En la publicación temprana del 15 de junio del Informe semanal de morbilidad y mortalidad de los Centros para el Control de Enfermedades de los EE. UU., se describen las características demográficas, las afecciones preexistentes, los síntomas y los desenlaces de 1 320 488 casos de COVID-19 confirmados por laboratorio al 30 de mayo de 2020. En general, 184 673 (14 %) pacientes fueron hospitalizados, 29 837 (2 %) fueron ingresados en una unidad de cuidados intensivos (UCI) y 71 116 (5 %) fallecieron. Entre 287 320 (22 %) de los casos con datos sobre las afecciones individuales preexistentes, las más frecuentes fueron: enfermedad cardiovascular (32 %), diabetes (30 %) y enfermedad pulmonar crónica (18 %). Las hospitalizaciones fueron 6 veces más altas y las muertes 12 veces más numerosas entre las personas que informaron afecciones preexistentes en comparación con las que no informaron tenerlas. Los CDC consideran que los hallazgos destacan la necesidad de estrategias de mitigación comunitaria continua, especialmente para las poblaciones vulnerables.

Enlace: https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/69/wr/mm6924e2.htm?s_cid=mm6924e2_e&deliveryName=USCDC_921-DM30615

 
                                                                                          

 

  17 de junio de 2020

 La dexametasona redujo las muertes entre pacientes con COVID-19 grave

En un comunicado de prensa de Oxford University con fecha del 16 de junio de 2020, se informaron resultados positivos de un ensayo clínico de 6425 pacientes con COVID-19 grave. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente a recibir dexametasona 6 mg una vez al día por vía oral o por inyección intravenosa durante 10 días (n = 2104) o solo atención habitual (n = 4321). La dexametasona redujo las muertes en 1/3 en los pacientes ventilados y en 1/5 en los pacientes que solo recibían oxígeno. Ambos resultados fueron muy significativos estadísticamente. Con base en estos resultados, se evitaría una muerte mediante el tratamiento de 8 pacientes ventilados o alrededor de 25 pacientes que solo necesitan oxígeno. No hubo ningún beneficio entre los pacientes que no necesitaron asistencia respiratoria. En el comunicado de prensa, Peter Horby, profesor de Enfermedades Infecciosas Emergentes de Nuffield Department of Medicine, University of Oxford, y uno de los investigadores principales del ensayo afirmó que “la dexametasona es el primer fármaco que muestra aumento de la supervivencia en la COVID-19”. Es importante tener en cuenta que los datos completos del estudio aún no se han publicado ni se han sometido a revisión por expertos, pero otros especialistas han aceptado inmediatamente los resultados. Patrick Vallance, asesor científico funcionario del gobierno del Reino Unido, se refirió al resultado como “tremenda noticia” y “un desarrollo revolucionario en nuestra lucha contra la enfermedad”. Scott Gottlieb, excomisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU., lo llamó “un hallazgo muy positivo”.

Enlace: https://www.recoverytrial.net/files/recovery_dexamethasone_statement_160620_v2final.pdf

 
                                                                                    

 

  12 de junio de 2020

 Disminución sorprendente de las visitas al servicio de urgencias durante la primera etapa de la pandemia

La pandemia de COVID-19 ha tenido un efecto significativo en el número de visitas al servicio de urgencias en los Estados Unidos. Un informe publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) en el Informe semanal de morbilidad y mortalidad el 3 de junio de 2020, mostró que hubo un descenso en las visitas al servicio de urgencias de un 42 % durante la etapa temprana de la pandemia de COVID-19. La media de la cantidad de visitas por semana durante el período de tiempo del 29 de marzo al 25 de abril de 2020 fue de 1,2 millones. Durante el período de tiempo similar del año anterior, del 31 de marzo al 27 de abril de 2019, hubo 2,2 millones de visitas por semana. Sin embargo, la proporción de visitas relacionadas con enfermedades infecciosas fue cuatro veces superior durante este período de tiempo. Las disminuciones fueron especialmente pronunciadas para niños y mujeres, y también en la parte noreste del país. Las visitas para muchas afecciones, como dolor abdominal y otros síntomas digestivos, dolor torácico no específico e infarto agudo de miocardio (ataque cardíaco) y presión arterial alta disminuyeron durante la pandemia, lo cual aumenta la preocupación de que algunas personas puedan retrasar la atención de las afecciones, lo que podría provocar una mortalidad adicional si no se tratan.

Enlace al estudio: https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/69/wr/mm6923e1.htm?s_cid=mm6923e1_w

 
                                                                                          

 

  10 de junio de 2020

 Tasas de muertes por COVID-19 puestas en perspectiva

El New York Times revisó el número de muertes en 25 ciudades y regiones de todo el mundo durante los meses más devastadores del brote, se compararon esas cifras con sus niveles de mortalidad normales y, a continuación, se compararon los aumentos con otros desastres naturales en la historia.

Aumento de las muertes durante el mes pico en comparación con los años normales:

  • 7,3 veces la gripe española de 1918 en Filadelfia
  • 6,7 veces la COVID-19 en Bérgamo, Italia
  • 5,8 veces la COVID-19 en la ciudad de Nueva York
  • 4,0 veces la COVID-19 en Lima, Perú
  • 2,4 veces el huracán Katrina en Nueva Orleans
  • 1,05 veces una temporada mala de gripe en la ciudad de Nueva York

 

 Enlace al artículo: https://www.nytimes.com/interactive/2020/06/10/world/coronavirus-history.html?smid=em-share

 

 


   9 de junio de 2020

 Según un estudio, los perros pueden detectar la COVID-19 olfateando las axilas

De acuerdo con un estudio realizado por científicos franceses y publicado en preimpresión el 5 de junio de 2020 en el servidor bioRxiv, los perros pueden detectar la presencia de COVID-19 olfateando el sudor de las axilas de los pacientes infectados. Los investigadores entrenaron ocho perros pastores belgas Malinois para identificar a las personas infectadas por el coronavirus a partir de las muestras de olor obtenidas de las axilas de más de 360 sujetos. Las muestras provenían de individuos sanos y de otros que padecían de COVID-19. En general, los perros tuvieron una tasa de éxito del 95 % en la identificación de muestras de pacientes con COVID-19. Se había familiarizado a los perros con el olor de los pacientes con COVID-19, y los habían entrenado para sentarse cuando lo detectaban. En la prueba, cada perro debía hacer entre 15 y 68 detecciones. Cuatro perros lograron una puntuación de ciento por ciento o una puntuación perfecta, mientras que otros lograron una tasa de exactitud de entre el 83 y el 94 %. En dos ocasiones, los perros indicaron un resultado positivo en muestras que, según se había informado a los científicos, provenían de individuos sanos no infectados por el coronavirus. Los investigadores enviaron esta información a los hospitales correspondientes y se les volvió a repetir la prueba a los pacientes y, esta vez, las pruebas dieron positivo para el virus.

