Manual Merck

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Cómo evaluar Reflejos

Por

George Newman

, MD, PhD, Albert Einstein Medical Center

Última modificación del contenido feb 2018
Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Recursos de temas

Reflejos osteotendinosos

El examen de los reflejos osteotendinosos (de estiramiento muscular) evalúa los nervios aferentes, las conexiones sinápticas con la médula espinal, los nervios motores y las vías motoras descendentes. Las lesiones de la neurona motora inferior (p. ej., las que afectan las células del asta anterior, la raíz espinal o el nervio periférico) disminuyen los reflejos; las lesiones de la neurona motora superior (es decir, los trastornos ajenos a los ganglios basales situados en cualquier punto por encima de la célula del asta anterior) aumentan los reflejos.

Los reflejos evaluados incluyen los siguientes:

  • Bíceps (inervado por C5 y C6)

  • braquiorradial (por C6)

  • Tríceps (por C7)

  • Flexores distales de los dedos (por C8)

  • Reflejo rotuliano del cuádriceps (por L4)

  • Reflejo calcáneo (por S1)

  • Reflejo mandibular (por el quinto nervio craneal)

Se anota cualquier aumento o disminución asimétricos. Puede emplearse la maniobra de Jendrassik para potenciar los reflejos hipoactivos: el paciente junta las manos cerradas y tira con fuerza para separarlas mientras se le percute un tendón en el miembro inferior. Como alternativa, el paciente puede juntar las piernas una contra otra, mientras se percute el tendón del miembro superior.

Reflejos patológicos

Los reflejos patológicos (p. ej., de Babinski, Chaddock, Oppenheim, de chupeteo, de búsqueda, de prensión) son reversiones a respuestas primitivas e indican una pérdida de inhibición cortical.

Los reflejos de Babinski, Chaddock y Oppenheim evalúan la respuesta plantar. La respuesta normal del reflejo es la flexión del dedo gordo. Una respuesta anormal es más lenta y consiste en la extensión del dedo gordo y la separación en abanico de los demás dedos del pie y, a menudo, la flexión de la rodilla y la cadera. Esta reacción es de origen reflejo medular y señala la desinhibición medular debida a una lesión de la neurona motora superior.

Para obtener el reflejo de Babinski, se roza con firmeza la parte lateral de la planta del pie desde el talón hasta la base de los dedos con un bajalenguas o el extremo de un martillo de reflejos. El estímulo no debe ser dañino; tampoco debe aplicarse en una zona demasiado medial en la planta del pie, porque sin querer puede provocar un reflejo de prensión primitivo. En los pacientes más sensibles, la respuesta refleja puede quedar enmascarada por la retirada voluntaria del pie; este problema no existe al explorar los reflejos de Chaddock o de Oppenheim.

Para el reflejo de Chaddock, se acaricia la parte lateral del pie con un instrumento romo, desde el maléolo lateral hasta el dedo pequeño.

Para el reflejo de Oppenheim, se roza con firmeza la cara anterior de la tibia, pasando los nudillos desde la zona que queda inmediatamente por debajo de la rótula hasta el pie. La prueba de Oppenheim se puede usar con la prueba de Babinski o la prueba de Chaddock para disminuir la probabilidad de abstinencia.

El reflejo del hociqueo está presente cuando se frunce la boca al dar golpecitos en los labios con un depresor lingual.

El reflejo de búsqueda está presente cuando, al acariciar la parte lateral del labio superior, se produce un movimiento de la boca hacia el estímulo.

El reflejo de prensión está presente cuando, al rozar suavemente la palma de la mano del paciente, éste flexiona los dedos y agarra el dedo del examinador.

El reflejo palmomentoniano está presente cuando, al rozar la palma de la mano, se produce la contracción del músculo mentoniano homolateral en el labio inferior.

El signo de Hoffmann está presente cuando, al rozar la uña del tercer o el cuarto dedo, se genera una flexión involuntaria de la falange distal del pulgar y el índice.

El signo Tromner es similar al de Hoffman, pero el dedo se mueve hacia arriba.

Para evaluar el signo de la glabela, hay que golpear suavemente la frente con el fin de provocar un parpadeo; en general, cada uno de los 5 primeros golpes induce un único parpadeo, luego el reflejo se fatiga. El parpadeo persiste en los pacientes con disfunción cerebral difusa.

Otros reflejos

La exploración del clonus (alternancia veloz y rítmica de contracción y relajación musculares producidas por el estiramiento pasivo súbito del tendón) se efectúa mediante la dorsiflexión del pie a nivel del tobillo. El clonus sostenido indica un trastorno de la neurona motora superior.

El reflejo abdominal superficial se desencadena al tocar suavemente los 4 cuadrantes del abdomen cerca del ombligo con un hisopo o una herramienta similar. La respuesta normal es la contracción de los músculos abdominales que causa el desplazamiento del ombligo hacia el área contactada. Se recomienda dar golpecitos sobre la piel hacia el ombligo para descartar la posibilidad de que el movimiento fuera causado por la piel que está siendo arrastrada por la mano que la a toca. La disminución de este reflejo puede deberse a una lesión central, obesidad o a laxitud de los músculos esqueléticos (p. ej., después de un embarazo); su ausencia puede indicar una lesión de la médula espinal.

Los reflejos esfinterianos pueden evaluarse durante el examen rectal. Para evaluar el tono del esfínter (a fin de explorar los niveles de la raíces nerviosas S2 a S4), el examinador introduce un dedo enguantado en el recto y le pide al paciente que lo apriete. Como alternativa, se roza suavemente la región perianal con una torunda de algodón; la respuesta normal es la contracción del esfínter anal externo (reflejo de contracción anal). Habitualmente, el tono rectal disminuye en los pacientes con una lesión medular aguda o un síndrome de la cola de caballo.

Para el reflejo bulboesponjoso, que evalúa los niveles S2 a S4, se golpea el dorso del pene; la respuesta normal es la contracción del músculo bulboesponjoso.

Para el reflejo cremasteriano, que evalúa el nivel L2, se roza hacia arriba la cara medial del muslo a 7,6cm (3in) por debajo del pliegue inguinal; la respuesta normal consiste en la elevación del testículo homolateral.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Cómo hacer un examen del estado mental
Video
Cómo hacer un examen del estado mental
Modelos 3D
Ver todo
Vascularización encefálica
Modelo 3D
Vascularización encefálica

REDES SOCIALES

ARRIBA