Manual Merck

Please confirm that you are a health care professional

honeypot link

Noticias selectas sobre la COVID-19

Página de inicio de recursos sobre la COVID-19 

 

El Manual recopila algunas de las noticias más importantes sobre la COVID-19 para ayudar a las personas a mantenerse actualizadas.

Artículos de noticias compilados por el Dr. Richard B. Lynn.

                                              


  31 de marzo de 2022

Cambios cerebrales causados por la COVID-19

Incluso los pacientes con COVID-19 leve suelen tener síntomas neurológicos como cefalea, pérdida del olfato y el gusto, y problemas de memoria. A veces, estos síntomas neurológicos persisten. Se desconoce si la COVID-19 leve puede causar cambios en el cerebro que se pueden detectar con estudios por imágenes. Un estudio del Reino Unido incluyó a 785 participantes (de 51 a 81 años) que se sometieron a 2 exploraciones cerebrales, incluidos 401 casos positivos para infección por SARS-CoV-2 entre sus dos exploraciones. Un promedio de 38 meses separó las 2 exploraciones y, en promedio, 141 días, separaron el diagnóstico de COVID-19 y la segunda exploración. Estos pacientes se compararon con 384 controles que se sometieron a una segunda exploración, pero que no tuvieron infección por COVID-19. Este grupo de control se emparejó con el grupo infectado por edad, sexo, etnia y tiempo transcurrido entre las dos exploraciones. Las exploraciones cerebrales del grupo con COVID-19 fueron significativamente diferentes de las del grupo de control, con los siguientes cambios:

  • mayor reducción del grosor de la sustancia gris y contraste tisular en la corteza orbitofrontal y la circunvolución parahipocampal;
  • mayores cambios en los marcadores de daño tisular en regiones funcionalmente conectadas a la corteza olfativa primaria;
  • mayor reducción del tamaño cerebral global.

Los participantes infectados también mostraron, en promedio, mayor deterioro cognitivo (evaluado con pruebas cognitivas) entre los dos puntos temporales.

Estos efectos longitudinales cognitivos y en las imágenes se siguieron observando incluso después de excluir los 15 casos que habían sido hospitalizados. Estos resultados en los estudios por imágenes cerebrales principalmente límbicas pueden ser los rasgos distintivos in vivo de una propagación degenerativa de la enfermedad a través de vías olfativas, de eventos neuroinflamatorios o de la pérdida de estímulos sensoriales debido a la anosmia. Queda por determinar si este impacto nocivo puede revertirse parcialmente o si estos efectos persistirán a largo plazo.

Enlace: SARS-CoV-2 is associated with changes in brain structure in UK Biobank | Nature

                                                                                                                   


  15 de marzo de 2022

Eficacia de la vacuna contra la COVID-19 frente a la variante ómicron

La eficacia de la vacuna contra la COVID-19 sintomática causada por las variantes ómicron y delta después de la inmunización primaria y después de una dosis de refuerzo se estudió en Inglaterra y se publicó en The New England Journal of Medicine el 2 de marzo de 2022. En el estudio se incluyó a 886 774 personas sintomáticas infectadas por la variante ómicron, 204 154 personas sintomáticas infectadas por la variante delta y 1 572 621 personas que tenían síntomas elegibles pero dieron negativo para COVID-19. Todas las pruebas fueron pruebas de PCR para la infección por SARS-CoV-2. Los resultados mostraron que para todas las combinaciones de vacunas primarias y de refuerzo, la efectividad de la vacuna contra la enfermedad sintomática fue mayor para la variante delta que para la variante ómicron. Los resultados para la prevención de la enfermedad sintomática causada por la variante ómicron son los siguientes:

  • Dos dosis de BNT162b2 (Comirnaty, Pfizer–BioNTech) fueron efectivas en un 65,5 % a las 2 a 4 semanas, disminuyendo al 8,8 % después de 25 semanas o más. Después de un refuerzo con BNT162b2, la efectividad aumentó al 67,2 % entre 2 y 4 semanas después del refuerzo y luego disminuyó al 45,7 % a las 10 semanas o más. Después de un refuerzo con mRNA-1273, la efectividad de la vacuna aumentó al 73,9 % a las 2 a 4 semanas y luego disminuyó al 64,4 % a las 5 a 9 semanas.
  • Dos dosis de mRNA-1273 (Spikevax, Moderna) fueron efectivas en un 75,1 % a las 2 a 4 semanas, con disminución al 14,9 % después de 25 semanas o más. Después de un refuerzo con mRNA-1273, la efectividad aumentó al 66,3 % a las 2 a 4 semanas. Después de un refuerzo con BNT162b2, la eficacia aumentó al 64,9 % a las 2 a 4 semanas.
  • Dos dosis de ChAdOx1 nCoV-19 (Vaxzevria, AstraZeneca) no mostraron casi ningún efecto protector después de 20 semanas. Después de un refuerzo con BNT162b2, la eficacia aumentó al 62,4 % a las 2 a 4 semanas y luego disminuyó al 39,6 % a las 10 semanas o más. Después de un refuerzo con mRNA-1273, la efectividad de la vacuna aumentó al 70,1 % a las 2 a 4 semanas y luego disminuyó al 60,9 % a las 5 a 9 semanas.

Los autores concluyeron que las dosis de refuerzo dieron lugar a un aumento sustancial de la protección contra la infección leve; sin embargo, también se observó una disminución de la protección contra la enfermedad sintomática después de las dosis de refuerzo.