Los investigadores escogieron el sudor de las axilas porque es el más eficaz en términos de sustancias químicas en el cuerpo que se evaporan en el aire a temperatura ambiente y contiene una fuerte señalización química de la enfermedad. Tampoco hay virus detectable en el sudor, ya que, de haberlo, se podría poner en riesgo la salud del perro. Este estudio de prueba de concepto se basó en la suposición de que los perros, debido a su sentido avanzado del olfato, podrían ser entrenados para diferenciar entre las personas con COVID-19 y las que no están infectadas al detectar ciertos metabolitos específicos producidos por el SARS-CoV-2. La detección olfatoria de los perros ha demostrado ser eficaz en numerosas situaciones. Se ha utilizado para detectar explosivos, drogas y billetes. También se utiliza en la detección temprana de enfermedades humanas y en diversos tipos de cáncer, y para alertar a las personas diabéticas o epilépticas de hipoglucemia o convulsiones inminentes. Los autores esperan llevar a cabo un estudio de validación y, si la sensibilidad y la especificidad son lo suficientemente altas, las autoridades nacionales podrán utilizar perros entrenados para detectar la COVID-19 como un método complementario, específicamente en contextos en los que falten equipos o dinero para realizar pruebas estándar de serología o RT-PCR.

Enlace al estudio: https://www.biorxiv.org/content/10.1101/2020.06.03.132134v1.full.pdf+html

 


 

   8 de junio de 2020

 Aproximadamente 1 de cada 3 adultos utiliza productos químicos o desinfectantes de forma insegura al intentar protegerse de la COVID-19

Se ha producido un fuerte aumento de las llamadas a centros de control de intoxicaciones debido a exposiciones a limpiadores y desinfectantes desde el inicio de la pandemia de COVID-19. Para obtener información sobre este aumento drástico y el uso, el conocimiento y las prácticas de las personas con respecto a estos productos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) llevaron a cabo en mayo de 2020 una encuesta en Internet con un panel de 502 adultos estadounidenses que dieron autorización explícita de contacto (opt-in).

Los resultados se publicaron en el Informe semanal de morbilidad y mortalidad del organismo el 5 de junio de 2020. La encuesta halló que aproximadamente el 39 % de los encuestados participaron en prácticas de alto riesgo no recomendadas, como usar lejía en productos alimentarios, aplicar productos de limpieza y desinfección domésticos en la piel, e inhalar o ingerir de forma intencionada estos productos. Los encuestados que participaron en prácticas de alto riesgo con más frecuencia informaron efectos adversos sobre la salud, que creían que fueron causados por su uso. “Estas prácticas suponen un riesgo de daño grave en los tejidos y lesiones corrosivas, y deben evitarse estrictamente”, escribieron los autores en el artículo. Concluyeron: “Aunque los efectos adversos sobre la salud informados por los encuestados no podían atribuirse a su participación en prácticas de alto riesgo, la asociación entre estas prácticas de alto riesgo y los efectos sobre la salud notificados indica la necesidad de que circulen mensajes de salud pública acerca de prácticas de limpieza seguras y efectivas dirigidas a prevenir la transmisión del SARS-CoV-2 en los hogares”.

Enlace al estudio:https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/69/wr/mm6923e2.htm?s_cid=mm6923e2_w#F2_down


 

   4 de junio de 2020

 Primer ensayo en seres humanos de un fármaco de anticuerpos contra la COVID-19

Eli Lilly, la empresa farmacéutica con sede en Indianápolis, comenzó esta semana el primer ensayo en seres humanos de un fármaco de anticuerpos monoclonales desarrollado específicamente contra la COVID-19. El medicamento es un anticuerpo humano fabricado que duplica un anticuerpo encontrado en la sangre de un paciente que se recuperó de la COVID-19. La sangre del paciente se analizó utilizando una nueva tecnología con la que se identificaron más de 550 anticuerpos contra el SARS-CoV-2. A continuación, los investigadores seleccionaron uno de esos anticuerpos que parecía ser particularmente eficaz contra el virus y empezaron a producirlo en el laboratorio. Los fármacos con anticuerpos deben administrarse a través de una vena, pero tienen la posibilidad de ayudar a las personas a recuperarse de la enfermedad. También pueden usarse de forma preventiva en personas de alto riesgo expuestas a enfermedades antes de que se disponga de una vacuna.

Enlace al anuncio:https://www.biopharmadive.com/news/eli-lilly-abcellera-coronavirus-antibody-drug-first-trial/57898


 

  3 de junio de 2020

 Momento en que se realiza la prueba de COVID-19 y variabilidad de los resultados falsos negativos

En un estudio publicado en el Annals of Internal Medicine el 13 de mayo de 2020, investigadores de la Johns Hopkins University analizaron los resultados de siete estudios publicados previamente sobre la exactitud de la prueba de anticuerpos para determinar si una persona ha estado expuesta al virus que provoca la COVID-19. Las pruebas no son perfectas. Los resultados a veces son normales en personas que tienen la enfermedad que se busca detectar. Es decir, las pruebas pueden tener resultados falsos negativos. Los resultados a veces son anormales en personas que no tienen la enfermedad que se busca detectar. Es decir, las pruebas pueden tener resultados falsos positivos. 

Los investigadores hallaron que la posibilidad de un resultado falso negativo varió significativamente según el momento en que se realizó la prueba. Las fechas de las pruebas oscilaron desde la fecha de la infección (la fecha de exposición) hasta la aparición de los síntomas (normalmente el día 5) y, luego, fechas posteriores a la aparición de los síntomas. Descubrieron que la probabilidad media de un resultado falso negativo fue del 100 % en la fecha de exposición, del 67 % el día 4, del 38 % el día de la aparición de los síntomas y del 20 % (la más baja tasa de falsos negativos) el día 8 después de la exposición. Después del día 8, la probabilidad de un resultado falso negativo empezó a aumentar nuevamente. Por lo tanto, la tasa de falsos negativos más baja fue 8 días después de la exposición y 3 días después de la aparición típica de los síntomas. Los autores concluyeron que este puede ser el momento óptimo para realizar la prueba si el objetivo es minimizar los resultados falsos negativos. 

