Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Fracturas mandibulares y de la zona media de la cara

Por Sam P. Most, MD, Chief, Division of Facial Plastic and Reconstructive Surgery, and Professor, Departments of Otolaryngology-Head & Neck Surgery (Plastic), Stanford University School of Medicine

Las lesiones faciales a menudo ocurren en combinación. Por ejemplo, el ojo y la nariz o la boca y la mejilla pueden sufrir daños como resultado de una misma lesión.

  • Una fractura de la mandíbula (maxilar inferior) suele causar dolor e hinchazón, cambia la forma en que los dientes encajan entre sí e impide que la persona abra completamente la boca.

  • Las fracturas del tercio medio facial pueden causar hinchazón, visión doble, entumecimiento facial, globo ocular hundido, cambios en el encaje de los dientes y/o incapacidad para abrir completamente la boca.

  • Normalmente, los médicos pueden detectar fracturas mandibulares y faciales durante una exploración, pero por lo general se realizan radiografías o una tomografía computarizada.

  • Una fractura de mandíbula (maxilar inferior) se trata con reposo mandibular, cirugía o manteniéndola cerrada con la técnica de sutura de alambre intraósea hasta que los huesos se suelden.

  • Una fractura del tercio medio facial puede tratarse quirúrgicamente, pero esta opción por lo general se contempla solo si la fractura causa otros problemas además del dolor y la hinchazón, como por ejemplo una deformación facial.

Por «fractura mandibular» se entiende a menudo la fractura del maxilar inferior. Las fracturas del maxilar superior se denominan también a veces fracturas mandibulares, pero por lo general se consideran fracturas faciales.

Una fractura de la mandíbula (maxilar inferior) suele ser consecuencia de un traumatismo cerrado, como recibir un golpe con un bate de béisbol u otro objeto.

Las fracturas del maxilar superior pueden ocurrir cuando la cara se estrella frontalmente contra un objeto fijo, como ocurre en una caída desde una altura o un accidente con un vehículo a motor. Algunas fracturas son consecuencia de recibir un golpe con objeto contundente, como un puño o un arma. En algunas fracturas mandibulares se rompe solo un alvéolo dental.

Fracturas del tercio medio de la cara

Muchas fracturas faciales, por lo general las que son consecuencia de una cantidad sustancial de fuerza (como un impacto debido a un accidente con un vehículo a motor), pueden clasificarse en una de las categorías siguientes (clasificación de LeFort):

  • I. La fractura se extiende por encima del maxilar superior.

  • II. La fractura se extiende desde la parte inferior de una mejilla, por debajo del ojo, a través del puente de la nariz, y hasta la parte inferior de la otra mejilla.

  • III. La fractura se extiende a través del puente de la nariz y los huesos que rodean los ojos.

Síntomas

Una mandíbula (maxilar inferior) fracturada por lo general causa dolor e hinchazón, y la persona a menudo nota que sus dientes no encajan como deberían. A menudo, no se puede abrir mucho la boca o esta se desplaza hacia un lado al abrirla o cerrarla.

Las fracturas del maxilar superior a menudo causan hinchazón y deformidad facial. Aparecen otros síntomas dependiendo de la localización de la fractura.

Las fracturas de los huesos de la órbita ocular causan visión doble (porque los músculos del ojo se adhieren), entumecimiento en la piel por debajo del ojo (a causa de lesiones en los nervios) o un globo ocular hundido.

Las fracturas del pómulo (arco cigomático) pueden causar incapacidad para abrir completamente la mandíbula, un cambio en el encaje de los dientes y una irregularidad en el pómulo que puede notarse cuando se pasa un dedo por este.

Otras fracturas del maxilar superior que se extienden hasta la mandíbula pueden causar incapacidad para abrir completamente la boca y un cambio en el encaje de los dientes.

Cualquier golpe lo suficientemente contundente para producir una fractura del maxilar superior puede también lesionar las vértebras cervicales (ver Lesiones de la médula espinal y de las vértebras) o causar una lesión cerebral, con los síntomas consiguientes. En las fracturas del maxilar superior, la hinchazón rara vez llega a ser lo suficientemente grave como para obstruir las vías respiratorias, lo que afectaría la respiración. Las fracturas que se extienden a través de un diente o de su alvéolo crean una abertura que puede permitir que las bacterias de la boca infecten el maxilar inferior (mandíbula) o el superior.

Diagnóstico

  • Radiografías y/o tomografía computarizada

  • Exploración ocular

Por lo general, la exploración médica permite determinar si la mandíbula está rota. Las radiografías permiten diagnosticar una fractura del maxilar inferior (mandíbula) o de solo un alvéolo dental. La tomografía computarizada (TC) se realiza para diagnosticar fracturas del maxilar superior. A menudo se hacen radiografías cervicales para descartar una lesión vertebral. Si existen síntomas de lesión cerebral, se realiza una tomografía computarizada del cerebro. Si aparecen problemas de visión o una lesión cerca del ojo, se realiza un examen ocular.

Tratamiento

  • Tratamiento de las fracturas específicas, que puede incluir cirugía

Si una persona tiene sospecha de una fractura de mandíbula, debe acudir de inmediato a un servicio de urgencias.

Si la inflamación o la hemorragia comienza a cerrar las vías respiratorias, es posible que el médico tenga que insertar una sonda (sonda endotraqueal) para ayudar a la persona a respirar.

Tratamiento de las fracturas mandibulares

El tratamiento de las fracturas mandibulares incluye descansar la mandíbula para que el hueso pueda soldarse. En el caso de fracturas leves puede ser suficiente que la persona no mastique, por lo que el médico prescribe una dieta de líquidos o alimentos blandos. Las fracturas más graves (como las que se producen en más de un lugar o aquellas en las que los extremos del hueso están separados, llamadas fracturas desplazadas) requieren reparación mandibular.

Los médicos pueden atornillar placas de metal en el hueso a cada lado de la fractura o pueden suturar con alambre el maxilar superior e inferior durante varias semanas. Si los maxilares superior e inferior se mantienen suturados, la persona solo puede alimentarse de líquidos, que deberá ingerir con ayuda de una pajita. Como en este caso solo puede cepillarse una parte de la superficie de los dientes, los médicos prescriben un enjuague bucal para ser usado dos veces al día. Después de varias semanas de sutura con alambre, por lo general es necesario fortalecer los maxilares con ejercicios.

En los niños, algunas fracturas mandibulares cercanas al oído no se inmovilizan. En lugar de ello, suele bastar con una leve restricción del movimiento mandibular mediante un aparato durante 5 a 10 días.

Tratamiento de las fracturas del maxilar

La fracturas maxilares se tratan con cirugía si causan problemas como: síntomas de visión, cambio en el encaje de los dientes, limitación de la apertura de la mandíbula, globo ocular hundido, entumecimiento facial o una modificación inaceptable de la apariencia. Los médicos suelen esperar unos pocos días después de la lesión (cuando remite la hinchazón) para decidir si la cirugía es necesaria. La cirugía habitualmente consiste en la fijación con tornillos y placas. Después de la cirugía puede ser necesario inmovilizar los maxilares, a menudo solo durante unos días, al cabo de los cuales la persona debe comer únicamente alimentos blandos durante varias semanas.

Tratamiento de las fracturas del alvéolo dental

Cualquier fractura de un alvéolo dental se trata con antibióticos.

¿Sabías que...?

  • Las personas cuyas mandíbulas están suturadas con alambres deben llevar siempre consigo un alicate. Si se producen vómitos, se deben cortar los alambres que mantienen cerrada la mandíbula para impedir la inhalación de vómito.

Recursos en este artículo