Enlace: Covid-19 Vaccine Effectiveness against the Omicron (B.1.1.529) Variant | NEJM

                                                                         


  2 de marzo de 2022

COVID-19 y complicaciones obstétricas maternas

Para evaluar el riesgo de complicaciones obstétricas maternas graves en mujeres con infección por COVID-19, los investigadores llevaron a cabo un estudio de cohorte, retrospectivo, de gran tamaño en el que participaron 14 104 pacientes embarazadas y posparto. En el estudio se inscribió a mujeres que habían dado a luz entre el 1 de marzo de 2020 y el 31 de diciembre de 2020 (con seguimiento final continuado hasta el 11 de febrero de 2021) en 17 hospitales de EE. UU. Se incluyó a todas las pacientes que dieron positivo para SARS-CoV-2 en una prueba de ácido nucleico o antígeno (n = 2352) y se compararon con las pacientes sin un resultado positivo en la prueba de SARS-CoV-2 (n = 11 752). Los resultados del estudio se publicaron en la edición del 22 de febrero de 2022 de JAMA. El criterio de valoración principal del estudio fue una combinación de muerte materna o morbilidad grave relacionada con trastornos hipertensivos del embarazo, hemorragia posparto o infección distinta del SARS-CoV-2. Este criterio de valoración principal fue significativamente más probable en pacientes con infección por SARS-CoV-2 que en aquellas sin esta infección (13,4 % frente a 9,2 %). Las 5 muertes maternas fueron en el grupo positivo para SARS-CoV-2. Las pacientes con COVID-19 de gravedad moderada o mayor (n = 586) tenían significativamente más probabilidades de sufrir muerte materna o morbilidad grave en comparación con las que no presentaban infección por SARS-CoV-2 (26,1 % frente al 9,2 %). Sin embargo, en las pacientes con infección leve o asintomática (n = 1766), el criterio de valoración principal compuesto no fue más probable que en las pacientes sin infección por SARS-CoV-2 (9,2 % frente a 9,2 %). Los autores concluyeron que, entre las mujeres embarazadas y posparto en 17 hospitales estadounidenses, la infección por SARS-CoV-2 se asoció a un mayor riesgo de mortalidad materna o morbilidad grave debido a complicaciones obstétricas.

Enlace: Association of SARS-CoV-2 Infection With Serious Maternal Morbidity and Mortality From Obstetric Complications | Infectious Diseases | JAMA | JAMA Network

                                 


  14 de febrero de 2022

Vitamina D y gravedad de la infección en la COVID-19

Un estudio retrospectivo publicado el 3 de febrero de 2022 en PLOS ONE examinó a todos los pacientes ingresados en un centro médico en Israel entre el 7 de abril de 2020 y el 4 de febrero de 2021 que tuvieron pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) positivas para SARS-CoV-2 (COVID-19). De los 1176 pacientes con una prueba de PCR positiva, 253 tenían un nivel previo de 25-hidroxivitamina D (25(OH)D) medido de 14 a 730 días antes de la prueba de PCR positiva. Un nivel más bajo de vitamina D, definido como < 20 ng/ml, fue más frecuente en los pacientes con enfermedad grave o crítica (87,4 %) que en los pacientes con enfermedad leve o moderada (34,3 %; p < 0,001). Los pacientes con deficiencia de vitamina D (< 20 ng/ml) tenían 14 veces más probabilidades de presentar enfermedad grave o crítica que los pacientes con 25(OH)D ≥ 40 ng/ml (razón de probabilidades [RP], 14; intervalo de confianza [IC] del 95 %, 4 a 51; p < 0,001). La deficiencia de vitamina D antes de la infección se asoció con un aumento de la gravedad de la enfermedad y la mortalidad debido a la COVID-19. Los autores sugirieron continuar el estudio para determinar si la suplementación con vitamina D para las personas con deficiencia de vitamina D de la comunidad afectará la gravedad de los futuros episodios de COVID-19.

Enlace: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0263069


  2 de febrero de 2022

Los factores iniciales anticipan las secuelas posteriores al período agudo de la COVID-19

Las secuelas post-período agudo de la COVID-19 ((Post-acute·sequelae·of·COVID-19,·PASC; también conocidas como COVID larga o COVID prolongada) describen síntomas a largo plazo experimentados de semanas a meses después de la infección primaria por SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19. La PASC es un problema frecuente y representa una crisis global emergente. Sin embargo, no se comprenden bien los factores de riesgo de la PASC y sus asociaciones biológicas. Un estudio publicado en la revista Cell en enero de 2022 informó sobre una investigación longitudinal de 309 pacientes con COVID-19 desde el momento del diagnóstico inicial (T1), durante la enfermedad aguda (T2), hasta la convalecencia (T3) de 2 a 3 meses después del comienzo de los síntomas iniciales. En T3, los síntomas incluyeron fatiga (52 % de los participantes), tos (25 %) y anosmia/disgeusia (18 %).

El estudio integró datos clínicos con síntomas informados por los pacientes e identificó 4 factores de riesgo que anticipan la PASC en el momento del diagnóstico inicial de COVID-19:

  • Diabetes tipo 2
  • ARN de SARS-CoV-2 en sangre
  • Viremia por reactivación del virus de Epstein-Barr
  • Autoanticuerpos específicos

Los diferentes patrones de estos factores de riesgo y autoanticuerpos se correlacionaron con diferentes síntomas de la PASC. La mayoría de los factores de la PASC son detectables en el momento del diagnóstico de la COVID-19, lo que enfatiza la importancia de asegurarse de identificarlos de forma temprana. Se necesitarán estudios futuros con un mayor número de pacientes durante más tiempo para conocer el valor predictivo de estos factores de riesgo.