Enlace al estudio: https://www.acpjournals.org/doi/10.7326/M20-1495


 

  2 de junio de 2020

 Lo que las aguas residuales nos pueden decir sobre la propagación de la COVID-19

Los investigadores han encontrado que en las heces se excretan grandes cantidades de ARN del SARS-CoV-2, el material genético del virus que produce la COVID-19. El hallazgo de la firma viral de la COVID-19 en aguas residuales ha permitido a los científicos correlacionar la presencia y la cantidad de virus con la propagación y la gravedad de la enfermedad. El análisis de aguas residuales puede ser una herramienta para la vigilancia de la enfermedad y ofrece una forma más sencilla de obtener una perspectiva más amplia de la pandemia sin tener que tomar muestras y realizar pruebas a cada persona. En un artículo publicado en Smithsonian Magazine el 14 de mayo de 2020, Catherine J. Wu, una periodista científica de Boston y con doctorado en Microbiología e Inmunología de la Universidad de Harvard, analiza la reciente investigación sobre cómo las aguas residuales pueden ayudar a realizar un seguimiento de la propagación del virus de la COVID-19, así como las posibles implicaciones sanitarias de la excreción viral en las heces, para llegar posteriormente al sistema de aguas residuales.

Enlace al artículo:https://www.smithsonianmag.com/science-nature/how-wastewater-could-help-track-spread-new-coronavirus-180974858/

 
                                                                               

 

  22 de mayo de 2020

 Tiempo de permanencia en el aire de las pequeñas gotas eliminadas al hablar y su posible importancia en la transmisión del SARS-CoV-2

Un estudio publicado el 13 de mayo de 2020 por el Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) de los Estados Unidos de América demostró que los seres humanos, al hablar, normalmente emiten gotas capaces de permanecer en el aire. Los investigadores usaron láseres para emitir una capa intensa de luz para visualizar las ráfagas de gotas eliminadas al hablar producidas cuando los sujetos pronunciaban las palabras “stay healthy” (mantenerse sano). Este método de dispersión de la luz proporciona evidencias visuales de la emisión de gotas al hablar y también evalúa el tiempo que permanecen en el aire. Este método es especialmente sensible para medir las gotas eliminadas al hablar con un diámetro inferior a 30 micrómetros, que podrían permanecer en el aire durante más tiempo que las gotas más grandes, que son las que habitualmente han sido objeto de investigación. Estimaron que hablar en voz alta durante 1 minuto genera, al menos, 1000 núcleos de gotitas que contienen viriones, que permanecen en el aire durante más de 8 minutos. Las gotas generadas al hablar por portadores asintomáticos se consideran cada vez más un modo probable de transmisión de la enfermedad. Esta visualización directa demuestra cómo el habla normal genera gotas en el aire que pueden permanecer suspendidas durante decenas de minutos o más y que son claramente capaces de transmitir enfermedades en entornos cerrados reducidos. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que este estudio no aborda la transmisión real de la COVID-19.

Enlace al estudio: https://www.pnas.org/content/early/2020/05/12/2006874117

 
                                                                 

 

  21 de mayo de 2020

 Recomendaciones de los CDC para cuidar de una persona enferma en el hogar

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) han publicado recientemente directrices sobre el cuidado de una persona con COVID-19 en el hogar o en un entorno no sanitario. Las recomendaciones están relacionadas con el cuidado de personas sintomáticas con COVID-19 y de personas asintomáticas, pero con prueba positiva. Las recomendaciones son extensas y detalladas. Los CDC proporcionan estrategias útiles sobre cómo satisfacer las necesidades básicas de una persona enferma. Los CDC también identifican síntomas que pueden requerir atención médica de urgencia. Los CDC detallan las formas en que los cuidadores pueden protegerse. En el documento, se pueden encontrar instrucciones sobre cómo limitar el contacto con la persona enferma, cómo manejar las comidas y cuándo una persona enferma o un cuidador debe llevar tapabocas o guantes. Se proporciona asesoramiento sobre el lavado de manos, el uso de los baños, la limpieza y desinfección de la casa, y el lavado de la ropa. Los CDC también proporcionan orientación sobre cómo interrumpir el aislamiento en el hogar.

Enlace a la guía de los CDC: https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/if-you-are-sick/care-for-someone.html

 
                                                        

 

  19 de mayo de 2020

 COVID-19: explicación de la transmisión

En una publicación reciente en un blog, “Los riesgos: conózcalos, evítelos”, Erin S. Bromage, Ph.D., profesor asociado de Biología en la University of Massachusetts Dartmouth, explica los aspectos científicos de una dosis contagiosa, dónde y cómo se disemina el virus, y qué entornos son los más riesgosos.  El Dr. Bromage realiza un excelente trabajo de traducción de datos y hallazgos a un lenguaje más sencillo que quienes no son científicos pueden entender más fácilmente. Es de esperar que, una mejor comprensión de cómo se propaga el virus que causa la COVID-19, ayude a las personas a tomar decisiones sobre cómo evitar infectarse por el virus.

Enlace a la publicación del blog: https://www.erinbromage.com/post/the-risks-know-them-avoid-them

 
                                                                 

 

  13 de mayo de 2020

 Síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico posiblemente asociado a la COVID-19 

El Boston Children’s Hospital ha publicado una breve descripción general de un síndrome pediátrico recientemente informado que puede estar relacionado con la COVID-19. En las últimas semanas, han llegado informes desde Europa y el este de los EE. UU. de un pequeño número de niños gravemente enfermos con una enfermedad inflamatoria que afecta varios aparatos y sistemas (denominado síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico). Los informes siguen siendo incompletos y las descripciones de los síntomas varían, pero parece que los pacientes tienen fiebre, distintos grados de disfunción orgánica y múltiples marcadores de laboratorio de inflamación grave. En ocasiones, el síndrome progresa a un shock significativo, que requiere fármacos para controlar la presión arterial y ventilación mecánica.

Parece haber una conexión con la pandemia actual de COVID-19 puesto que un número de los niños afectados obtuvieron un resultado positivo en la prueba del SARS-CoV-2. Sin embargo, la conexión sigue siendo poco clara.

El síndrome presenta cierta relación con la enfermedad de Kawasaki; no obstante, no se presentan todas las manifestaciones de la enfermedad de Kawasaki.

Aunque es infrecuente, los casos son bastante graves. Quienes presentan el síndrome parecen responder al tratamiento, por lo que los niños que puedan estar afectados deben ser derivados a un centro especializado.

