Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Tipos de maltrato a ancianos

Por Daniel B. Kaplan, PhD, MSW, Postdoctoral Research Fellow, Institute of Geriatric Psychiatry, Weill Cornell Medical College ; Barbara J. Berkman, DSW, PhD, Research Professor;Helen Rehr/Ruth Fitzdale Professor Emerita;Principal Investigator and National Director, Boston College Graduate School of Social Work;Columbia University School of Social Work;Hartford Geriatric Social Work Faculty Scholars Program

Las personas mayores pueden ser objeto de maltrato, descuido o ambas cosas.

Maltrato

El maltrato puede ser físico, sexual, psicológico o económico. Las personas mayores pueden ser sometidas a uno o más de estos tipos de maltrato.

El maltrato físico es el uso de la fuerza para hacer daño, o bien la amenaza de hacerlo. Ejemplos de maltrato físico son los golpes, los empujones, las sacudidas, las palizas, las prohibiciones y la alimentación forzada. Las lesiones inexplicables o las heridas sin tratamiento adecuado, las quemaduras por fricción, las marcas de ataduras, las gafas rotas, los arañazos, los cortes y las contusiones son posibles indicios de abuso físico. Un cuidador que se resiste a dejar sola a la persona a la que cuida con los visitantes o con los profesionales de la salud puede ser sospechoso de abuso físico.

El abuso sexual es el contacto sexual sin consentimiento, la amenaza de tal contacto o el contacto por la fuerza. Ejemplos de ello son el tocamiento de las partes íntimas y la violación. Contusiones alrededor de los senos o de las zonas genitales o hemorragias inexplicables de la vagina o del ano pueden indicar abuso sexual. Sin embargo, el abuso sexual no siempre comporta lesiones físicas.

El maltrato psicológico es el uso de palabras o acciones para causar estrés emocional o angustia. Puede incluir:

  • Amenazas, insultos y órdenes bruscas

  • Ignorar a la persona (por ejemplo, no hablándole durante mucho tiempo o no respondiéndole cuando hace preguntas)

  • Tratar a la persona mayor como a un niño (infantilización), a veces con el objetivo de hacerla dependiente del agresor

Las víctimas de malos tratos psicológicos pueden volverse pasivas y retraídas, ansiosas o deprimidas.

El abuso económico es la explotación de los bienes o los fondos de una persona. Comprende:

  • Estafa

  • Presionar a una persona mayor para distribuir sus bienes

  • Manejar el dinero de una persona mayor de manera irresponsable

Los cuidadores pueden gastar la mayor parte de los ingresos de la persona mayor en ellos mismos y darle solo una mínima cantidad.

Restringir la libertad de la persona mayor para tomar decisiones importantes sobre su vida, como con quién relacionarse y cómo gastar el dinero, se considera en ocasiones otra forma más sutil de abuso.

Negligencia

Se considera abandono, descuido o negligencia el hecho de no proporcionar a la persona alimentos y fármacos o lo necesario para atender a su higiene personal o a otras necesidades. Algunas personas mayores se descuidan a sí mismas (autoabandono, ver Autoabandono de las personas mayores). Otras son descuidadas por sus cuidadores. Las necesidades pueden ser deliberadamente negadas, u olvidadas o pasadas por alto por cuidadores irresponsables o desatentos. Algunos cuidadores no son conscientes de que su trato hacia la persona mayor ha cruzado la línea y que está cerca del maltrato. Estos cuidadores pueden carecer del conocimiento de lo que constituye un cuidado adecuado y apropiado, o tener nociones muy diferentes de lo que es y no es una conducta aceptable.

A veces la negligencia es el resultado de circunstancias apremiantes, como dificultades económicas, a pesar de las mejores intenciones del cuidador. En ocasiones, los cuidadores voluntariosos no son capaces de dar el cuidado necesario por sus propias limitaciones físicas o por discapacidad mental. Por ejemplo, los cuidadores pueden no ser capaces de bañar a la persona mayor o no recordar que tienen que administrarle un medicamento.

Las personas mayores víctimas de negligencia pueden perder peso por desnutrición, y pueden secárseles la piel y la boca a consecuencia de la deshidratación. Pueden oler mal si no se les asea adecuadamente. Pueden desarrollarse úlceras por presión en los glúteos o en los talones si a las personas con movilidad reducida se les deja sentadas o tumbadas en la misma posición durante mucho tiempo. También puede ser que les falten algunos recursos necesarios, como las gafas, el audífono o la dentadura. Las personas pueden faltar a su cita programada con el médico o dejar de recibir atención cuando los trastornos están empeorando claramente.