Enlace: https://www.cell.com/cell/fulltext/S0092-8674(22)00072-1#relatedArticles

                              


  20 de enero de 2022

Síndrome inflamatorio multisistémico en niños (Multisystem inflammatory syndrome in children, MIS-C)

El síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C) es una complicación infrecuente pero importante de la COVID-19. Aunque la mayoría de los niños con COVID-19 tienen síntomas leves o ninguno, algunos niños pueden tener enfermedad grave. El aumento actual de la cantidad de niños con COVID-19 ingresados en hospitales de los EE. UU. realza aún más la importancia de la MIS-C. Los CDC establecieron una plataforma nacional de informe para recopilar datos epidemiológicos y clínicos de pacientes con sospecha de MIS-C. Se publicó un análisis de esta base de datos en abril de 2021 en JAMA Pediatrics.

El análisis incluyó a 1733 pacientes con MIS-C. Los hallazgos de importancia fueron que el 57,6 % eran varones y el 71,3 % eran hispanos o negros. Más de la mitad informó síntomas gastrointestinales, erupción cutánea o hiperemia conjuntival. Los principales hallazgos clínicos fueron hipotensión o shock (54 %), disfunción cardíaca (31 %), derrame pericárdico (23,4 %), miocarditis (17,3 %) y dilatación o aneurismas de las arterias coronarias (16,5 %). En general, el 58,2 % fue ingresado en la unidad de cuidados intensivos y 24 pacientes murieron. Es de destacar que los pacientes de 18 a 20 años tenían más probabilidades de padecer miocarditis (30,9 %), neumonía (36,4 %) y síndrome de dificultad respiratoria aguda (18,2 %). Los 2 primeros picos del MIS-C se presentaron entre 2 y 5 semanas después de los picos de COVID-19. Este hallazgo sugiere que el MIS-C se debe a una respuesta inmunológica tardía a la infección por SARS-CoV-2.

Enlace: https://jamanetwork.com/journals/jamapediatrics/fullarticle/2778429

                              


  4 de enero de 2022

Gravedad de ómicron en el Reino Unido

Un informe de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA) sobre las variantes de COVID-19 publicado el 31 de diciembre de 2021 proporcionó información sobre la gravedad de los casos de ómicron en comparación con los casos de delta. El análisis incluyó 528 176 casos de ómicron y 573 012 casos de delta ocurridos entre el 22 de noviembre y el 26 de diciembre de 2021. El análisis incluyó casos de COVID-19 con variantes secuenciadas o genotipadas o basados en la negatividad/positividad del gen S que acudieron a la sala de urgencias o fueron hospitalizados en los 14 días posteriores a la fecha de la toma de la muestra (datos al 29 de diciembre de 2021). El riesgo de tener que acudir a la sala de urgencias o de hospitalización con ómicron fue de aproximadamente la mitad del de delta. El riesgo de hospitalización por sí sola con ómicron fue de un tercio del de delta. Estos datos preliminares pueden verse afectados por retrasos en la notificación de las hospitalizaciones. En general, los datos sugieren que la infección por ómicron causa una enfermedad menos grave que la infección por delta en el paciente individual. El informe destaca que posiblemente esto no resulte en una menor carga para los hospitales dada la mayor tasa de transmisión con ómicron.

El análisis evaluó los posibles factores de riesgo para la hospitalización, incluido el estado de vacunación. Los investigadores hallaron que el riesgo de hospitalización por casos de ómicron era un 65 % menor en los pacientes que habían recibido 2 dosis de una vacuna y un 81 % menor en los que habían recibido 3 dosis de vacuna en comparación con los que no estaban vacunados (incluidos los que tenían 28 días desde la primera dosis de una vacuna).

Enlace: https://assets.publishing.service.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/1044481/Technical-Briefing-31-Dec-2021-Omicron_severity_update.pdf

                                


  7 de diciembre de 2021

La variante ómicron tiene una mutación de inserción distintiva

Se sabe que siete coronavirus causan enfermedad en seres humanos. Cuatro son coronavirus estacionales que causan con mayor frecuencia síntomas de resfriado común. Tres causan infecciones respiratorias mucho más graves, y a veces mortales (SARS, MERS, COVID-19).

La variante ómicron del SARS-CoV-2 (el virus que causa la COVID-19) tiene 37 mutaciones en la proteína de la espícula, incluidas 30 mutaciones de sustitución, 6 mutaciones de deleción y una mutación de inserción (ins214EPE). Investigadores de Nference, una empresa con sede en Cambridge, Massachusetts, han buscado en la base de datos GISAID, que incluye información sobre los 5,4 millones de genomas de SARS-CoV-2 que cubren 1523 linajes del virus. Sus resultados se han publicado en el sitio web de OSFPREPRINT.

Los investigadores hallaron que las mutaciones de sustitución y deleción han aparecido en linajes anteriores de SARS-CoV-2. Sin embargo, la mutación de inserción en la variante ómicron (ins214EPE) no se ha observado en ningún linaje de SARS-CoV-2 además de ómicron. Es importante destacar que esta mutación de inserción se ha observado en un coronavirus estacional (HCoV-229E). Los autores postulan que esta mutación en ómicron puede haber surgido en un paciente coinfectado tanto con el virus SARS-CoV-2 como con HCoV-229E.

Enlace: https://osf.io/f7txy/

                             


  10 de noviembre de 2021

Vacuna BNT162b2 contra la COVID-19 en niños de 5 a 11 años de edad

Los datos del estudio clínico sobre la vacuna (de ARNm) de Pfizer-BioNTech contra la COVID-19 en niños de 5 a 11 años de edad se publicaron en el New England Journal of Medicine el 9 de noviembre de 2021. En junio de 2021, se evaluaron un total de 2316 niños de 5 a 11 años de edad para su inclusión, y se aleatorizaron 2285 en 81 centros de los Estados Unidos, España, Finlandia y Polonia. Se asignó aleatoriamente a 1517 niños a recibir la vacuna de Pfizer y a 751 a recibir placebo.