Enlace a la descripción general: https://discoveries.childrenshospital.org/covid-19-inflammatory-syndrome-children/


 8 de mayo de 2020

 El SARS-CoV-2 ya se estaba propagando en Francia a finales de diciembre de 2019 

Se realizó la prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcripción inversa (RT-PCR) en una muestra de esputo almacenada de un paciente hospitalizado en Francia a finales de diciembre con síndrome respiratorio agudo grave. La RT-PCR es una técnica que permite a los investigadores determinar cuánto ARN de una fuente específica hay en una muestra. Se halló que la muestra dio positivo para coronavirus. Este resultado reveló que la epidemia en Francia empezó mucho antes de lo que originalmente se creía. Este hallazgo se publicó en línea en International Journal of Antimicrobial Agents el 3 de mayo de 2020. Los investigadores examinaron la historia clínica de todos los pacientes ingresados en una unidad de cuidados intensivos (UCI) con síndrome seudogripal entre el 2 de diciembre de 2019 y el 16 de enero de 2020 (un total de 124 pacientes). Excluyeron a los pacientes que obtuvieron un resultado positivo en la prueba de PCR para otro virus respiratorio y excluyeron a los pacientes con una historia clínica que indicaba hallazgos que no eran típicos de la COVID-19. Se analizaron muestras nasofaríngeas de los 12 pacientes restantes. Una muestra dio positivo por COVID-19. La muestra que dio positivo pertenecía a un inmigrante argelino de 42 años de edad sin antecedentes de haber viajado a China y sin vínculo alguno con dicho país. Se presentó en el servicio de urgencias el 27 de diciembre de 2019, con hemoptisis (tos con sangre), tos, dolor de pecho, dolor de cabeza y fiebre, que se habían estado desarrollando durante 4 días. Es importante que uno de sus hijos había tenido síndrome seudogripal antes de la aparición de sus síntomas. El artículo incluye los antecedentes médicos, la presentación clínica, los hallazgos de laboratorio, los hallazgos radiológicos y el curso clínico de su enfermedad. Los investigadores concluyeron que la enfermedad ya se estaba diseminando entre la población francesa a finales de diciembre de 2019.

Enlace al estudio: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0924857920301643

                              


  7 de mayo de 2020

 Estudio de la transmisión del SARS-CoV-2 en contactos cercanos 

Un estudio epidemiológico sobre la COVID-19 en 391 casos y 1286 de sus contactos cercanos en Shenzhen, China, publicado en The Lancet, proporciona información sobre la historia natural y la transmisibilidad del virus SARS-CoV-2. Con un conjunto de datos primario grande, los investigadores obtuvieron información que aclara los tiempos de incubación, el tiempo hasta la recuperación y la transmisibilidad del virus. Curiosamente, hallaron que la tasa de ataque secundario en los contactos cercanos fue de aproximadamente un 7 %. La transmisión entre contactos muy cercanos, como personas que comparten un hogar, fue inferior a uno de cada seis contactos (es decir, tasa de ataque secundario del 11 al 15 %).

En el estudio, se destacó el hallazgo de que los niños tenían tantas probabilidades de infectarse como los adultos. Aunque los niños con frecuencia no se enferman, no debería dejarse de lado que pueden ser una fuente importante de transmisión. El estudio también demostró la utilidad de la vigilancia basada en los contactos a la hora de reducir la propagación del virus SARS-CoV-2 en la comunidad.

Enlace al estudio: https://www.thelancet.com/pdfs/journals/laninf/PIIS1473-3099(20)30287-5.pdf


  5 de mayo de 2020

 Accidentes cerebrovasculares de grandes vasos en pacientes jóvenes y de mediana edad con COVID-19 

El New England Journal of Medicine informó el 28 de abril de 2020 acerca de cinco casos de accidente cerebrovascular de grandes vasos en pacientes de 50 años o menos con COVID-19. La más joven era una mujer de 33 años. En el informe, se incluyeron a todos los pacientes con accidente cerebrovascular menores de 50 años atendidos en el sistema de salud de Mount Sinai en la ciudad de Nueva York durante un período de dos semanas a fines de marzo y principios de abril. La tasa fue casi siete veces mayor que el número de pacientes con accidente cerebrovascular en ese grupo de edad durante cualquier período promedio de dos semanas el año anterior e indica una correlación muy fuerte con la COVID-19.

Ariana Eunjung Cha escribe para el Washington Post sobre este fenómeno alarmante y el aumento de informes de accidentes cerebrovasculares en pacientes jóvenes y de mediana edad con COVID-19.

Enlace al artículo de la noticia: https://www.washingtonpost.com/health/2020/04/24/strokes-coronavirus-young-patients/

                


  29 de abril de 2020

 La Facultad de Salud Pública de Yale University halla que las muestras de saliva son una alternativa prometedora al hisopado nasofaríngeo 

La Facultad de Salud Pública de Yale University llevó a cabo un estudio que comparó muestras de saliva y nasofaríngeas en 44 pacientes hospitalizados con COVID-19 y 98 trabajadores sanitarios con exposición ocupacional a pacientes con COVID-19. El estudio fue informado por Michael Greenwood el 24 de abril de 2020, en Yale News. Aunque el estudio fue pequeño y limitado, mostró la gran promesa de usar muestras de saliva en lugar del estándar actual de usar hisopados nasofaríngeos. El estudio halló que la saliva presentó una mayor sensibilidad de detección y congruencia durante el transcurso de la infección en comparación con las muestras nasofaríngeas apareadas por pacientes. También hubo menos variabilidad en la obtención de muestras propias. Esto puede transformar la forma en que se realizan las pruebas de COVID-19. Las pruebas con saliva no son invasivas, no dependen de los hisopados nasofaríngeos y pueden autoadministrarse fácilmente y, por tanto, anular los riesgos, las restricciones y el uso de recursos, como los hisopos y el equipo de protección personal (EPP), que se utilizan en el contacto directo con el paciente y las prácticas de análisis actuales. El estudio no ha sido sometido a revisión científica externa. Los resultados de la investigación están actualmente disponibles en el servidor de preimpresión medRxiv.

 Enlace al estudio: https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.04.16.20067835v1.full.pdf+html

 
                   

 

  28 de abril de 2020

 La OMS publica guías sobre los “pasaportes de inmunidad” 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una breve advertencia (el 24 de abril de 2020) para aclarar que no hay datos que confirmen que la presencia de anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2 proteja de una reinfección y de enfermarse de COVID-19. La OMS advierte a los gobiernos que no es recomendable usar pruebas de anticuerpos como guía para flexibilizar las medidas sociales y emitir “pasaportes de inmunidad” o “certificados de ausencia de riesgo” que permitan a las personas suponer que están protegidas contra la reinfección. No hay garantías de que las personas que han tenido COVID-19, o a las que la prueba de anticuerpos les haya dado positivo, puedan volver al trabajo o viajar sin riesgos. “En este punto de la pandemia, no hay pruebas suficientes sobre la eficacia de la inmunidad mediada por anticuerpos para garantizar la exactitud de un ‘pasaporte de inmunidad’ o ‘certificado de ausencia de riesgos’”, según la OMS.

