Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Sangrado vaginal

Por David H. Barad, MD, MS, Albert Einstein College of Medicine, Bronx;Center for Human Reproduction

El sangrado vaginal anómalo es cualquier sangrado vaginal que se produzca:

  • Antes de la pubertad

  • Durante el embarazo

  • Después de la menopausia

  • Entre periodos menstruales

Durante los años de fertilidad, el sangrado vaginal se produce de manera normal en forma de periodos menstruales. No obstante, los periodos menstruales se consideran anómalos si:

  • Son excesivamente abundantes (se empapan más de 1 o 2 tampones por hora)

  • Duran demasiado tiempo (más de 7 días)

  • Aparecen con demasiada frecuencia (por lo general, menos de 21 días entre sí)

  • Aparecen con poca frecuencia (por lo general, más de 90 días entre sí)

Normalmente, los periodos menstruales duran de 3 a 7 días, y ocurren cada 21 a 35 días. En las adolescentes, el intervalo entre periodos es más variable y pueden aparecer con una separación de hasta 45 días.

Al principio o al final del embarazo (ver Sangrado vaginal en el primer trimestre del embarazo y Home.heading on page Sangrado vaginal en el último trimestre del embarazo) puede ocurrir un sangrado vaginal que puede ser el resultado de problemas (complicaciones) relacionados con el embarazo.

Un sangrado prolongado o excesivo provoca déficit de hierro, anemia y a veces hipotensión arterial peligrosa (choque).

Causas

El sangrado vaginal puede producirse por un trastorno de la vagina, el útero, el cuello uterino u otro órgano reproductor. También puede resultar de la disfunción del complejo sistema hormonal que regula el ciclo menstrual (ver Ausencia de periodos menstruales), o de trastornos hemorrágicos.

Causas frecuentes

Las posibles causas de sangrado vaginal dependen de la edad.

Las niñas recién nacidas pueden tener una pequeña cantidad de sangrado vaginal Antes del nacimiento absorben estrógenos de la madre a través de la placenta. Después del nacimiento, los niveles elevados de estrógenos disminuyen rápidamente, lo que a veces causa un pequeño sangrado durante la primera semana o las primeras dos semanas de vida.

Durante la infancia, la hemorragia vaginal es anómala y poco frecuente. Cuando se produce, la causa más habitual es:

  • Un objeto extraño, como papel higiénico o un juguete, en la vagina, o una lesión.

Durante los años de fertilidad, la causa más frecuente es:

  • Sangrado uterino disfuncional.

El sangrado uterino disfuncional se produce por los cambios en el control hormonal del ciclo menstrual que impiden la liberación del óvulo. Este trastorno es más frecuente en las adolescentes, cuando los periodos menstruales están comenzando, y cerca de los 50 años de edad, cuando los periodos están próximos a terminar (ver Hemorragia uterina disfuncional).

Otras causas frecuentes durante los años de fertilidad son:

  • Complicaciones del embarazo en una mujer que no sabe que está embarazada

  • Miomas

  • Sangrado cuando se libera el óvulo (ovulación) durante el ciclo menstrual

  • Uso de píldoras anticonceptivas (anticonceptivos orales), que puede causar manchado o sangrado entre periodos (sangrado leve)

Después de la menopausia, la causa más frecuente es:

  • Adelgazamiento del revestimiento de la vagina (vaginitis atrófica) o del útero relacionado con la edad

Causas menos frecuentes

El cáncer de cuello uterino, de vagina o de endometrio provoca sangrado, por lo general después de la menopausia. El cáncer no es una causa frecuente durante los años de fertilidad. Algunos trastornos hormonales (como el hipotiroidismo) son una causa menos frecuente de sangrado. Los periodos menstruales excesivamente fuertes pueden ser el primer signo de un trastorno hemorrágico (ver Trastornos hemorrágicos debidos a trastornos de la coagulación).

Las niñas pueden tener anomalías hormonales que hagan que la pubertad se alcance muy pronto (pubertad precoz, ver Pubertad precoz). En estas niñas, los periodos menstruales, el desarrollo de las mamas y la aparición del vello púbico y axilar ocurren demasiado pronto. En raras ocasiones, la causa del sangrado es un tumor, o una lesión resultado de un abuso infantil no sospechado.

Valoración

La evaluación se centra primero en determinar si la causa es un trastorno grave (como un embarazo ectópico) y si la hemorragia es excesiva, lo cual posiblemente daría lugar a un choque.

Se realiza una prueba de embarazo en todas las mujeres en edad fértil.