Las reacciones adversas fueron generalmente de leves a moderadas, con una duración de 1 a 2 días. El dolor en el lugar de la inyección fue la reacción local más frecuente, que se produjo en aproximadamente el 74 % de los receptores de la vacuna. La fatiga y la cefalea fueron las reacciones sistémicas informadas con más frecuencia. La frecuencia de la fatiga y la cefalea fue similar después de la primera dosis entre los receptores de la vacuna y los que recibieron placebo. Después de la segunda dosis, la fatiga y la cefalea fueron más frecuentes entre los receptores de la vacuna que entre los que recibieron placebo.

El 99,2 % de los participantes alcanzó una respuesta inmunológica significativa 1 mes después de la segunda dosis (la misma tasa de respuesta inmunológica que en los receptores de la vacuna de 16 a 25 años de edad). Hubo 3 casos de COVID-19 (con inicio 7 días o más después de la segunda dosis) entre los receptores de la vacuna y 16 entre los receptores de placebo; la eficacia observada de la vacuna fue del 90,7 % (IC del 95 %: 67,7 a 98,3). No se informaron casos de COVID-19 grave ni síndrome inflamatorio multisistémico.

Enlace: Evaluation of the BNT162b2 Covid-19 Vaccine in Children 5 to 11 Years of Age | NEJM

                                                          


  28 de octubre de 2021

Miocarditis después de la vacuna de ARNm BNT162b2 contra la COVID-19 en Israel

El 6 de octubre de 2021, se publicaron datos israelíes sobre miocarditis tras la vacunación contra la COVID-19 en el New England Journal of Medicine. El estudio revisó retrospectivamente los datos obtenidos del 20 de diciembre de 2020 al 31 de mayo de 2021, en relación con todos los casos de miocarditis informados al sistema de vigilancia activa del Ministerio de Salud israelí. Para el 31 de mayo de 2021, aproximadamente 5,1 millones de israelíes (de 9,3 millones de residentes israelíes) habían recibido dos dosis de la vacuna de ARNm BNT162b2 contra la COVID-19.

Se informaron 283 casos de miocarditis. Estos casos incluyeron 142 entre personas vacunadas dentro de los 21 días posteriores a la primera dosis o 30 días después de la segunda dosis, 40 entre personas vacunadas pero alejadas de la fecha de vacunación y 101 entre personas no vacunadas. De los 142 casos que se produjeron después de la vacunación, la presentación clínica se consideró leve en el 95 %; un caso fulminante fue mortal. De 136 personas con miocarditis confirmada o probable, 19 se presentaron después de la primera dosis de la vacuna y 117 después de la segunda dosis.

La comparación de la incidencia de miocarditis entre personas vacunadas y no vacunadas fue de 2,35 (IC del 95 %: de 1,10 a 5,02). Este resultado se debió principalmente a los hallazgos en los hombres de los grupos de edad más jóvenes. El cociente de tasas fue más elevado en los receptores varones entre las edades de 16 y 19 años (8,96; IC del 95 %: de 4,50 a 17,83), con una proporción de 1 en 6637.

En comparación con la incidencia esperada basada en datos históricos, el cociente de incidencia estandarizado fue de 5,34 (IC del 95 %: de 4,48 a 6,40) y fue más alto después de la segunda dosis en receptores varones de entre 16 y 19 años de edad (13,60; IC del 95 %: de 9,30 a 19,20).

Los autores concluyeron que la incidencia de miocarditis fue baja, pero aumentó especialmente después de recibir la segunda dosis de la vacuna de Pfizer entre los receptores varones jóvenes. La presentación clínica de la miocarditis después de la vacunación fue normalmente leve.

Enlace: Myocarditis after BNT162b2 mRNA Vaccine against Covid-19 in Israel | NEJM

                             


  13 de octubre de 2021

Síntomas residuales siete meses después de la COVID-19 en personas tratadas como pacientes ambulatorios

Personas sintomáticas que dieron positivo para COVID-19 en los Hospitales Universitarios de Ginebra, Suiza, del 18 de marzo al 15 de mayo de 2020, fueron contactadas nuevamente a los 30 a 45 días y a los 7 a 9 meses luego del diagnóstico y se les preguntó acerca de los síntomas compatibles con COVID-19. Este estudio se publicó en Annals of Internal Medicine en septiembre de 2021. El seguimiento a los 7 a 9 meses después del diagnóstico de COVID-19 fue completado por 410 pacientes, de los cuales el 39,0 % informó síntomas residuales. El síntoma informado con mayor frecuencia fue fatiga (20,7 %), seguido de pérdida del gusto u olfato (16,8 %), falta de aliento (11,7 %) y cefalea (10,0 %). Los autores concluyeron que aproximadamente un tercio de las personas con COVID-19 aguda de leve a moderada en un entorno ambulatorio tienen síntomas a largo plazo a los 7 a 9 meses.

Enlace: https://www.acpjournals.org/doi/10.7326/M21-0878

                            


  27 de septiembre de 2021

Eficacia del refuerzo con la vacuna de ARNm BNT162b2 en Israel

La reciente aprobación en los EE. UU. de una tercera dosis (de refuerzo) de la vacuna de ARN mensajero BNT162b2 (Pfizer–BioNTech) se basó, en parte, en la experiencia en Israel. En Israel, la administración de una tercera dosis (de refuerzo) de la vacuna de Pfizer fue aprobada el 30 de julio de 2021, para personas de 60 años de edad o más que habían recibido una segunda dosis de la vacuna al menos 5 meses antes. En un estudio publicado en el New England Journal of Medicine el 15 de septiembre de 2021, se informó sobre datos recopilados del 30 de julio al 31 de agosto de 2021, acerca de 1 137 804 residentes israelíes que tenían 60 años de edad o más y habían sido vacunados con el esquema completo (habían recibido dos dosis de la vacuna de Pfizer) al menos 5 meses antes. Se compararon la tasa de COVID-19 confirmada y la tasa de enfermedad grave entre los que habían recibido una inyección de refuerzo al menos 12 días antes y los que no habían recibido una inyección de refuerzo. Los resultados mostraron que al menos 12 días después de la dosis de refuerzo, la tasa de infección confirmada fue menor en el grupo con refuerzo que en el grupo sin refuerzo con un factor de 11,3, y la tasa de enfermedad grave fue menor con un factor de 19,5. El estudio concluyó que las tasas de COVID-19 confirmada y de enfermedad grave fueron sustancialmente menores entre los que recibieron una (tercera) dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer.

