Manual Merck

Please confirm that you are a health care professional

honeypot link

Enfermedad digestiva funcional

Por

Stephanie M. Moleski

, MD, Sidney Kimmel Medical College at Thomas Jefferson University

Última modificación del contenido oct 2019
Información: para pacientes

A menudo, no se detecta una anomalía estructural o fisiológica mensurable en forma objetiva para las molestias gastrointestinales, aun después de una evaluación exhaustiva. Se dice que estos pacientes presentan enfermedad funcional, que representa del 30 al 50% de las derivaciones a gastroenterólogos.

La enfermedad funcional puede manifestarse por síntomas digestivos altos o bajos. (Véase también Síndrome del intestino irritable y véase monograph on management of irritable bowel syndrome [monografía sobre el tratamiento del síndrome del intestino irritable] del American College of Gastroenterology [Colegio estadounidense de gastroenterología].)

Los trastornos funcionales gastrointestinales son trastornos de la interacción intestino-encéfalo. Cierta evidencia sugiere que estos pacientes presentan hipersensibilidad visceral, una alteración de la nocicepción por la que perciben molestias causadas por sensaciones (p. ej., distensión luminal, peristalsis) que otras personas no hallan molestas. Los trastornos funcionales se clasifican según los síntomas relacionados con una combinación no solo de hipersensibilidad visceral sino también de alteración de la motilidad, microbiota alterada, función inmune y mucosa y procesamiento del sistema nervioso central (1).

En algunos pacientes, cuadros psicológicos como ansiedad (con aerofagia o no), trastorno de conversión, síntomas somáticos o trastorno de ansiedad por enfermedad (antes hipocondría) se asocian con síntomas digestivos. Las teorías psicológicas sostienen que los síntomas funcionales pueden satisfacer ciertas necesidades psicológicas. Por ejemplo, algunos pacientes con enfermedad crónica obtienen beneficios secundarios de estar enfermos. Para ellos, el tratamiento eficaz de los síntomas puede inducir la aparición de otros.

Los trastornos digestivos funcionales son difíciles de comprender y tratar para muchos médicos que solicitan derivaciones y para gastroenterólogos, y la incertidumbre puede provocar frustración y actitudes críticas. Una interacción médico-paciente eficaz reduce el comportamiento de búsqueda de atención médica por parte del paciente. Los médicos deben reconocer los síntomas del paciente y proporcionar empatía. Los médicos deben evitar solicitar estudios reiterados o indicar pruebas con múltiples fármacos en pacientes con síntomas inexplicables porque esto podría promover ansiedad por los síntomas y una conducta de búsqueda de atención de la salud (2). Cuando los síntomas no son sugestivos de enfermedad grave, el médico debe aguardar en lugar de iniciar otro plan diagnóstico o terapéutico. A su tiempo, nueva información puede orientar la evaluación y el tratamiento. En ocasiones, los trastornos funcionales afectan a pacientes con enfermedad fisiológica (p. ej., úlcera péptica, esofagitis); estos síntomas pueden no remitir aun cuando se trate la enfermedad fisiológica. En algunos pacientes, los estudios complementarios (p. ej., CT) pueden detectar anomalías incidentales que no están relacionadas con los síntomas.

Referencias generales

  • 1. Drossman DA: Functional gastrointestinal disorders: History, pathophysiology, clinical features, and Rome IV. Gastroenterology 150:1262–1279, 2016. doi: 10.1053/j.gastro.2016.02.032.

  • 2. Drossman DA: 2012 David Sun Lección: Helping your patient by helping yourself: How to improve the patient-physician relationship by optimizing communication skills. Am J Gastroenterol 108:521–528, 2013. doi: 10.1038/ajg.2013.56.

Más información

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

REDES SOCIALES

ARRIBA