Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Trastorno por atracón

Por Evelyn Attia, MD, Professor of Clinical Psychiatry;Professor of Psychiatry, New York Presbyterian Hospital, Weill Cornell Medical College;New York State Psychiatric Institute, Columbia University Medical Center ; B. Timothy Walsh, MD, Ruane Professor of Psychiatry;Director, Division of Clinical Therapeutics, College of Physicians and Surgeons, Columbia University;New York State Psychiatric Institute

El trastorno por atracón se caracteriza por la ingestión de grandes cantidades de comida acompañada de una sensación de pérdida de control (atracón). El atracón no va seguido de ningún intento de compensar el exceso de comida ingerida, como por ejemplo eliminando del organismo el exceso de comida ingerida (purga).

  • El trastorno por atracón es más frecuente entre las personas con sobrepeso u obesas.

  • Las personas afectadas ingieren gran cantidad de comida en un corto periodo de tiempo, una conducta que les origina un gran malestar; no emplean métodos de purga.

  • Los médicos basan el diagnóstico en la descripción que las personas realizan de sus conductas.

  • Para controlar el peso se emplean programas terapéuticos de pérdida de peso y algunos fármacos específicos que ayudan a perder peso; la terapia cognitivo-conductual puede ayudar a controlar los atracones, y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (un tipo de antidepresivo) pueden hacer ambas cosas, ayudar a perder peso y a controlar los atracones.

Por término medio, un 3,5% de las mujeres y un 2% de los hombres padecen un trastorno por atracón. Este trastorno es más frecuente en las personas con mayor peso corporal. En algunos programas de reducción de peso, el 30% o más de las personas obesas sufren este trastorno.

La mayoría de las personas con trastorno por atracón sufren sobrepeso o son obesas, y este trastorno contribuye a su consumo excesivo de calorías. En contraposición, la mayoría de las personas con bulimia nerviosa tienen un peso corporal normal, así como la mayoría de las personas con anorexia nerviosa están delgadas. El trastorno por atracón suele aparecer en personas de más edad que las que presentan anorexia o bulimia nerviosa, y casi la mitad son hombres.

¿Sabías que...?

  • Casi la mitad de las personas que presentan trastorno por atracón son hombres.

Síntomas

Durante un atracón, las personas afectadas ingieren una cantidad de comida mucho mayor de lo que la mayoría de las personas podría consumir en el mismo tiempo y en circunstancias similares. Existe una sensación de pérdida de control durante el atracón y después de este. El atracón no va seguido de una purga (mediante inducción del vómito o haciendo un mal uso de laxantes, diuréticos o enemas), ejercicio excesivo o ayuno. Los atracones se presentan en forma de episodios, en contraposición a lo que sería una sobreingestión de alimentos continuada en el tiempo. Las personas afectadas también pueden presentar algunas de las siguientes conductas:

  • Comer mucho más rápido de lo normal

  • Comer hasta sentirse desagradablemente lleno

  • Ingerir grandes cantidades de comida, a pesar de no tener hambre

  • Comer a solas por sentimientos de vergüenza

  • Sentirse disgustado, deprimido o culpable después del atracón

Las personas que padecen trastorno por atracón sienten un gran malestar debido a esta enfermedad, especialmente si están intentando perder peso. Las personas con este trastorno son más propensas a sufrir depresión o ansiedad en comparación con aquellas que no lo tienen.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

Los médicos diagnostican trastorno por atracón cuando:

  • La persona refiere haber sufrido un atracón una vez a la semana durante 3 meses como mínimo.

  • Los atracones se acompañan de una sensación de no poder controlar el acto de comer.

  • La persona presenta los síntomas y el comportamiento característicos.

Tratamiento

  • Terapia psicológica

  • Algunos antidepresivos

  • Posiblemente medicamentos para adelgazar y anorexígenos (inhibidores del apetito)

Para la mayor parte de las personas, el tratamiento consiste en el seguimiento de programas convencionales de reducción de peso corporal, basados en técnicas conductuales. Aunque estos programas no tratan de forma específica las conductas de atracones, suelen ser bien aceptados por la población afectada, ya que esta generalmente se encuentra más preocupada por el peso corporal que por el atracón en sí. Los programas convencionales de reducción de peso son eficaces no solo en lo que respecta a la reducción de peso corporal, sino también en el control de la ingestión compulsiva. Según parece, la presencia de atracones no limita la pérdida de peso durante el seguimiento de estos programas.

Los siguientes tratamientos pueden ser útiles:

  • La terapia cognitivo-conductual favorece el control de los atracones a largo plazo, pero tiene poco efecto sobre el peso corporal.

  • La psicoterapia interpersonal es tan eficaz como la terapia cognitivo-conductual, pero también tiene poco efecto sobre el peso corporal.

  • Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (una variedad de antidepresivos), como la fluoxetina, pueden controlar los atracones y el peso.

  • Los medicamentos para adelgazar (como orlistat) o los anorexígenos (como el topiramato) pueden ayudar a perder peso.

  • Los grupos de autoayuda que siguen los principios de la organización Alcohólicos anónimos (como las asociaciones estadounidenses Comedores compulsivos o Adictos a la comida anónimos) están muy extendidos, pero su efectividad aún no ha sido demostrada.

  • La cirugía se emplea en el tratamiento de la obesidad, aunque aún se desconocen sus efectos en el control de los atracones.

Recursos en este artículo