Signos de alarma

En las mujeres con sangrado vaginal, determinadas características son preocupantes:

  • Pérdida del conocimiento, debilidad, mareo, piel fría y sudorosa, dificultad para respirar y pulso débil y rápido (lo que indica choque)

  • Sangrado antes del inicio de los periodos menstruales (antes de la pubertad) o después de su finalización (tras la menopausia)

  • Sangrado durante el embarazo

  • Sangrado excesivo

El sangrado se considera excesivo si se pierden más de 250 mL de sangre, si se satura más de una compresa o tampón por hora durante algunas horas, o si la sangre contiene coágulos grandes.

Cuándo acudir al médico

Las mujeres con signos de alarma deben acudir a la consulta de inmediato, igual que aquellas que detecten coágulos grandes o fragmentos de tejido en la sangre, o que presenten síntomas que sugieran un trastorno hemorrágico, como aparición de hematomas con facilidad, sangrado excesivo al cepillarse los dientes o tras pequeños cortes, y erupciones con pequeños puntos de color púrpura rojizo o manchas más grandes (que indican sangrado en la piel). Sin embargo, si el único signo de alarma es el sangrado vaginal antes de la pubertad o después de la menopausia, no es perjudicial acudir a la consulta en aproximadamente 1 semana.

Las mujeres sin signos de alarma deben acudir a la consulta cuando sea posible, pero no es perjudicial un retraso de varios días.

Hay que ir al médico si en una recién nacida el sangrado vaginal continúa más allá de las 2 semanas de vida.

Actuación del médico

Primero formula preguntas acerca de los síntomas y del historial médico, y a continuación realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo indican la causa de la hemorragia y las posibles pruebas necesarias (ver Algunas causas y características del sangrado vaginal).

Se pregunta por el sangrado:

  • Número de compresas por día o por hora

  • Duración del sangrado

  • Momento de inicio

  • Momento de aparición en relación con el periodo menstrual y las relaciones sexuales

También se formulan preguntas acerca de los antecedentes menstruales de la mujer:

  • Edad de aparición de los periodos menstruales

  • Duración del periodo menstrual

  • Intensidad del periodo menstrual

  • Intervalo de tiempo entre periodos menstruales

  • Regularidad de los periodos menstruales

Se pregunta si se han tenido episodios previos de sangrado anómalo, se ha sufrido un trastorno que puede causar hemorragia (como un aborto espontáneo reciente) o se utilizan píldoras anticonceptivas u otras hormonas.

También se formulan preguntas acerca de otros síntomas, como mareo, dolor abdominal y sangrado excesivo después de cepillarse los dientes o de un corte menor.

La exploración física incluye una exploración pélvica. Durante la exploración puede identificarse la pubertad precoz en las niñas (observando la presencia de vello púbico y el desarrollo de las mamas), y a veces trastornos del cuello uterino, el útero o la vagina.

Algunas causas y características del sangrado vaginal

Causa

Características comunes*

Pruebas

Durante la infancia

Exposición a los estrógenos maternos antes del nacimiento

Pequeño sangrado durante las primeras 1-2 semanas de vida

Exploración por un médico

Durante la infancia

Objeto (cuerpo) extraño en la vagina

Por lo general secreción con mal olor, a menudo con pequeñas cantidades de sangre

A veces antecedentes de introducción de objetos en la vagina

Exploración médica, a veces tras sedar o administrar anestesia general a la niña

Pubertad temprana (precoz)

Desarrollo de las mamas y aparición de vello púbico y axilar (igual que en la pubertad) a una edad temprana

Radiografías de la mano y la muñeca

Análisis de sangre para determinar los niveles hormonales

Durante los años de fertilidad

Sangrado uterino disfuncional

Por lo general, sangrado que se produce con frecuencia o de manera irregular, o que dura más o es más cuantioso que los periodos menstruales habituales

Pruebas para descartar otras causas posibles, incluidos análisis de sangre y ecografía, a menudo con un dispositivo de ecografías manual insertado en la vagina

Endometriosis (placas en ubicaciones anómalas de tejido que normalmente solo se encuentra en el revestimiento del útero)

Dolor agudo o cólico que se produce antes y durante los primeros días de la menstruación

A menudo dolor durante las relaciones sexuales y/o con las deposiciones

Finalmente puede provocar un dolor no relacionado con el ciclo menstrual

A veces infertilidad

Inserción de un fino tubo de observación (laparoscopio) en la cavidad abdominal para comprobar si hay anomalías en el tejido y obtener una muestra de biopsia

Miomas

No suele haber otros síntomas

Con miomas grandes, a veces dolor, presión o sensación de pesadez en el área pélvica

