Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Carencia de la hormona del crecimiento

Por

Andrew Calabria

, MD, Perelman School of Medicine at The University of Pennsylvania

Última revisión completa feb 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Datos clave
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

La deficiencia en la hormona del crecimiento ocurre cuando la hipófisis no produce suficiente hormona del crecimiento.

  • La deficiencia en la hormona del crecimiento es la deficiencia más frecuente de la hipófisis y va acompañada de un crecimiento general insuficiente y una baja estatura.

  • Otros síntomas de deficiencia en la hormona del crecimiento dependen de la edad del niño y la causa de la deficiencia.

  • Con mucha frecuencia, los médicos no encuentran una causa para la deficiencia en la hormona del crecimiento, pero a veces tiene su origen en un trastorno congénito o un tumor cerebral.

  • El diagnóstico se basa en una exploración física, una revisión de las tablas de crecimiento del niño y pruebas que pueden incluir radiografías, análisis de sangre, pruebas genéticas, pruebas de estimulación y pruebas de diagnóstico por la imagen.

  • El tratamiento suele incluir terapia de sustitución hormonal.

Las hormonas son mensajeros químicos que influyen en la actividad de otra parte del organismo. La hormona del crecimiento (somatotropina), que regula el crecimiento y el desarrollo físicos, es producida por la hipófisis, que está ubicada en la base del encéfalo.

Hipófisis: la glándula maestra

La hipófisis (glándula pituitaria) es una glándula del tamaño de un guisante, ubicada en la base del cerebro, que produce numerosas hormonas. Cada una de estas hormonas afecta a una parte específica del organismo (un órgano o tejido de actuación). Puesto que la hipófisis regula la actividad de la mayoría de las demás glándulas endocrinas, a menudo se le llama glándula maestra.

Hipófisis: la glándula maestra

Si esta glándula no produce suficiente hormona del crecimiento, las consecuencias suelen ser un crecimiento demasiado lento y una talla baja con proporciones normales. Los niños que presentan carencia de la hormona del crecimiento también pueden presentar carencias en otras hormonas hipofisarias, como la hormona estimulante del tiroides, la hormona adrenocorticotrópica, la hormona estimulante del folículo y la hormona luteinizante (este trastorno se llama hipopituitarismo).

La baja estatura se define como una estatura situada por debajo del 3r percentil para la edad del niño (según las tablas de crecimiento convencionales por edad y estatura). Existen otras razones, además de una deficiencia en la hormona del crecimiento, para que se produzca una baja estatura. Por ejemplo, la mayoría de los niños y adolescentes con baja estatura son bajos porque sus familiares también lo son, o porque hicieron el estirón al final del periodo normal para dicho desarrollo. Algunos niños son bajos como consecuencia de un aumento de peso insuficiente y una mala nutrición o porque sufren ciertas enfermedades crónicas que afectan la glándula tiroidea, el corazón, los pulmones, los riñones o los intestinos. Otros niños tienen trastornos genéticos que afectan el crecimiento óseo.

Con más frecuencia se desconoce la causa de la deficiencia en la producción de la hormona del crecimiento, pero alrededor del 25% de los casos tienen una causa identificable, incluyendo

  • Trastornos congénitos

  • Tumores o traumatismos cerebrales

  • Radiación

  • Infecciones (como la meningitis y la tuberculosis)

Síntomas

Los síntomas de la carencia de hormona del crecimiento dependen de varios factores tales como la edad del niño y la causa.

Los niños presentan tasas de crecimiento general deficientes, por lo general inferiores a 2 pulgadas (5 centímetros) por año, y la mayoría presentan baja estatura pero proporciones normales en la parte superior e inferior del cuerpo. Algunos niños pueden tener un retraso en el desarrollo de los dientes o un retraso en la pubertad.

Pueden aparecer otras anomalías, en función de la causa de la deficiencia de la hormona del crecimiento. Los recién nacidos con carencia de la hormona del crecimiento pueden presentar concentraciones bajas de azúcar en sangre (hipoglucemia) u otras anomalías congénitas, como un pene pequeño (micropene) en los varones o defectos faciales (como un paladar hendido). Los niños también pueden presentar síntomas de otras deficiencias hormonales como el hipotiroidismo.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico de los criterios de crecimiento y el antecedente de trastornos que se sabe que causan crecimiento lento

  • Radiografías

  • Análisis de sangre y otras pruebas de laboratorio

  • A veces, estudios genéticos

  • Tomografía computarizada o resonancia magnética nuclear

  • Generalmente, pruebas de estimulación

Los niveles de la hormona del crecimiento en la sangre son muy variables y no son tan útiles como otros niveles hormonales para determinar la causa de la disminución del crecimiento del niño. De este modo, los médicos establecen el diagnóstico basándose en varios signos exploratorios.

