Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Conmoción cerebral

Por James E. Wilberger, MD, Allegheny General Hospital, Pittsburgh;Drexel University College of Medicine ; Derrick A. Dupre, MD, Allegheny General Hospital

La conmoción es una alteración en la función mental o nivel de consciencia inducida por una lesión, con posibilidad de pérdida de la consciencia, que ocurre a veces sin daños evidentes en las estructuras cerebrales y que dura menos de 6 horas.

En la conmoción cerebral, el daño cerebral no puede ser detectado con pruebas de diagnóstico por la imagen, como la tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética nuclear (RMN). Sin embargo, las células del cerebro están dañadas o son disfuncionales temporalmente. La persona tiene síntomas temporales de disfunción cerebral.

Las personas que tienen una conmoción pueden sentirse aturdidas o ligeramente confusas durante un tiempo. Algunas personas responden a las preguntas lentamente y otras no se dan cuenta de que han sufrido una conmoción. Las personas afectadas pueden estar mareadas o tener dolor de cabeza, visión doble, sensibilidad a la luz, problemas de equilibrio o torpeza. También pueden perder la consciencia durante un periodo de tiempo breve, excepcionalmente durante más de 15 minutos. Se pierde a veces la memoria de los acontecimientos que sucedieron inmediatamente antes o después del traumatismo.

El síndrome posconmocional hace referencia a ciertos síntomas que ocurren a veces hasta durante un par de semanas después de una conmoción cerebral. Los síntomas son: cefalea, sensación de que todo gira a su alrededor, mareos, fatiga, mala memoria, dificultad para concentrase, sensibilidad a la luz o al ruido, irritabilidad, depresión y ansiedad. Las personas afectadas tienen dificultad para razonar, en particular quienes tenían trastornos emocionales antes de la conmoción cerebral. Los síntomas del síndrome posconmocional son frecuentes durante la primera semana y frecuentemente se resuelven durante la segunda semana. Sin embargo, a veces los síntomas persisten durante meses o, raramente, años. Las personas que han sufrido una conmoción cerebral parecen ser más vulnerables a una nueva conmoción, especialmente si una lesión se produce antes de que los síntomas de conmoción hayan desaparecido.

Para diagnosticar una conmoción cerebral, hay que asegurarse de que las estructuras cerebrales no están dañadas. Puede ser necesario el uso de TC, RMN, o ambas. Si no hay daño cerebral estructural, solo se indica tratamiento sintomático; paracetamol (acetaminofeno) para el dolor. No debe tomarse aspirina (ácido acetilsalicílico) u otro medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE, ver Analgésicos no opiáceos : Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos) porque interfieren con la coagulación de la sangre y contribuyen a la hemorragia de los vasos sanguíneos dañados. El descanso es el mejor tratamiento en caso de conmoción cerebral.

El tratamiento del síndrome posconmocional se basa en la gravedad de los síntomas. El descanso y la observación de la evolución de la persona afectada son importantes. Las personas que experimentan dificultades emocionales necesitan a veces ayuda psicoterápica. Las conmociones cerebrales repetidas aumentan el riesgo de una persona de desarrollar demencia en el futuro, así como enfermedad de Parkinson y depresión. Después de una conmoción cerebral no deben practicarse deportes de contacto hasta que todos los efectos residuales se hayan resuelto y se haya recibido el alta médica.