Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Alergia física

Por Peter J. Delves, PhD, Professor of Immunology, Department of Immunology, Division of Infection and Immunity, University College London, London, UK

Una alergia física es una reacción alérgica desencadenada por un estímulo físico.

Se diferencia de otras reacciones alérgicas en que el factor desencadenante es un estímulo físico. Entre los estímulos físicos se encuentran los siguientes:

  • Frío

  • Luz solar

  • Calor u otros estímulos que provocan sudoración (como el malestar psíquico o el ejercicio)

  • Vibración

  • Heridas pequeñas (como las producidas al rascarse)

  • Presión física

En algunas personas, los síntomas aparecen únicamente como respuesta a un estímulo físico. Cuando se tienen otras alergias, el estímulo físico empeora los síntomas.

Se desconoce la causa de este tipo de reacción alérgica. Una teoría sugiere que el estímulo físico modifica una proteína presente en la piel. El sistema inmunitario confunde esta proteína con una sustancia extraña y la ataca. La sensibilidad a la luz solar (fotosensibilidad) sería un ejemplo. La luz ultravioleta modifica las proteínas de la piel, por lo que el organismo las identifica como extrañas y las ataca. En algunas ocasiones, la fotosensibilidad se desencadena por el uso de fármacos (como los antibióticos), de algunos cosméticos (como las cremas, las lociones y los aceites para la piel) o de otras sustancias.

Algunas personas sensibles al frío tienen en la sangre ciertas proteínas inusuales (denominadas crioglobulinas o criofibrinógenos). En ocasiones, la presencia de estas proteínas indica una enfermedad grave, como el cáncer, un trastorno del tejido conjuntivo o una infección crónica.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes son prurito, manchas en la piel, ronchas e hinchazón del tejido subcutáneo (angioedema). Los síntomas tienden a aparecer pocos minutos después de la exposición al estímulo físico.

Si existe sensibilidad al calor, al exponerse a una fuente de calor o emprender alguna actividad que produce sudoración, pueden aparecer pequeñas ronchas, intensamente pruriginosas, rodeadas por un halo de piel enrojecida; esta afección se denominada urticaria colinérgica.

Cuando se expone a bajas temperaturas a personas con sensibilidad al frío, puede aparecer urticaria, asma, goteo nasal, congestión nasal o angioedema. En algunas ocasiones, se observa una reacción anafiláctica generalizada.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en los síntomas y en las circunstancias en las que se producen. Para diagnosticar las reacciones causadas por el frío, se coloca un cubito de hielo sobre la piel durante 4 minutos; luego, se retira y se espera a que aparezca una roncha. Es aconsejable no usar cosméticos ni cremas, lociones o aceites para la piel durante algún tiempo hasta que se pueda determinar si alguna de estas sustancias empeora la alergia.

Tratamiento

El mejor tratamiento consiste en evitar el estímulo que la causa. Por ejemplo, si se tiene sensibilidad a la luz solar, se debe utilizar un protector solar y evitar la exposición al sol tanto como sea posible.

El tratamiento antihistamínico suele aliviar el prurito. El tratamiento más efectivo para la urticaria causada por el frío es la ciproheptadina, y para la urticaria causada por el calor o el malestar psíquico, la hidroxicina.