Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Síndrome de la boca ardiente

(Disestesia oral)

Por David F. Murchison, DDS, MMS

El síndrome de la boca ardiente es un dolor en la boca, a menudo incluyendo la lengua, que puede comportar ardor u hormigueo y que aparece en personas que no presentan ninguna llaga visible o anomalías bucales.

  • El síndrome de la boca ardiente, un síndrome que todavía no se conoce bien, probablemente representa una serie de trastornos diferentes con diferentes causas, pero con un síntoma común.

  • La sensación de ardor puede afectar a toda la boca o exclusivamente a la lengua, y puede ser continuada o intermitente.

  • El diagnóstico del síndrome de la boca ardiente se basa en los síntomas que presenta la persona.

  • Mantener la boca húmeda a menudo ayuda a aliviar la sensación de ardor.

El síndrome de la boca ardiente no es lo mismo que el malestar temporal que muchas personas experimentan después de comer alimentos irritantes o ácidos. El síndrome de la boca ardiente aparece con mayor frecuencia en mujeres post-menopáusicas. La lengua es la parte de la boca más comúnmente afectada (el dolor en la lengua se denomina glosodinia).

Causas

El síndrome de la boca ardiente no se comprende bien: Probablemente representa una serie de patologías diferentes con diferentes causas (por ejemplo, carencias vitamínicas o de hierro), pero con un síntoma común. Algunos expertos creen que el síndrome de la boca ardiente está causado por una lesión en los nervios que controlan el dolor y el gusto.

Síntomas

Una sensación de ardor dolorosa puede afectar a toda la boca (sobre todo de la lengua, los labios y el paladar) o exclusivamente a la lengua. La sensación puede ser continua o intermitente y puede aumentar gradualmente a lo largo del día. Los síntomas que comúnmente acompañan la sensación de ardor son:

  • Sequedad de boca

  • Sed

  • Alteración del sentido del gusto

Las posibles consecuencias incluyen cambios en los hábitos alimenticios, irritabilidad, depresión y evitación del contacto social.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

Un médico o dentista revisa la historia clínica de la persona y sus hábitos alimentarios y examina la boca. Pueden hacerse análisis de sangre para detectar la presencia de determinadas enfermedades. Se puede hacer una prueba para comprobar el flujo de saliva.

Tratamiento

  • Medidas para mantener la boca húmeda

  • A veces los antidepresivos

La enfermedad es fácil de diagnosticar pero difícil de tratar. Los sustitutos de la saliva, beber agua con frecuencia o usar goma de mascar pueden ayudar a estimular la producción de saliva y mantener la boca húmeda. Los antidepresivos, como nortriptilina, o los ansiolíticos, como clonazepam, pueden ser útiles en ciertas ocasiones, aunque pueden empeorar los síntomas al causar sequedad de boca. A veces los síntomas desaparecen sin tratamiento, pero pueden reaparecer.