Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Seguro de cuidado a largo plazo

Por

Roger I. Schreck

, MD

Última revisión completa mar 2018
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

Los detalles actuales sobre el financiamiento y la disponibilidad de atención médica en Estados Unidos siguen sin resolverse. Se remite al lector a Centers for Medicare & Medicaid Services y The Henry J. Kaiser Family Foundation para información reciente.

Dado que en la actualidad se vive más tiempo, la necesidad de cuidados a largo plazo tiende a aumentar. Estos cuidados consisten en ayudar a que las personas vivan lo mejor posible. Incluye ayuda con las actividades diarias, tales como la preparación de comidas, bañarse y vestirse, así como ayuda con el cuidado de la salud. El cuidado a largo plazo puede ser proporcionado en el hogar o en un centro especializado, como una residencia.

El cuidado a largo plazo es caro y, como sugiere su nombre, es por lo general necesario durante mucho tiempo. Por lo tanto, muchas personas necesitan ayuda para pagárselo y piensan, erróneamente, que Medicare cubre el cuidado a largo plazo. Además, Medicaid, que cubre la atención (incluida la atención a largo plazo) para ciertas personas con pocos recursos financieros, puede no ser aceptada por algunos proveedores de atención a largo plazo.

La decisión de suscribir un seguro de cuidado a largo plazo depende de varios factores:

  • Necesidades

  • Coste

  • Pauta

  • Cobertura

Necesidad: ¿Se necesita un seguro de cuidado a largo plazo?

Las personas que no lo necesitan son aquellas

  • Cuyo único ingreso proviene de la Seguridad Social y que tienen recursos limitados

  • Que tienen derecho a Medicare o lo tendrán poco después de entrar en una residencia que acepte la cobertura de Medicaid

  • Que tienen grandes recursos económicos y pueden pagar el cuidado a largo plazo sin tener seguro

Entre las personas que pueden necesitar este seguro se encuentran las que tienen un nivel adquisitivo medio y

  • Quieren proteger sus bienes o los de un familiar

  • No quieren depender de un miembro de la familia para el cuidado

  • Quieren asegurarse de que reciben atención de alta calidad

  • Quieren tener más control sobre cuándo, cómo y donde reciben la atención, por ejemplo, en su casa en vez de en una residencia

Costes: ¿El hecho de suscribir un seguro de cuidado a largo plazo causa dificultades económicas?

La persona en cuestión debe considerar si puede pagar los costes a largo plazo, incluso si sus ingreso disminuyen. Debe saber con qué frecuencia y en qué cantidad aumentan las primas y el número de días que tiene que pagar de su bolsillo antes de que el seguro cubra los pagos (periodo de carencia).

Tiempo: ¿Es mejor comprar un seguro de cuidado a largo plazo ahora o en un futuro?

Cuanto más joven sea la persona en cuestión, más económico le resultará adquirir un seguro de cuidados a largo plazo. Por otro lado, es probable que cuanto más joven sea la persona al empezar a pagar, más tiempo probable que paguen antes de necesitar usarlo. Sin embargo, si esperan demasiado tiempo, pueden desarrollar trastornos que dificulten o hagan imposible suscribir un seguro de cuidado a largo plazo.

Cobertura: las personas que han decidido suscribir un seguro de cuidado a largo plazo tienen que decidir cuantos años de cobertura quieren (el periodo de beneficio). La estancia media en una residencia es de 2 a 3 años, por lo que la mayoría de la gente elige un tiempo un poco más largo: entre 4 y 6 años.

La persona también deben decidir qué cantidad máxima necesita pagar por cada día de atención (el beneficio diario). La cantidad debe ser cercana al coste medio de la atención en residencias locales.

Las pólizas varían en muchos detalles importantes, por lo que deben ser evaluados cuidadosamente. Por ejemplo:

  • Si quieren que la póliza integre un complemento de protección contra la inflación

  • Si quieren que la percepción de los beneficios se inicie a partir de un momento claramente definido: por ejemplo, cuando ya no puedan hacer una actividad básica diaria, como bañarse o vestirse

  • Si los beneficios de la atención domiciliaria son comparables con los de la residencia

  • Si la póliza tiene ciertas ventajas fiscales, como la deducción de las primas de la base imponible como gastos médicos y la exclusión de los beneficios de la renta imponible (lo que se conoce como planes con ventajas fiscales)

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Continuidad de la atención sanitaria
Video
Continuidad de la atención sanitaria

REDES SOCIALES

ARRIBA