Enlace: Protection of BNT162b2 Vaccine Booster against Covid-19 in Israel | NEJM

  
 

Página de inicio de recursos sobre la COVID-19


8 de abril de 2020

En una investigación, se observaron resultados prometedores de una posible vacuna contra la COVID-19

Noticias interesantes de una historia publicada en ScienceDaily

 

Científicos de la Facultad de Medicina de University of Pittsburgh anunciaron una posible vacuna contra la COVID-19. Cuando se probó en ratones, la vacuna produjo anticuerpos específicos contra el SARS-CoV-2 en cantidades suficientes para neutralizar el virus. El artículo en el que se detalla la investigación apareció el 2 de abril de 2020 en EBioMedicine, que es publicado por Lancet. Según trabajos preliminares llevados a cabo durante las epidemias de coronavirus anteriores, la vacuna actúa a nivel de las proteínas de las espículas del coronavirus. La vacuna se produce utilizando porciones de proteína vírica fabricadas en laboratorio con el fin de generar inmunidad. Es la misma forma en que funcionan las vacunas antigripales actuales. Los investigadores utilizan un enfoque novedoso para administrar el fármaco, llamado matriz de microagujas, para aumentar la potencia. El coautor principal del estudio señaló que “las pruebas en pacientes necesitarían normalmente al menos un año y probablemente más tiempo”.

Enlace al estudio: https://www.thelancet.com/journals/ebiom/article/PIIS2352-3964(20)30118-3/fulltext#coronavirus-linkback-header

Enlace al artículo de la noticia: https://www.sciencedaily.com/releases/2020/04/200402144508.htm

                                                              

  19 de mayo de 2020

 COVID-19: explicación de la transmisión

En una publicación reciente en un blog, “Los riesgos: conózcalos, evítelos”, Erin S. Bromage, Ph.D., profesor asociado de Biología en la University of Massachusetts Dartmouth, explica los aspectos científicos de una dosis contagiosa, dónde y cómo se disemina el virus, y qué entornos son los más riesgosos.  El Dr. Bromage realiza un excelente trabajo de traducción de datos y hallazgos a un lenguaje más sencillo que quienes no son científicos pueden entender más fácilmente. Es de esperar que, una mejor comprensión de cómo se propaga el virus que causa la COVID-19, ayude a las personas a tomar decisiones sobre cómo evitar infectarse por el virus.

Enlace a la publicación del blog: https://www.erinbromage.com/post/the-risks-know-them-avoid-them


8 de abril de 2020

En una investigación, se observaron resultados prometedores de una posible vacuna contra la COVID-19

Noticias interesantes de una historia publicada en ScienceDaily

 

Científicos de la Facultad de Medicina de University of Pittsburgh anunciaron una posible vacuna contra la COVID-19. Cuando se probó en ratones, la vacuna produjo anticuerpos específicos contra el SARS-CoV-2 en cantidades suficientes para neutralizar el virus. El artículo en el que se detalla la investigación apareció el 2 de abril de 2020 en EBioMedicine, que es publicado por Lancet. Según trabajos preliminares llevados a cabo durante las epidemias de coronavirus anteriores, la vacuna actúa a nivel de las proteínas de las espículas del coronavirus. La vacuna se produce utilizando porciones de proteína vírica fabricadas en laboratorio con el fin de generar inmunidad. Es la misma forma en que funcionan las vacunas antigripales actuales. Los investigadores utilizan un enfoque novedoso para administrar el fármaco, llamado matriz de microagujas, para aumentar la potencia. El coautor principal del estudio señaló que “las pruebas en pacientes necesitarían normalmente al menos un año y probablemente más tiempo”.

Enlace al estudio: https://www.thelancet.com/journals/ebiom/article/PIIS2352-3964(20)30118-3/fulltext#coronavirus-linkback-header

Enlace al artículo de la noticia: https://www.sciencedaily.com/releases/2020/04/200402144508.htm



 

10 de abril de 2020

 ¿Pueden las aplicaciones de los teléfonos inteligentes ayudar a vencer las pandemias?

 El 9 de abril de 2020, el Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH), publicó un artículo interesante. En el blog de los NIH, su director habla sobre el uso de teléfonos inteligentes para el rastreo y la notificación de contactos en la lucha contra la pandemia de COVID-19. Los métodos tradicionales en los que participan equipos de trabajadores de la salud pública que hablan con personas por teléfono o en reuniones presenciales consumen mucho tiempo. La pérdida de tiempo permite que la infección se propague más ampliamente porque hay un retraso para encontrar y notificar a las personas expuestas al virus. Al aprovechar la tecnología Bluetooth inalámbrica de los teléfonos inteligentes, el rastreo digital puede mejorar las probabilidades de mantener la COVID-19 bajo control. En China, la investigación mostró una correlación entre el uso de aplicaciones de rastreo de contactos y lo que parece ser la supresión sostenida de la infección por el virus que causa la COVID-19. El Dr. Collins menciona los principales problemas éticos, legales y sociales.