Exploración por un médico

A menudo ecografía o histerosonografía (ecografía tras la infusión de líquido en el útero)

Si los resultados no son concluyentes, RMN

Trastornos hormonales, como el hipotiroidismo (funcionamiento deficiente del tiroides)

Hipotiroidismo:

  • Frecuencia cardíaca lenta

  • Aumento de peso

  • Intolerancia al frío

  • Piel seca y tosca

  • Rasgos faciales toscos y embotamiento de la expresión facial

  • Lentitud

Análisis de sangre para determinar los niveles de hormonas tiroideas

Síndrome del ovario poliquístico

Exceso de vello corporal (hirsutismo)

Períodos menstruales irregulares o ausentes, acné y exceso de grasa en el tronco

Piel más oscura y gruesa en las axilas, en la nuca y en los pliegues cutáneos

Exploración por un médico

Análisis de sangre para determinar los niveles de hormonas, como testosterona (una hormona masculina) y hormona foliculoestimulante

Ecografía de la pelvis

Pólipos en el cuello del útero o en el útero

No suele haber síntomas

Sangrado entre los periodos menstruales o después del coito

Una exploración pélvica (ver Exploración ginecológica)

Complicaciones del embarazo (de un embarazo inadvertido)

  • Aborto involuntario (aborto espontáneo) o posibilidad de aborto (amenaza de aborto)

  • Embarazo ectópico (embarazo que se produce en un lugar no adecuado en vez de en su lugar habitual en el útero)

Dolor cólico pélvico (en la parte más baja del tronco) o dolor de espalda

A veces paso de tejido por la vagina (por lo general en caso de aborto espontáneo)

En caso de rotura de un embarazo ectópico, dolor pélvico constante y a veces mareos, desmayos o hipotensión arterial peligrosa (choque shock)

Exploración por un médico

Ecografía de la pelvis

En caso de sospecha de embarazo ectópico:

  • Análisis de orina y de sangre para determinar una hormona producida por la placenta (denominada gonadotropina coriónica humana, o hCG)

  • A veces, ante la sospecha de embarazo ectópico, laparoscopia o laparotomía (incisión grande en el abdomen para ver directamente los órganos)

Manchado o sangrado entre periodos (sangrado leve) durante los primeros meses de uso de anticonceptivos orales u otros anticonceptivos hormonales

No suele haber otros síntomas

Exploración por un médico

Después de la menopausia

Adelgazamiento del revestimiento de la vagina (vaginitis atrófica)

Secreción escasa

Dolor durante las relaciones sexuales

Exploración por un médico

Examen al microscopio y análisis de una muestra de la secreción

Engrosamiento del revestimiento uterino (hiperplasia endometrial)

No suele haber otros síntomas

Histeroscopia (inserción de un tubo de visualización a través de la vagina para ver el útero) o histerosonografía

Biopsia de tejido del revestimiento interno del útero

Cáncer del cuello uterino o del revestimiento del útero (endometrio), que puede aparecer, pero es mucho menos frecuente en las mujeres más jóvenes

A menudo no aparecen síntomas hasta que el cáncer está muy avanzado

A veces sangrado vaginal o secreción sanguinolenta

Dolor que aparece gradualmente

A veces pérdida de peso

Prueba de Papanicoláu (Pap)

Biopsia

A veces, diagnóstico por la imagen de la pelvis, por ejemplo mediante ecografía, RMN o TC

A cualquier edad

Trastornos hemorrágicos

Formación de hematomas con facilidad

Sangrado excesivo al cepillarse los dientes o tras pequeños cortes

Erupciones con pequeños puntos de color púrpura rojizo (petequias) o manchas más grandes (púrpura), que indican sangrado en la piel

Hemograma completo, incluido recuento plaquetario

Análisis de sangre para evaluar la capacidad de coagulación de la sangre (tiempo de protrombina y tiempo de tromboplastina parcial)

Examen al microscopio de una muestra de sangre

Lesiones (incluidas las producidas por abusos sexuales)

A veces antecedentes de lesiones

A menudo secreción vaginal

Exploración por un médico

Si se sospecha abuso sexual:

  • Examen al microscopio y análisis de una muestra de la secreción

  • Análisis para detectar enfermedades de transmisión sexual (ETS) mediante una muestra de secreciones tomada del cuello uterino

*Las características incluyen síntomas y los resultados del examen realizado por el médico. Las características que se mencionan son habituales, pero no siempre están presentes.

TC = tomografía computarizada; RMN = resonancia magnética nuclear.