La OMS también destacó que los análisis de laboratorio que detectan anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en personas, incluidas las pruebas rápidas de inmunodiagnóstico, necesitan validación adicional para determinar su exactitud y fiabilidad. Las pruebas de inmunodiagnóstico pueden categorizar erróneamente a las personas de dos maneras. La primera es que se puede etiquetar erróneamente a personas que han sido infectadas, pero obtienen resultados negativos (falsos negativos), y la segunda es que se puede etiquetar erróneamente a personas que no han sido infectadas, pero obtienen resultados positivos (falsos positivos). Se deberá determinar la exactitud de cada prueba de anticuerpos (tasas de falsos negativos y falsos positivos). Ambos errores tienen consecuencias graves y afectarán los esfuerzos de control.

 Enlace al anuncio de la OMS: https://www.who.int/news-room/commentaries/detail/immunity-passports-in-the-context-of-covid-19                      


 

  27 de abril de 2020

 Características de los pacientes hospitalizados con COVID-19 

El 22 de abril de 2020, se publicó en línea, en JAMA Network, una serie de casos a gran escala de 5700 pacientes secuenciales ingresados en hospitales de la ciudad de Nueva York entre el 1 de marzo y el 4 de abril de 2020 con confirmación de COVID-19. El estudio proporciona una descripción completa de sus características de presentación, comorbilidades y evolución. Lo más notable es que muchos pacientes también tenían otros problemas médicos, como presión arterial alta (57 %), obesidad (42 %) y diabetes (34 %). En el triaje, solo el 31 % tenía fiebre. El estudio se centró en los 2643 pacientes que fueron dados de alta (2090) o fallecieron (553) durante el período del estudio. En este grupo de pacientes que tuvieron esos desenlaces, 320 habían recibido ventilación mecánica de los cuales falleció el 88 %; de los mayores de 65 años que recibieron ventilación mecánica, falleció el 97 %. Se debe tener en cuenta que 3066 pacientes permanecían hospitalizados en el momento en que se recopilaron los datos de los desenlaces y, sin duda, ese grupo incluye a un número de pacientes mayores de 65 años que requirieron ventilación mecánica y habían sobrevivido hasta ese momento.

 Enlace al estudio: https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2765184  


  24 de abril de 2020

 Estudios de hidroxicloroquina para la COVID-19

El entusiasmo inicial y la adopción temprana de la hidroxicloroquina se han visto moderados por inquietudes sobre su eficacia y sus posibles efectos adversos. En un artículo de revisión en línea, publicado el 21 de abril en Science (1), en el que se resumen varios estudios e informes recientes (que se mencionan a continuación), se resaltan los motivos de estas inquietudes:

El 21 de abril, se publicó un análisis de los desenlaces de 368 veteranos hospitalizados por COVID-19 y tratados con hidroxicloroquina sola, hidroxicloroquina más azitromicina o sin hidroxicloroquina (2). Este estudio no mostró ningún beneficio en términos de reducción de la mortalidad o necesidad de ventilación mecánica en los grupos que recibieron hidroxicloroquina sola o en combinación con azitromicina. El grupo que recibió solo hidroxicloroquina tuvo un aumento de las muertes por todas las causas.

En una publicación de Mayo Clinic Proceedings (3) del 7 de abril, se analizaron las complicaciones cardíacas causadas por la cloroquina y la hidroxicloroquina, y se proporcionó orientación para los médicos sobre cómo monitorizar a los pacientes para detectar y evitar esta complicación potencialmente mortal. Los autores enumeran los factores de riesgo de esta complicación y recomiendan evaluar la presencia de estos factores antes del tratamiento, corregir los factores de riesgo que pueden modificarse y realizar un monitoreo cardíaco del paciente durante el tratamiento.

En un estudio de la Facultad de Medicina de la New York University (4), se examinaron los cambios en el corazón de 84 pacientes adultos con infección por SARS-CoV-2 tratados con hidroxicloroquina más azitromicina. En el 11 % de los pacientes, se produjeron cambios cardíacos significativos, lo que representa un riesgo elevado de ritmo cardíaco anormal (arritmia).

En Brasil, un ensayo clínico aleatorizado con enmascaramiento (5) de cloroquina en dosis alta y baja (administrada con ceftriaxona y azitromicina) en personas hospitalizadas por COVID-19 se interrumpió de forma temprana después de que se inscribieran solo 81 pacientes cuando los investigadores hallaron más muertes en el grupo que recibía la más alta de las dos dosis de cloroquina.

Referencias

1. Servick K: Antimalarials widely used against COVID-19 heighten risk of cardiac arrest. How can doctors minimize the danger? Science 21 de abril de 2020. https://www.sciencemag.org/news/2020/04/antimalarials-widely-used-against-covid-19-heighten-risk-cardiac-arrest-how-can-doctors

 2. Magagnoli J, Siddharth N, Pereira F, et al: Outcomes of hydroxychloroquine usage in United States veterans hospitalized with Covid-19. 23 de abril de 2020. PREIMPRESIÓN medRxiv disponible en https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.04.16.20065920v2. doi: https://doi.org/10.1101/2020.04.16.20065920

 3. Giudicessi JR, Noseworthy PA, Friedman PA, et al: Urgent Guidance for Navigating and Circumventing the QTc-Prolonging and Torsadogenic Potential of Possible Pharmacotherapies for Coronavirus Disease 19 (COVID-19). Mayo Clin Proc 7 de abril de 2020 doi: 10.1016/j.mayocp.2020.03.024 [Publicación electrónica previa a la impresión]

 4. Chorin E, Dai M, Schulman E, et al: The QT interval in patients with SARS-CoV-2 infection treated with hydroxychloroquine/azithromycin. 3 de abril de 2020. PREIMPRESIÓN medRxiv disponible en https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.04.02.20047050v1. doi: https://doi.org/10.1101/2020.04.02.20047050

5. Silva Borba MG, de Almeida Val F, Sampaio VS, et al: Chloroquine diphosphate in two different dosages as adjunctive therapy of hospitalized patients with severe respiratory syndrome in the context of coronavirus (SARS-CoV-2) infection: Preliminary safety results of a randomized, double-blinded, phase IIb clinical trial (CloroCovid-19 Study). 16 de abril de 2020. PREIMPRESIÓN medRxiv disponible en https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.04.07.20056424v2 doi: https://doi.org/10.1101/2020.04.07.20056424

          


 