Enlace a la publicación del blog: https://directorsblog.nih.gov/author/collinsfs/


 

  29 de mayo de 2020

 Ausencia de beneficio de la hidroxicloroquina o cloroquina sola o con macrólidos en un estudio multinacional retrospectivo de gran tamaño de bases de datos

En la revista Lancet del 22 de mayo de 2020, se publicó un estudio multinacional de gran tamaño en el que se analizaron los resultados hospitalarios de los pacientes con COVID-19 tratados con cloroquina o hidroxicloroquina sola o en combinación con macrólidos. Se analizó un registro multinacional que comprende datos de 671 hospitales en seis continentes. Los datos incluyeron pacientes hospitalizados entre el 20 de diciembre de 2019 y el 14 de abril de 2020, con un resultado positivo en la prueba de SARS-CoV-2. El registro generó datos de 96 032 pacientes para inclusión en el estudio; 14 888 pacientes recibieron uno de los tratamientos de interés en las 48 horas siguientes al diagnóstico y 81 114 pacientes estaban en el grupo de control y no recibieron cloroquina ni hidroxicloroquina sola o en combinación con macrólidos. Los resultados no arrojaron datos que confirmaran el beneficio de la hidroxicloroquina o la cloroquina cuando se usaban solas o con un macrólido en términos de resultados intrahospitalarios para la COVID-19. El estudio mostró que cada uno de estos regímenes de fármacos se asoció con reducción de la supervivencia intrahospitalaria y aumento de la frecuencia de arritmias ventriculares en comparación con el grupo de control. Debido al diseño observacional retrospectivo del estudio, no se puede excluir la presencia de posibles factores de confusión no medidos. Una de estas posibilidades es que los médicos hayan tratado con los fármacos a los pacientes más enfermos. Los autores concluyeron que “se requerirán ensayos clínicos aleatorizados antes de que se pueda alcanzar alguna conclusión en relación con el beneficio o el perjuicio de estos agentes en los pacientes con COVID-19”. Los autores también afirmaron que “estos hallazgos sugieren que estos regímenes de fármacos no deben utilizarse fuera de ensayos clínicos”.

Enlace al estudio: https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(20)31180-6/fulltext?rss=yes

  23 de abril de 2020

 Plan de acción nacional propuesto para las pruebas de COVID-19

La Rockefeller Foundation ha proporcionado un plan integral (con fecha del 21/4/2020, véase el enlace a continuación) para reabrir los lugares de trabajo y las comunidades. El plan se basa en la realización de pruebas de COVID-19 y en hacer un seguimiento riguroso de los resultados positivos de las pruebas. El objetivo del plan es construir un programa nacional de pruebas de COVID-19, dirigido por los estados, que respalde la reapertura de la economía a través de los objetivos de supervisión de la fuerza laboral, detección temprana de brotes recurrentes y realización de pruebas diagnósticas y en el hogar. El plan tiene 3 componentes principales:

  • Aumentar drásticamente la cantidad de pruebas de COVID-19 realizadas del actual millón de pruebas por semana a 3 millones por semana en las próximas 8 semanas, y luego a 30 millones de pruebas por semana en los siguientes 6 meses. Esto requerirá invertir y reforzar la capacidad de pruebas a nivel nacional, en las universidades y en miles de pequeños laboratorios locales de todo el país.
  • Capacitar y lanzar un ejército de trabajadores sanitarios para realizar las pruebas y hacer un seguimiento de los contactos de las personas a las que la prueba les dé positivo. Sugieren que esto se organice en torno a los departamentos de salud pública de los estados. Proponen contratar a entre 100 000 y 300 000 trabajadores que tendrán que estar respaldados por redes informáticas vinculadas a muchos registros médicos electrónicos.
  • Integrar y ampliar plataformas de datos federales, estatales y privadas para facilitar los análisis en tiempo real y el rastreo de la enfermedad. Esto identificará los brotes recurrentes de COVID-19 y el aumento directo de los volúmenes de pruebas y el seguimiento.

Esta proposición legislativa proporcionada por la Rockefeller Foundation tiene muchas ideas buenas y es de lectura imprescindible. El plan masivo requerirá la integración de muchas plataformas de datos computarizadas dispersas. Todo esto tendrá que lograr un equilibrio entre el respeto de la privacidad y la necesidad de control de la infección.

Enlace al plan: https://www.rockefellerfoundation.org/wp-content/uploads/2020/04/TheRockefellerFoundation_WhitePaper_Covid19_4_21_2020.pdf


 

10 de abril de 2020

 ¿Pueden las aplicaciones de los teléfonos inteligentes ayudar a vencer las pandemias?

 El 9 de abril de 2020, el Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH), publicó un artículo interesante. En el blog de los NIH, su director habla sobre el uso de teléfonos inteligentes para el rastreo y la notificación de contactos en la lucha contra la pandemia de COVID-19. Los métodos tradicionales en los que participan equipos de trabajadores de la salud pública que hablan con personas por teléfono o en reuniones presenciales consumen mucho tiempo. La pérdida de tiempo permite que la infección se propague más ampliamente porque hay un retraso para encontrar y notificar a las personas expuestas al virus. Al aprovechar la tecnología Bluetooth inalámbrica de los teléfonos inteligentes, el rastreo digital puede mejorar las probabilidades de mantener la COVID-19 bajo control. En China, la investigación mostró una correlación entre el uso de aplicaciones de rastreo de contactos y lo que parece ser la supresión sostenida de la infección por el virus que causa la COVID-19. El Dr. Collins menciona los principales problemas éticos, legales y sociales.