En primer lugar, los médicos miden la altura y el peso del niño y señalan estas determinaciones en tablas de crecimiento específicas para la edad para determinar si el paciente está creciendo muy lentamente. A continuación, a menudo se obtienen radiografías de los huesos en la mano. Estas radiografías pueden mostrar si los huesos se están desarrollando normalmente para la edad del niño. Los niños que simplemente son bajos tienen un desarrollo óseo normal para su edad. Los niños que tienen deficiencia de la hormona del crecimiento presentan retraso del desarrollo óseo. El retraso en el desarrollo óseo también puede ocurrir en otros trastornos, tales como el hipotiroidismo y el retraso de la pubertad.

Es difícil para los médicos evaluar la producción de la hormona del crecimiento, porque la producción de esta hormona fluctúa a lo largo del día. Como resultado, no suele ser útil medir al azar los niveles de hormona de crecimiento. En lugar de ello, los médicos hacen pruebas para medir en la sangre los niveles de otras sustancias que son estimulados por la hormona del crecimiento. Estas sustancias incluyen el factor de crecimiento 1 similar a la insulina y el factor de crecimiento parecido a la insulina que fija la proteína 3. Sin embargo, estas sustancias se pueden ver afectadas por otras enfermedades, como el hipotiroidismo, la enfermedad celíaca y la desnutrición, por tanto el médico puede indicar pruebas para descartarlas.

Se realizan otras pruebas de laboratorio para buscar otras causas de la falta de crecimiento (como enfermedades del tiroides, de la sangre, del riñón, trastornos inflamatorios y trastornos del sistema inmune). Se pueden hacer pruebas genéticas si el médico sospecha que el niño tiene un síndrome específico (por ejemplo, síndrome de Turner).

Si las pruebas indican que el niño sufre un trastorno de la hipófisis, se pueden solicitar pruebas de diagnóstico por la imagen del encéfalo, como una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética nuclear (RMN) para buscar anomalías estructurales en la hipófisis y tumores.

Si los niños no tienen otra causa de la falta de crecimiento y los niveles de los hormonas de crecimiento son bajos, el médico generalmente hacer una prueba de estimulación. La prueba de estimulación implica la administración de fármacos que estimulan la producción de hormona de crecimiento, midiendo a continuación los niveles de la hormona del crecimiento durante varias horas.

Tratamiento

  • Sustitución de la hormona del crecimiento

  • A veces la sustitución de otras hormonas

Se administran al niño inyecciones de hormona del crecimiento sintética. Las hormonas se administran hasta que el niño alcanza una altura aceptable o hasta que el niño no crecen más de unos 2,5 centímetros (alrededor de 1 pulgada) en un año. Durante el primer año de tratamiento, los niños pueden crecer hasta 10 a 12 centímetros (4 a 5 pulgadas), pero las respuestas individuales pueden variar. Los niños no suelen tener efectos secundarios debido al tratamiento con hormona del crecimiento, aunque algunos niños experimentan hipertensión intracraneal idiopática (seudotumor cerebral), epífisiolisis de la cabeza femoral, y leve hinchazón de los miembros que por lo general se resuelve rápidamente (edemas periféricos).

La hormona del crecimiento también puede utilizarse para aumentar la talla en los niños que tienen baja estatura pero cuya hipófisis funciona normalmente; sin embargo, su uso en tales casos es controvertido. Algunos padres consideran que tener una talla baja es un trastorno, pero muchos médicos no están de acuerdo con el uso de la hormona del crecimiento en estos niños. Con independencia de la causa de la baja estatura, la hormona del crecimiento solo es efectiva si se administra antes de que los huesos dejen de crecer.

Si se identifica un tumor cerebral se puede extirpar quirúrgicamente, pero existe alto riesgo de hipopituitarismo porque la cirugía puede dañar la hipófisis. A los niños que tienen hipopituitarismo se les administran hormonas para reemplazar las hormonas ausentes (véase Tratamiento del hipopituitarismo).

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción a la parálisis cerebral
Video
Introducción a la parálisis cerebral
Modelos 3D
Ver todo
Fibrosis quística en los pulmones
Modelo 3D
Fibrosis quística en los pulmones

REDES SOCIALES

ARRIBA