  23 de abril de 2020

 Plan de acción nacional propuesto para las pruebas de COVID-19

La Rockefeller Foundation ha proporcionado un plan integral (con fecha del 21/4/2020, véase el enlace a continuación) para reabrir los lugares de trabajo y las comunidades. El plan se basa en la realización de pruebas de COVID-19 y en hacer un seguimiento riguroso de los resultados positivos de las pruebas. El objetivo del plan es construir un programa nacional de pruebas de COVID-19, dirigido por los estados, que respalde la reapertura de la economía a través de los objetivos de supervisión de la fuerza laboral, detección temprana de brotes recurrentes y realización de pruebas diagnósticas y en el hogar. El plan tiene 3 componentes principales:

  • Aumentar drásticamente la cantidad de pruebas de COVID-19 realizadas del actual millón de pruebas por semana a 3 millones por semana en las próximas 8 semanas, y luego a 30 millones de pruebas por semana en los siguientes 6 meses. Esto requerirá invertir y reforzar la capacidad de pruebas a nivel nacional, en las universidades y en miles de pequeños laboratorios locales de todo el país.
  • Capacitar y lanzar un ejército de trabajadores sanitarios para realizar las pruebas y hacer un seguimiento de los contactos de las personas a las que la prueba les dé positivo. Sugieren que esto se organice en torno a los departamentos de salud pública de los estados. Proponen contratar a entre 100 000 y 300 000 trabajadores que tendrán que estar respaldados por redes informáticas vinculadas a muchos registros médicos electrónicos.
  • Integrar y ampliar plataformas de datos federales, estatales y privadas para facilitar los análisis en tiempo real y el rastreo de la enfermedad. Esto identificará los brotes recurrentes de COVID-19 y el aumento directo de los volúmenes de pruebas y el seguimiento.

Esta proposición legislativa proporcionada por la Rockefeller Foundation tiene muchas ideas buenas y es de lectura imprescindible. El plan masivo requerirá la integración de muchas plataformas de datos computarizadas dispersas. Todo esto tendrá que lograr un equilibrio entre el respeto de la privacidad y la necesidad de control de la infección.

Enlace al plan: https://www.rockefellerfoundation.org/wp-content/uploads/2020/04/TheRockefellerFoundation_WhitePaper_Covid19_4_21_2020.pdf


  21 de abril de 2020

 Faltan contabilizar 28 000 muertes: seguimiento de las pérdidas reales producidas por la crisis del coronavirus

Jin Wu y Allison McCann presentaron, en el New York Times el 21 de abril de 2020, una revisión de los datos de mortalidad de 11 países en la que se muestra que, en esos países, murieron muchas más personas que en años anteriores. Estimaron el exceso de mortalidad para cada país comparando la cantidad de personas que murieron por todas las causas este año con la media histórica durante el mismo período. El hallazgo fue que han muerto al menos 28 000 personas más durante la pandemia del coronavirus en el último mes que lo registrado en el informe oficial de los recuentos de muerte por COVID-19. Dado que la mayoría de los países informan solo las muertes por COVID-19 que ocurren en los hospitales, hay muchas muertes por COVID-19 que no se informan. Las 28 000 muertes en exceso que se hallaron en este estudio incluyen muertes por COVID-19 así como por otras causas, que probablemente incluyan personas con otros trastornos que no fueron tratadas debido a que los hospitales estaban colmados. Este artículo sugiere que la cantidad global de muertes por COVID-19 será mucho mayor que la que figura en los informes de muertes por COVID-19 confirmada mediante pruebas. Para ver una excelente presentación gráfica de estas tendencias en cada país, utilice el siguiente enlace al artículo.

Enlace al artículo de la noticia: https://www.nytimes.com/interactive/2020/04/21/world/coronavirus-missing-deaths.html?smid=em-share

 


 

 16 de abril de 2020

 Seroencuesta de los NIH para solicitar voluntarios

Para obtener una imagen más clara de la magnitud de la pandemia de COVID-19 en los Estados Unidos, los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH) están inscribiendo hasta un máximo de 10‎‎ 000 voluntarios. Las personas con antecedentes confirmados de COVID-19 o síntomas actuales de COVID-19 no son elegibles para participar. “Este estudio nos… dirá cuántas personas de distintas comunidades se han infectado sin saberlo, porque tuvieron una enfermedad muy leve y no documentada o porque no tuvieron acceso a pruebas mientras estaban enfermas”, afirmó el Dr. Anthony S. Fauci, director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas y Alergia (National Institute of Allergy and Infectious Diseases, NIAID). Los investigadores recogerán y analizarán muestras de sangre para detectar anticuerpos contra la proteína S del SARS-CoV-2. Los resultados ayudarán a dilucidar el grado en que el virus se ha diseminado de forma no detectada en la población. Los participantes recibirán kits de recolección de sangre en el hogar y se les proporcionarán instrucciones detalladas sobre la recolección de una micromuestra de sangre y su envío por correo para su análisis. Las personas interesadas en participar en el estudio deben ponerse en contacto escribiendo a clinicalstudiesunit@nih.gov.

Enlace al comunicado de prensa: https://www.nih.gov/news-events/news-releases/nih-begins-study-quantify-undetected-cases-coronavirus-infection



 

 

 15 de abril de 2020

 Científicos destacados tienen malas noticias sobre las pruebas de anticuerpos contra el coronavirus

En respuesta al virus, nuestro cuerpo produce anticuerpos para combatir la infección. Las pruebas de anticuerpos miden la presencia de estos anticuerpos y permiten identificar a las personas que han sido infectadas. Sin embargo, aunque una prueba que da positivo indica que una persona ha sido infectada, es posible que no signifique, necesariamente, que la infección se haya eliminado del cuerpo y, si se eliminó, tal vez no garantice la protección contra una nueva infección. Además, hay varias pruebas de anticuerpos diferentes, cada una de las cuales varía en su precisión.

En un artículo de CNN del 15 de abril de 2020, se informó que científicos destacados han informado a funcionarios de la Casa Blanca de los problemas identificados con las pruebas de anticuerpos que se están desarrollando para la COVID-19. Elizabeth Cohen, una corresponsal médica sénior de CNN, identificó varios problemas con el desarrollo de las pruebas de anticuerpos en los EE. UU.

En primer lugar, la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) relajó las reglas para que las empresas puedan vender sus pruebas de anticuerpos sin tener que demostrar cuán bien funcionan. La Asociación Estadounidense de Laboratorios de Salud Pública (American Public Health Lab Association) afirma que esto provocó que pruebas de “mala calidad” inunden el mercado. Existe la preocupación de que algunas pruebas puedan identificar anticuerpos contra los distintos coronavirus que causan el resfriado común, dando así pruebas con resultados falso positivos para la COVID-19.