Enlace a la publicación del blog: https://directorsblog.nih.gov/author/collinsfs/


 

10 de abril de 2020

 ¿Pueden las aplicaciones de los teléfonos inteligentes ayudar a vencer las pandemias?

 El 9 de abril de 2020, el Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH), publicó un artículo interesante. En el blog de los NIH, su director habla sobre el uso de teléfonos inteligentes para el rastreo y la notificación de contactos en la lucha contra la pandemia de COVID-19. Los métodos tradicionales en los que participan equipos de trabajadores de la salud pública que hablan con personas por teléfono o en reuniones presenciales consumen mucho tiempo. La pérdida de tiempo permite que la infección se propague más ampliamente porque hay un retraso para encontrar y notificar a las personas expuestas al virus. Al aprovechar la tecnología Bluetooth inalámbrica de los teléfonos inteligentes, el rastreo digital puede mejorar las probabilidades de mantener la COVID-19 bajo control. En China, la investigación mostró una correlación entre el uso de aplicaciones de rastreo de contactos y lo que parece ser la supresión sostenida de la infección por el virus que causa la COVID-19. El Dr. Collins menciona los principales problemas éticos, legales y sociales.

Enlace a la publicación del blog: https://directorsblog.nih.gov/author/collinsfs/


 

10 de abril de 2020

 ¿Pueden las aplicaciones de los teléfonos inteligentes ayudar a vencer las pandemias?

 El 9 de abril de 2020, el Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH), publicó un artículo interesante. En el blog de los NIH, su director habla sobre el uso de teléfonos inteligentes para el rastreo y la notificación de contactos en la lucha contra la pandemia de COVID-19. Los métodos tradicionales en los que participan equipos de trabajadores de la salud pública que hablan con personas por teléfono o en reuniones presenciales consumen mucho tiempo. La pérdida de tiempo permite que la infección se propague más ampliamente porque hay un retraso para encontrar y notificar a las personas expuestas al virus. Al aprovechar la tecnología Bluetooth inalámbrica de los teléfonos inteligentes, el rastreo digital puede mejorar las probabilidades de mantener la COVID-19 bajo control. En China, la investigación mostró una correlación entre el uso de aplicaciones de rastreo de contactos y lo que parece ser la supresión sostenida de la infección por el virus que causa la COVID-19. El Dr. Collins menciona los principales problemas éticos, legales y sociales.

Enlace a la publicación del blog: https://directorsblog.nih.gov/author/collinsfs/


 

10 de abril de 2020

 ¿Pueden las aplicaciones de los teléfonos inteligentes ayudar a vencer las pandemias?

 El 9 de abril de 2020, el Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH), publicó un artículo interesante. En el blog de los NIH, su director habla sobre el uso de teléfonos inteligentes para el rastreo y la notificación de contactos en la lucha contra la pandemia de COVID-19. Los métodos tradicionales en los que participan equipos de trabajadores de la salud pública que hablan con personas por teléfono o en reuniones presenciales consumen mucho tiempo. La pérdida de tiempo permite que la infección se propague más ampliamente porque hay un retraso para encontrar y notificar a las personas expuestas al virus. Al aprovechar la tecnología Bluetooth inalámbrica de los teléfonos inteligentes, el rastreo digital puede mejorar las probabilidades de mantener la COVID-19 bajo control. En China, la investigación mostró una correlación entre el uso de aplicaciones de rastreo de contactos y lo que parece ser la supresión sostenida de la infección por el virus que causa la COVID-19. El Dr. Collins menciona los principales problemas éticos, legales y sociales.

Enlace a la publicación del blog: https://directorsblog.nih.gov/author/collinsfs/



  21 de abril de 2020

 Faltan contabilizar 28 000 muertes: seguimiento de las pérdidas reales producidas por la crisis del coronavirus

Jin Wu y Allison McCann presentaron, en el New York Times el 21 de abril de 2020, una revisión de los datos de mortalidad de 11 países en la que se muestra que, en esos países, murieron muchas más personas que en años anteriores. Estimaron el exceso de mortalidad para cada país comparando la cantidad de personas que murieron por todas las causas este año con la media histórica durante el mismo período. El hallazgo fue que han muerto al menos 28 000 personas más durante la pandemia del coronavirus en el último mes que lo registrado en el informe oficial de los recuentos de muerte por COVID-19. Dado que la mayoría de los países informan solo las muertes por COVID-19 que ocurren en los hospitales, hay muchas muertes por COVID-19 que no se informan. Las 28 000 muertes en exceso que se hallaron en este estudio incluyen muertes por COVID-19 así como por otras causas, que probablemente incluyan personas con otros trastornos que no fueron tratadas debido a que los hospitales estaban colmados. Este artículo sugiere que la cantidad global de muertes por COVID-19 será mucho mayor que la que figura en los informes de muertes por COVID-19 confirmada mediante pruebas. Para ver una excelente presentación gráfica de estas tendencias en cada país, utilice el siguiente enlace al artículo.

Enlace al artículo de la noticia: https://www.nytimes.com/interactive/2020/04/21/world/coronavirus-missing-deaths.html?smid=em-share

 


  21 de abril de 2020

 Faltan contabilizar 28 000 muertes: seguimiento de las pérdidas reales producidas por la crisis del coronavirus

Jin Wu y Allison McCann presentaron, en el New York Times el 21 de abril de 2020, una revisión de los datos de mortalidad de 11 países en la que se muestra que, en esos países, murieron muchas más personas que en años anteriores. Estimaron el exceso de mortalidad para cada país comparando la cantidad de personas que murieron por todas las causas este año con la media histórica durante el mismo período. El hallazgo fue que han muerto al menos 28 000 personas más durante la pandemia del coronavirus en el último mes que lo registrado en el informe oficial de los recuentos de muerte por COVID-19. Dado que la mayoría de los países informan solo las muertes por COVID-19 que ocurren en los hospitales, hay muchas muertes por COVID-19 que no se informan. Las 28 000 muertes en exceso que se hallaron en este estudio incluyen muertes por COVID-19 así como por otras causas, que probablemente incluyan personas con otros trastornos que no fueron tratadas debido a que los hospitales estaban colmados. Este artículo sugiere que la cantidad global de muertes por COVID-19 será mucho mayor que la que figura en los informes de muertes por COVID-19 confirmada mediante pruebas. Para ver una excelente presentación gráfica de estas tendencias en cada país, utilice el siguiente enlace al artículo.

