Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Cobre

Por

Larry E. Johnson

, MD, PhD, University of Arkansas for Medical Sciences

Última revisión completa nov 2018
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

La mayor parte del cobre del organismo está localizada en el hígado, en los huesos y en los músculos, pero existen trazas de cobre en todos los tejidos del organismo. El hígado excreta el exceso de cobre en la bilis para su eliminación del organismo. Forma parte de muchas enzimas, incluidas las que son necesarias para las siguientes funciones:

  • Producción de energía

  • Formación de glóbulos rojos, de huesos o de tejido conjuntivo (el que une tejidos y órganos)

  • Acción antioxidante (protege a las células del daño producido por los radicales libres, que son subproductos de la actividad celular normal)

La deficiencia de cobre puede ser adquirida o heredada.

El exceso de cobre (toxicidad) también puede ser adquirido o heredado (como la enfermedad de Wilson).

(Véase también Introducción a los minerales.)

Carencia de cobre

La carencia de cobre es poco frecuente en las personas sanas. Ocurre principalmente en lactantes que presentan alguna de las características siguientes

  • Prematuros

  • Estén recuperándose de desnutrición grave

  • Sufren diarrea persistente

Algunos niños de sexo masculino heredan una anomalía genética que causa carencia de cobre. Este trastorno se denomina síndrome de Menkes.

En los adultos, la carencia de cobre puede estar causada por

  • Trastornos que alteran la absorción de nutrientes (trastornos de malabsorción, como la enfermedad celiaquía, la enfermedad de Crohn, la fibrosis quística o el esprúe tropical)

  • Cirugía para la pérdida de peso (cirugía bariátrica)

  • Consumir demasiado cinc, que limita la absorción de cobre

(Véase también Enfermedad de Wilson.)

Síntomas

Algunos síntomas de la carencia de cobre son fatiga, anemia y un descenso en el número de glóbulos blancos (leucocitos). A veces, aparece osteoporosis o daño neurológico, el cual provoca hormigueo y pérdida de sensibilidad en los pies y en las manos. Suele haber debilidad muscular. En ocasiones, existe confusión, irritabilidad y depresión leve. La coordinación se ve alterada.

El síndrome de Menkes provoca retraso mental grave, vómitos y diarrea. La piel carece de pigmento y el pelo es escaso, duro y rizado. Los huesos pueden estar debilitados y mal formados, y las arterias son frágiles y a veces se rompen.

Diagnóstico

  • Evaluación médica

  • Análisis de sangre

El diagnóstico de carencia del cobre se basa en los síntomas y en análisis de sangre que permiten detectar concentraciones bajas de cobre y de ceruloplasmina (una proteína portadora de cobre).

Cuanto más pronto se realice el diagnóstico de carencia de cobre y se indique el tratamiento, mejores son los resultados.

Tratamiento

  • Tratamiento de la causa

  • Suplemento de cobre o inyección

Se trata la causa y se administra un suplemento de cobre por vía oral.

Si el síndrome de Menkes lo presentan los bebés, el cobre se inyecta debajo de la piel (vía subcutánea). A pesar del tratamiento, los niños con síndrome de Menkes suelen morir antes de cumplir los 10 años.

Exceso de cobre

Consumir un exceso de cobre es poco frecuente. Se pueden ingerir cantidades pequeñas de cobre en exceso en las bebidas o en los alimentos ácidos que han estado en vasos, tubos o válvulas de cobre durante mucho tiempo.

Consumir cantidades incluso relativamente pequeñas de cobre causa náuseas, vómitos y diarrea. Si se ingieren grandes cantidades, por lo general, en los intentos de suicidio, se dañan los riñones, se inhibe la producción de orina, aparece anemia debido a la rotura de los glóbulos rojos (anemia hemolítica) e incluso puede producirse la muerte.

En contadas ocasiones, en los niños, se daña el hígado o aparece cirrosis. Es probable que sea el resultado de tomar leche hervida o almacenada en recipientes oxidados de cobre o de bronce.

Diagnóstico

  • Análisis de sangre o de orina

  • Una biopsia hepática

Se mide la concentración de cobre y de ceruloplasmina en sangre o en orina, aunque suele ser necesario extraer una biopsia del hígado para realizar el diagnóstico, a menos que se hayan ingerido grandes cantidades de cobre.

Tratamiento

  • Lavado gástrico

  • Dimercaprol inyectado en un músculo

  • Penicilamina

  • Hemodiálisis

En este caso, el estómago se bombea.

Si la toxicidad de cobre ha ocasionado trastornos, como la anemia, o ha dañado los riñones o el hígado, se inyecta dimercaprol en un músculo, o un medicamento que se una con el cobre, como la penicilamina, a fin de eliminar el exceso de cobre. Los niños con daño hepático reciben penicilamina.

La hemodiálisis (un procedimiento que filtra la sangre) puede ser eficaz, si se realiza de forma temprana.

En ocasiones, acaece la muerte a pesar del tratamiento.

Fármacos mencionados en este artículo

Nombre genérico Seleccionar nombres de marcas
BAL
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Revisión de la enfermedad de Wilson
Video
Revisión de la enfermedad de Wilson
Introducción a las vitaminas y los minerales
Video
Introducción a las vitaminas y los minerales
El cuerpo humano necesita varias vitaminas y minerales para desarrollarse. Muchos de estos...

REDES SOCIALES

ARRIBA