En segundo lugar, sin una reglamentación minuciosa, las buenas pruebas de anticuerpos no pueden distinguirse de las malas.

En tercer lugar, se encuentra la pregunta sobre qué nivel de anticuerpos proporciona protección contra una nueva infección por SARS-CoV-2 y, quizás, la propagación del virus a otros. Se necesitarán muchos estudios para responder a esta pregunta, que tiene repercusiones importantes para nuestra sociedad y economía.

Afortunadamente, se ha informado que el director de la FDA, el Dr. Stephen Hahn, afirmó que las pruebas de anticuerpos se someterían a revisión científica.

Enlace al artículo: https://www.cnn.com/2020/04/14/health/coronavirus-antibody-tests-scientists/index.html


 

 14 de abril de 2020

 Por qué las tasas de muerte por coronavirus no se pueden resumir en un simple número

El Dr. Johnathan Fuller, Ph.D., proporciona un artículo claro en el que explica la perspectiva más amplia sobre las variables estadísticas en constante cambio de la COVID-19. En un artículo del 10 de abril de 2020, de la revista en línea The Conversation, el Dr. Fuller explica por qué las variables estadísticas y los modelos difieren. Su estudio le proporciona al lector un marco y una perspectiva para ayudarle a interpretar el gran volumen de información epidemiológica que se informa acerca de la pandemia de COVID-19. Para tomar las mejores decisiones en lo relativo a políticas de salud pública y a casos individuales, es necesario comprender en más profundidad los modelos, no solo los números.

Enlace al artículo: Por qué las tasas de muerte por coronavirus no se pueden resumir en un simple número


 

10 de abril de 2020

 ¿Pueden las aplicaciones de los teléfonos inteligentes ayudar a vencer las pandemias?

 El 9 de abril de 2020, el Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH), publicó un artículo interesante. En el blog de los NIH, su director habla sobre el uso de teléfonos inteligentes para el rastreo y la notificación de contactos en la lucha contra la pandemia de COVID-19. Los métodos tradicionales en los que participan equipos de trabajadores de la salud pública que hablan con personas por teléfono o en reuniones presenciales consumen mucho tiempo. La pérdida de tiempo permite que la infección se propague más ampliamente porque hay un retraso para encontrar y notificar a las personas expuestas al virus. Al aprovechar la tecnología Bluetooth inalámbrica de los teléfonos inteligentes, el rastreo digital puede mejorar las probabilidades de mantener la COVID-19 bajo control. En China, la investigación mostró una correlación entre el uso de aplicaciones de rastreo de contactos y lo que parece ser la supresión sostenida de la infección por el virus que causa la COVID-19. El Dr. Collins menciona los principales problemas éticos, legales y sociales.

Enlace a la publicación del blog: https://directorsblog.nih.gov/author/collinsfs/


 

9 de abril de 2020

Un nuevo fármaco antiviral que comienza a utilizarse en ensayos clínicos ofrece esperanza para el tratamiento de la COVID-19

 

Un nuevo fármaco denominado EIDD-2801 se muestra prometedor para tratar el daño pulmonar causado por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2.  Investigadores de la Facultad de Salud Pública Global de UNC-Chapel Hill Gillings desarrollaron EIDD-2801, un análogo de ribonucleósido con actividad antiviral en la ARN polimerasa dependiente del ARN. Los resultados del estudio más reciente se publicaron en línea el 6 de abril de 2020 en la revista Science Translational Medicine. En el estudio publicado, se halló que EIDD-2801 puede proteger células pulmonares humanas cultivadas infectadas por SARS-CoV-2. El fármaco también parece ser eficaz en el tratamiento de otras infecciones graves por coronavirus. En experimentos con ratones, se halló que cuando se administró EIDD-2801 entre 12 y 24 horas después del inicio de la infección por virus relacionados con la COVID-19, se redujeron significativamente el daño pulmonar y la pérdida de peso. Una ventaja adicional es que el fármaco puede administrarse por vía oral, a diferencia de otros tratamientos que deben administrarse por vía intravenosa. La facilidad de tratamiento ofrece el potencial de tratar a pacientes menos enfermos o de ser usado para profilaxis.

Enlace al estudio: https://stm.sciencemag.org/content/early/2020/04/03/scitranslmed.abb5883

 


8 de abril de 2020

En una investigación, se observaron resultados prometedores de una posible vacuna contra la COVID-19

Noticias interesantes de una historia publicada en ScienceDaily

 

Científicos de la Facultad de Medicina de University of Pittsburgh anunciaron una posible vacuna contra la COVID-19. Cuando se probó en ratones, la vacuna produjo anticuerpos específicos contra el SARS-CoV-2 en cantidades suficientes para neutralizar el virus. El artículo en el que se detalla la investigación apareció el 2 de abril de 2020 en EBioMedicine, que es publicado por Lancet. Según trabajos preliminares llevados a cabo durante las epidemias de coronavirus anteriores, la vacuna actúa a nivel de las proteínas de las espículas del coronavirus. La vacuna se produce utilizando porciones de proteína vírica fabricadas en laboratorio con el fin de generar inmunidad. Es la misma forma en que funcionan las vacunas antigripales actuales. Los investigadores utilizan un enfoque novedoso para administrar el fármaco, llamado matriz de microagujas, para aumentar la potencia. El coautor principal del estudio señaló que “las pruebas en pacientes necesitarían normalmente al menos un año y probablemente más tiempo”.

Enlace al estudio: https://www.thelancet.com/journals/ebiom/article/PIIS2352-3964(20)30118-3/fulltext#coronavirus-linkback-header

Enlace al artículo de la noticia: https://www.sciencedaily.com/releases/2020/04/200402144508.htm

 


6 de abril de 2020

En un nuevo informe, no se halló ningún beneficio de la combinación de hidroxicloroquina y azitromicina en pacientes con COVID-19 grave

En un pequeño ensayo en el que se analizó el fármaco hidroxicloroquina en combinación con azitromicina en pacientes con síntomas graves, no se encontraron indicios de una fuerte actividad antiviral ni de que haya algún beneficio clínico al usar la combinación de los fármacos.  Solo hubo once pacientes en el estudio, ocho de los pacientes tenían afecciones preexistentes que los colocaban ante un riesgo elevado. Este ensayo es demasiado pequeño para permitir un análisis estadístico significativo o para arribar a conclusiones sobre la eficacia o la seguridad de los fármacos. Sin embargo, este informe arrojó dudas sobre la eficacia antiviral de esta combinación en pacientes con COVID-19 grave, que había sido sugerida por un estudio francés previo.