Enlace al artículo de la noticia: https://www.nytimes.com/interactive/2020/04/21/world/coronavirus-missing-deaths.html?smid=em-share

 


                                                                                                                                             

  1 de junio, 2020

 En la ciudad de Nueva York, la cantidad de personas que cohabitan en una casa puede ser un determinante más importante de la tasa de infección por el virus que causa la COVID-19 que la densidad de la población

En los Estados Unidos e incluso dentro de la misma ciudad, el número de casos confirmados de COVID-19 en relación con el tamaño de la población ha variado enormemente. Es importante saber qué factores generan esta variación porque esto tiene implicaciones importantes en las políticas para contener la epidemia. Un estudio estadístico (publicado como preimpresión en medRxiv el 20 de mayo de 2020; aún no se le realizó la revisión científica externa) de esta variación en la ciudad de Nueva York utilizó datos disponibles para investigar estos factores por código postal. En el estudio se halló que, cuando se tienen en cuenta factores importantes como la densidad de la población, la cantidad promedio de cohabitantes en una casa, el porcentaje de población por debajo de la línea de pobreza y el porcentaje de personas de más de 65 años, la cantidad promedio de cohabitantes en una casa surgió como la variable más importante que se correlaciona con la tasa de casos confirmados. El porcentaje de población por encima de los 65 años, así como la población por debajo de la línea de pobreza, fueron indicadores adicionales que afectaron la tasa de incidencia de casos. Curiosamente, a diferencia de la creencia común, la densidad de la población en sí no tuvo un impacto significativo en la tasa de casos en un código postal determinado. De hecho, cuando se tuvieron en cuenta los otros factores, el estudio halló que la densidad de la población y la incidencia de casos estaban correlacionados negativamente. Sin embargo, el estudio utilizó datos estadísticos de 2018 que no tuvieron en cuenta ningún cambio en la población durante el brote. Tampoco estuvo claro cómo se clasificaron los hogares de ancianos y sus residentes para los fines de este estudio, lo que podría haber afectado los resultados del estudio.

Enlace al estudio: https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.05.25.20112797v1.full.pdf+html

 

  18 de mayo de 2020

 Vacuna prometedora contra la COVID-19 con virus inactivados

Los virus inactivados purificados se han utilizado tradicionalmente en el desarrollo de vacunas, proporcionando vacunas seguras y eficaces para prevenir enfermedades causadas por virus, como el virus de la polio y el virus de la gripe. En un artículo publicado en Science el 6 de mayo de 2020, un grupo de investigadores de China informó sobre una vacuna contra el SARS-CoV-2 con virus inactivados purificados (PiCoVacc) que produjo anticuerpos neutralizantes en ratones, ratas y primates no humanos. Se mostró que los anticuerpos neutralizan 10 cepas representativas del virus. Cuando posteriormente se infectaron con SARS-CoV-2, los macacos rhesus (una especie de primates no humanos que presenta una enfermedad similar a la COVID-19 causada por la infección por SARS-CoV-2) que recibieron una dosis de 6 microgramos mostraron una protección completa. La vacuna no provocó ningún efecto adverso observable ni bioquímico. Cabe destacar que no hubo evidencia de un fenómeno conocido como amplificación de la infección dependiente de anticuerpos, que los informes anteriores han planteado como una preocupación.

Los autores comentaron: “Estos resultados sugieren un camino hacia el desarrollo clínico de las vacunas contra el SARS-CoV-2 para su uso en humanos”. Se espera que los ensayos clínicos con PiCoVacc comiencen a fines de este año.

Enlace al estudio: https://science.sciencemag.org/content/early/2020/05/06/science.abc1932


  21 de abril de 2020

 Faltan contabilizar 28 000 muertes: seguimiento de las pérdidas reales producidas por la crisis del coronavirus

Jin Wu y Allison McCann presentaron, en el New York Times el 21 de abril de 2020, una revisión de los datos de mortalidad de 11 países en la que se muestra que, en esos países, murieron muchas más personas que en años anteriores. Estimaron el exceso de mortalidad para cada país comparando la cantidad de personas que murieron por todas las causas este año con la media histórica durante el mismo período. El hallazgo fue que han muerto al menos 28 000 personas más durante la pandemia del coronavirus en el último mes que lo registrado en el informe oficial de los recuentos de muerte por COVID-19. Dado que la mayoría de los países informan solo las muertes por COVID-19 que ocurren en los hospitales, hay muchas muertes por COVID-19 que no se informan. Las 28 000 muertes en exceso que se hallaron en este estudio incluyen muertes por COVID-19 así como por otras causas, que probablemente incluyan personas con otros trastornos que no fueron tratadas debido a que los hospitales estaban colmados. Este artículo sugiere que la cantidad global de muertes por COVID-19 será mucho mayor que la que figura en los informes de muertes por COVID-19 confirmada mediante pruebas. Para ver una excelente presentación gráfica de estas tendencias en cada país, utilice el siguiente enlace al artículo.

Enlace al artículo de la noticia: https://www.nytimes.com/interactive/2020/04/21/world/coronavirus-missing-deaths.html?smid=em-share