Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Melioidosis

(Enfermedad de Whitmore)

Por Larry M. Bush, MD, Affiliated Associate Professor of Medicine;Affiliated Professor of Biomedical Sciences, University of Miami-Miller School of Medicine;Charles E. Schmidt College of Medicine, Florida Atlantic University ; Maria T. Perez, MD, Associate Pathologist, Department of Pathology and Laboratory Medicine, Wellington Regional Medical Center, West Palm Beach

Información:
para pacientes

La melioidosis es una infección causada por Burkholderia (anteriormente, Pseudomonas) pseudomallei. Sus manifestaciones incluyen neumonía, septicemia e infección localizada de varios órganos. El diagnóstico se establece por tinción o cultivo. El tratamiento con antibióticos, como ceftazidima, es prolongado.

El microorganismo puede aislarse del suelo y el agua, y es endémico en el sudeste de Asia, Australia, África Central, Oriental y Occidental, India, Medio Oriente y China. Las personas pueden contraer melioidosis debido a la contaminación de abrasiones o quemaduras de la piel, la ingestión o la inhalación del microorganismo, pero no directamente de animales u otras personas infectadas. En las zonas endémicas, es probable que se produzca en los pacientes con diabetes, alcoholismo, enfermedad renal crónica o inmunocompromiso, incluyendo sida. La melioidosis es también un agente potencial para el bioterrorismo (ver Agentes biológicos como armas).

Signos y síntomas

La infección puede manifestarse de forma aguda o permanecer latente durante años después de una infección primaria inaparente. La mortalidad es < 10%, excepto en la melioidosis septicémica aguda, que suele ser mortal.

La infección pulmonar aguda es la forma más frecuente. Varía desde un cuadro leve hasta una neumonía necrosante agresiva. La aparición puede ser abrupta o gradual, con cefalea, anorexia, dolor torácico pleurítico o sordo, y mialgia generalizada. La fiebre suele superar los 39°C. Son característicos la tos, la taquipnea y los estertores. El esputo puede estar teñido de sangre. Las radiografías de tórax suelen mostrar consolidación del lóbulo superior, frecuentemente con cavitación, que se asemeja a la tuberculosis. Pueden aparecer además lesiones nodulares, quistes de paredes delgadas y derrames pleurales. El recuento de leucocitos puede ser desde normal a 20.000/μL.

La infección septicémica aguda comienza en forma abrupta, con shock séptico y compromiso de múltiples órganos, que se manifiesta con desorientación, disnea extrema, cefalea intensa, faringitis, cólicos abdominales superiores, diarrea y lesiones pustulares en la piel. Se presentan fiebre elevada, hipotensión, taquipnea, rubefacción eritematosa brillante y cianosis. Suele ser llamativo el dolor muscular a la palpación. A veces, aparecen signos de artritis o meningitis. Los signos pulmonares pueden estar ausentes o incluir estertores, roncus o roces pleurales.

La infección supurada localizada puede ocurrir en casi cualquier órgano, pero es más común en el sitio de inoculación en la piel (o en los pulmones) y en los ganglios linfáticos asociados. Los sitios de metástasis típicos de la infección incluyen el hígado, el bazo, los riñones, la próstata, el hueso y el músculo esquelético. La parotiditis supurada aguda es común entre los niños en Tailandia. Los pacientes pueden ser afebriles.

Diagnóstico

  • Tinción y cultivo

La B. pseudomallei puede identificarse en los exudados mediante la tinción con azul de metileno o de Gram, y el cultivo. Los hemocultivos a menudo se mantienen negativos, excepto cuando hay una marcada bacteriemia (p. ej., en la septicemia). Ensayos serológicos suelen ser poco fiables en las zonas endémicas, ya que los resultados positivos pueden deberse a una infección previa. Las radiografías de tórax generalmente muestran densidades irregulares nodulares (de 4 a 10 mm), pero pueden mostrar también infiltraciones lobulares, bronconeumonía bilateral o lesiones cavitarias. Probablemente deba hacerse una ecografía o tomografía computarizada del abdomen y la pelvis para detectar abscesos, que pueden estar presentes independientemente de la presentación clínica. El hígado y el bazo pueden ser palpables. Las pruebas de la función hepática y las concentraciones de AST y bilirrubina suelen arrojar resultados anormales. En los casos graves pueden presentarse insuficiencia renal y coagulopatía. El recuento de leucocitos es normal o levemente aumentado.

Tratamiento

  • A veces, trimetoprim/sulfametoxazol (TMP/SMX) o ceftazidima

La infección asintomática no requiere tratamiento. Los pacientes con cuadros leves reciben TMP/SMX, un comprimido oral de potencia doble 2 veces al día, durante un mínimo de 30 días. Los pacientes con cuadros moderados o graves son tratados con ceftacidima, 30 mg/kg por vía IV, cada 6 horas durante 2 a 4 semanas (que puede sustituirse por imipenem, meropenem o piperacilina), y luego TMP/SMX más doxiciclina, 100 mg dos veces al día, o en niños menores de 8 años y embarazadas, amoxicilina/clavulanato durante 3 meses.

Conceptos clave

  • La melioidosis se adquiere por contacto con la piel, ingestión o inhalación; no se adquiere directamente de animales o personas infectados.

  • La manifestación más común es una infección pulmonar aguda (ocasionalmente grave), pero pueden aparecer lesiones supurativas en la piel y muchos otros órganos; puede producirse septicemia, que tiene una alta mortalidad.

  • Diagnosticar mediante tinción y cultivo; se realizan hemocultivos, pero suelen ser negativos, excepto en la septicemia grave.

  • Tratar a los pacientes moderadamente enfermos con TMP/SMX, y a los pacientes más graves con ceftazidima IV seguida por un tratamiento prolongado de TMP/SMX por vía oral y doxiciclina o, en niños < 8 años y mujeres embarazadas, amoxicilina/ácido clavulánico.