Enlace al estudio: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0399077X20300858?via%3Dihub

 


6 de abril de 2020

Los CDC recomiendan el uso de tapabocas de tela, especialmente en áreas de transmisión comunitaria significativa

Una proporción significativa de las personas infectadas por coronavirus no tienen síntomas, e incluso quienes terminan desarrollándolos pueden transmitir el virus a otras personas antes de presentar los síntomas.  Esto significa que el virus puede propagarse entre las personas que interactúan en estrecha proximidad, por ejemplo, al hablar, toser o estornudar, incluso si esas personas no presentan síntomas.  Debido a esto, los CDC recomiendan usar tapabocas de tela en entornos públicos donde otras medidas de distanciamiento social son difíciles de mantener (p. ej., almacenes y farmacias) especialmente en áreas de transmisión comunitaria significativa. El uso de un simple tapabocas de tela retrasará la propagación del virus y ayudará a que las personas que pueden tener el virus y no lo saben no lo transmitan a otras personas.  Pueden utilizarse, como medida de salud pública voluntaria adicional, tapabocas de tela confeccionados con artículos domésticos o de fabricación casera usando materiales comunes de bajo costo.

Es fundamental hacer hincapié en que mantener el distanciamiento social de 2 metros (6 pies) sigue siendo importante para retrasar la propagación del virus. 

Los tapabocas de tela recomendados no son mascarillas quirúrgicas ni mascarillas N-95.  Esas mascarillas son suministros críticos que deben seguir reservándose para los trabajadores de la salud y otros socorristas o especialistas en primeros auxilios, según lo recomendado por las directrices actuales de los CDC.

Para conocer las recomendaciones completas de los CDC, consulte: https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/prevent-getting-sick/cloth-face-cover.html



Página de inicio de recursos sobre la COVID-19

 

   4 de junio de 2020

 Primer ensayo en seres humanos de un fármaco de anticuerpos contra la COVID-19

Eli Lilly, la empresa farmacéutica con sede en Indianápolis, comenzó esta semana el primer ensayo en seres humanos de un fármaco de anticuerpos monoclonales desarrollado específicamente contra la COVID-19. El medicamento es un anticuerpo humano fabricado que duplica un anticuerpo encontrado en la sangre de un paciente que se recuperó de la COVID-19. La sangre del paciente se analizó utilizando una nueva tecnología con la que se identificaron más de 550 anticuerpos contra el SARS-CoV-2. A continuación, los investigadores seleccionaron uno de esos anticuerpos que parecía ser particularmente eficaz contra el virus y empezaron a producirlo en el laboratorio. Los fármacos con anticuerpos deben administrarse a través de una vena, pero tienen la posibilidad de ayudar a las personas a recuperarse de la enfermedad. También pueden usarse de forma preventiva en personas de alto riesgo expuestas a enfermedades antes de que se disponga de una vacuna.

Enlace al anuncio:https://www.biopharmadive.com/news/eli-lilly-abcellera-coronavirus-antibody-drug-first-trial/578980/


 

   4 de junio de 2020

 Primer ensayo en seres humanos de un fármaco de anticuerpos contra la COVID-19

Eli Lilly, la empresa farmacéutica con sede en Indianápolis, comenzó esta semana el primer ensayo en seres humanos de un fármaco de anticuerpos monoclonales desarrollado específicamente contra la COVID-19. El medicamento es un anticuerpo humano fabricado que duplica un anticuerpo encontrado en la sangre de un paciente que se recuperó de la COVID-19. La sangre del paciente se analizó utilizando una nueva tecnología con la que se identificaron más de 550 anticuerpos contra el SARS-CoV-2. A continuación, los investigadores seleccionaron uno de esos anticuerpos que parecía ser particularmente eficaz contra el virus y empezaron a producirlo en el laboratorio. Los fármacos con anticuerpos deben administrarse a través de una vena, pero tienen la posibilidad de ayudar a las personas a recuperarse de la enfermedad. También pueden usarse de forma preventiva en personas de alto riesgo expuestas a enfermedades antes de que se disponga de una vacuna.

Enlace al anuncio:https://www.biopharmadive.com/news/eli-lilly-abcellera-coronavirus-antibody-drug-first-trial/578980/


 

   4 de junio de 2020

 Primer ensayo en seres humanos de un fármaco de anticuerpos contra la COVID-19

Eli Lilly, la empresa farmacéutica con sede en Indianápolis, comenzó esta semana el primer ensayo en seres humanos de un fármaco de anticuerpos monoclonales desarrollado específicamente contra la COVID-19. El medicamento es un anticuerpo humano fabricado que duplica un anticuerpo encontrado en la sangre de un paciente que se recuperó de la COVID-19. La sangre del paciente se analizó utilizando una nueva tecnología con la que se identificaron más de 550 anticuerpos contra el SARS-CoV-2. A continuación, los investigadores seleccionaron uno de esos anticuerpos que parecía ser particularmente eficaz contra el virus y empezaron a producirlo en el laboratorio. Los fármacos con anticuerpos deben administrarse a través de una vena, pero tienen la posibilidad de ayudar a las personas a recuperarse de la enfermedad. También pueden usarse de forma preventiva en personas de alto riesgo expuestas a enfermedades antes de que se disponga de una vacuna.

Enlace al anuncio:https://www.biopharmadive.com/news/eli-lilly-abcellera-coronavirus-antibody-drug-first-trial/578980/


 

   4 de junio de 2020

 Primer ensayo en seres humanos de un fármaco de anticuerpos contra la COVID-19

Eli Lilly, la empresa farmacéutica con sede en Indianápolis, comenzó esta semana el primer ensayo en seres humanos de un fármaco de anticuerpos monoclonales desarrollado específicamente contra la COVID-19. El medicamento es un anticuerpo humano fabricado que duplica un anticuerpo encontrado en la sangre de un paciente que se recuperó de la COVID-19. La sangre del paciente se analizó utilizando una nueva tecnología con la que se identificaron más de 550 anticuerpos contra el SARS-CoV-2. A continuación, los investigadores seleccionaron uno de esos anticuerpos que parecía ser particularmente eficaz contra el virus y empezaron a producirlo en el laboratorio. Los fármacos con anticuerpos deben administrarse a través de una vena, pero tienen la posibilidad de ayudar a las personas a recuperarse de la enfermedad. También pueden usarse de forma preventiva en personas de alto riesgo expuestas a enfermedades antes de que se disponga de una vacuna.

Enlace al anuncio:https://www.biopharmadive.com/news/eli-lilly-abcellera-coronavirus-antibody-drug-first-trial/578980/