Pruebas complementarias

En las mujeres en edad fértil, siempre se realiza:

  • Una prueba embarazo en orina

Si el resultado es negativo, pero se mantiene la sospecha de embarazo, se realiza un análisis de sangre para detectar embarazo, que es más precisa en el embarazo reciente (menos de 5 semanas).

Las pruebas a menudo incluyen análisis de sangre para determinar los niveles de hormonas tiroideas, y si el sangrado ha sido abundante o ha durado mucho tiempo, hemograma completo para comprobar si hay anemia. Se realizan otros análisis de sangre en función del trastorno sospechado. Por ejemplo, si se sospecha un trastorno hemorrágico, se valora la coagulación de la sangre. Si se sospecha un síndrome del ovario poliquístico (poliquistosis ovárica), se realizan análisis de sangre para determinar los niveles de hormonas masculinas.

A menudo se realiza una ecografía para buscar anomalías en los órganos reproductores, en especial en las mujeres mayores de 35 años, con factores de riesgo de cáncer de endometrio o con un sangrado que continúa a pesar del tratamiento. Por lo general, para realizar la ecografía se introduce en la vagina un dispositivo de ecografía manual, pero también puede colocarse sobre el abdomen.

Si la ecografía detecta un engrosamiento del revestimiento del útero (hiperplasia endometrial), se realiza una histeroscopia o una histerosonografía para buscar tumores pequeños en el útero. Para la histeroscopia, se inserta un tubo de visualización en el útero a través de la vagina. Para la histerosonografía, se infunde líquido en el útero durante la ecografía para facilitar la identificación de las alteraciones. Si estas pruebas ofrecen resultados anómalos o no son concluyentes en mujeres mayores de 35 años o con factores de riesgo de cáncer, se obtiene una muestra de tejido del endometrio para su análisis. La muestra puede obtenerse por aspiración (con un tubo) o por raspado, en un procedimiento denominado dilatación y legrado (D y L).

También pueden hacerse otras pruebas, dependiendo de los posibles trastornos. Por ejemplo, se realizan una prueba de Papanicoláu (Pap) o una biopsia del cuello uterino para detectar el cáncer de cuello uterino.

Si las exploraciones y pruebas no detectan otra causa, puede diagnosticarse sangrado uterino disfuncional.

Tratamiento

Si se produce estado de choque, se administran líquidos por vía intravenosa y transfusiones de sangre según sea necesario para restablecer la presión arterial.

Cuando el sangrado vaginal está causado por otro trastorno, este debe tratarse si es posible. Si el sangrado se ha producido por déficit de hierro, se administran suplementos de hierro.

Suelen utilizarse píldoras anticonceptivas u otras hormonas para tratar el sangrado uterino disfuncional.

Los pólipos, los miomas, los cánceres y algunos tumores benignos se extirpan del útero quirúrgicamente.

Aspectos esenciales para las mujeres mayores

El sangrado posmenopáusico (más de 6 meses después de la menopausia) se considera anómalo, a pesar de ser relativamente habitual. Puede indicar un trastorno precanceroso (como el engrosamiento del endometrio) o cáncer. Por lo tanto, si se produce un sangrado, las mujeres mayores deben acudir de inmediato a la consulta para descartar un cáncer. Las mujeres mayores deben acudir de inmediato al médico si presentan:

  • Cualquier sangrado vaginal

  • Una secreción rosa o marrón, que probablemente contenga pequeñas cantidades de sangre

Sin embargo, el sangrado posmenopáusico tiene muchas otras causas, como:

  • Adelgazamiento y sequedad del revestimiento del útero o de la vagina (la causa más frecuente)

  • Uso de estrógenos o de otra terapia hormonal, sobre todo cuando se interrumpe

  • Pólipos en el cuello del útero o en el útero

  • Miomas

  • Infecciones

Debido a que los tejidos de la vagina pueden ser delgados y secos, es posible que la exploración vaginal resulte incómoda. Se intenta utilizar un instrumento (espéculo) más pequeño para aliviar molestias.

Conceptos clave

  • Durante la edad fértil, la causa más habitual de sangrado vaginal anómalo es el embarazo.

  • En las mujeres que no están embarazadas, la causa más habitual es el sangrado uterino disfuncional, que resulta de los cambios en el control hormonal del ciclo menstrual.

  • En las niñas, la causa suele ser un objeto extraño o una lesión, pero a veces también puede ser un abuso sexual.

  • En las mujeres en edad fértil se realiza siempre una prueba de embarazo, aunque no crean que estén embarazadas.

  • Si se produce un sangrado vaginal después de la menopausia, es necesaria una evaluación para descartar el cáncer.

Recursos en este artículo