Manual Merck

Please confirm that you are a health care professional

honeypot link

Malformaciones arteriovenosas (MAV) de la médula espinal

Por

Michael Rubin

, MDCM, New York Presbyterian Hospital-Cornell Medical Center

Última modificación del contenido may 2021
Información: para pacientes

Las malformaciones arteriovenosas (MAV) en la médula espinal o a sus alrededores pueden producir compresión medular, isquemia, hemorragia parenquimatosa, hemorragia subaracnoidea o una combinación de ellas. Los síntomas pueden incluir déficits neurológicos segmentarios gradualmente progresivos, ascendentes o crecientes y decrecientes, dolor radicular y un dolor dorsal súbito con déficits neurológicos segmentarios bruscos. El diagnóstico se realiza mediante RM. El tratamiento se realiza con cirugía o radiocirugía estereotáctica y puede incluir una embolización angiográfica.

Las malformaciones arteriovenosas representan las malformaciones vasculares espinales más frecuentes. La mayoría son toracolumbares, posteriores y están por fuera de la médula (extramedulares). El resto son cervicales o torácicas superiores y a menudo se encuentran dentro de la médula (intramedulares). Las malformaciones arteriovenosas pueden ser pequeñas y localizadas o afectar hasta el 50% de la médula. Pueden comprimir o incluso reemplazar el parénquima medular normal o romperse y producir una hemorragia focal o generalizada.

Síntomas y signos de las malformaciones arteriovenosas medulares

En ocasiones, un angioma cutáneo cubre una malformación arteriovenosa medular. Las malformaciones arteriovenosas con frecuencia comprimen las siguientes estructuras:

  • Las raíces nerviosas, y producen dolor que irradia por la distribución de una raíz nerviosa (dolor radicular)

  • La médula espinal, con lo cual provocan déficits neurológicos segmentarios que progresan gradualmente o que aumentan y disminuyen

Son frecuentes los déficits combinados de la neurona motora superior e inferior. Las malformaciones arteriovenosas pueden romperse en el parénquima medular y provocar un dolor dorsal intenso y súbito y déficits neurológicos segmentarios. Pocas veces, las malformaciones arteriovenosas cervicales altas se rompen en el espacio subaracnoideo y provocan una hemorragia subaracnoidea Hemorragia subaracnoidea La hemorragia subsaracnoidea es un sangrado súbito en el espacio subaracnoideo. La causa más frecuente de un sangrado espontáneo es la rotura de un aneurisma. Los síntomas incluyen la cefalea... obtenga más información Hemorragia subaracnoidea con cefalea intensa súbita, rigidez de nuca y deterioro de la consciencia.

Diagnóstico de las malformaciones arteriovenosas medulares

  • Estudios de diagnóstico por imágenes

Las malformaciones arteriovenosas pueden detectarse incidentalmente durante las técnicas de diagnóstico por imágenes. Se sospechan en la clínica en pacientes con déficits neurológicos segmentarios o una hemorragia subaracnoidea inexplicable, sobre todo en aquellos que tienen un dolor dorsal intenso y brusco o angiomas cutáneos en la línea media.

El diagnóstico de las malformaciones arteriovenosas se establece mediante la RM (que habitualmente se hace primero), luego la angiografía por RM y luego la arteriografía selectiva. En ocasiones, se utiliza la mielografía más la TC.

Tratamiento de las malformaciones arteriovenosas medulares

  • Cirugía si la función de la médula espinal se ve amenazada

La cirugía está indicada cuando la función medular se ve amenazada, pero se requiere experiencia en microtécnicas especializadas. La cirugía estereotáctica es útil si la malformación arteriovenosa es pequeña y se localiza en un sitio inaccesible para la cirugía.

La embolización angiográfica obstruye las arterias nutricias y a menudo precede a la extirpación quirúrgica o a la radiocirugía estereotáctica.

Conceptos clave

  • Las malformaciones arteriovenosas pueden ser pequeñas y localizadas o afectar hasta el 50% de la médula.

  • Las malformaciones arteriovenosas pueden comprimir las raíces nerviosas (con dolor en la distribución de una raíz nerviosa) o la médula espinal (con deficiencias neurológicas segmentarias que progresan gradualmente o que aumentan y disminuyen); pueden romperse (lo que provoca un dolor repentino e intenso en la espalda y deficiencias neurológicas segmentarias).

  • Diagnóstico mediante RM, seguida de angiografía por RM y luego la arteriografía selectiva.

  • Si la función de la médula espinal se ve amenazada, tratamiento quirúrgico.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
quiz link

Test your knowledge

Take a Quiz! 
ANDROID iOS
ANDROID iOS
ANDROID iOS
ARRIBA