Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Infestación por oxiuros

(Enterobiasis, oxiuriasis)

Por Richard D. Pearson, MD, Professor of Medicine and Pathology, Associate Dean for Student Affairs, University of Virginia School of Medicine

Información:
para pacientes

La enterobiasis es una infestación intestinal causada por el oxiuro Enterobius vermicularis, en general en niños. Su síntoma principal es el prurito perianal. El diagnóstico se basa en la inspección visual en busca de helmintos filiformes en el área perianal o de huevos en una cinta de celofán. El tratamiento se realiza con mebendazol o albendazol.

La infestación por oxiuros es la infección helmíntica más frecuente en los Estados Unidos.

Fisiopatología

La infestación suele producirse como resultado de la transferencia de huevos del área perianal a fómites (prendas de vestir, ropa blanca, muebles, alfombras, juguetes, asientos de inodoro), donde un nuevo huésped recoge los huevos, los lleva a su boca y los deglute. La succión del pulgar es un factor de riesgo. La reinfestación (autoinfestación) se produce fácilmente a través de la transferencia de los huevos desde el área perianal a la boca. Las infecciones por oxiuros también se atribuyen a relaciones sexuales anales entre adultos.

Los oxiuros alcanzan la madurez en la porción inferior del tubo digestivo en 2 a 6 semanas. Los helmintos hembras migran hacia el exterior del ano en la región perianal (habitualmente, por la noche) para depositar los huevos. La sustancia gelatinosa y pegajosa en la que se depositan los huevos y los movimientos de la hembra provocan prurito perianal. Los huevos pueden sobrevivir en los fómites durante hasta 3 semanas a temperatura ambiente normal.

Signos y síntomas

La mayoría de las personas infectadas no experimenta signos ni síntomas , pero algunas presentan prurito y excoriaciones perianales debido al rascado. Rara vez, los helmintos hembra ascienden por el aparato reproductor femenino y causan vaginitis y, con menor frecuencia, lesiones peritoneales.

Muchas otras condiciones (p. ej., dolor abdominal, insomnio, convulsiones) se asociaron con la infestación por oxiuros, pero la relación causal es poco probable. Se identificaron obstrucciones de la luz apendicular por oxiuros en pacientes con apendicitis, pero la presencia de los parásitos puede ser una coincidencia.

Diagnóstico

  • Examen de la región perianal en busca de helmintos, huevos o ambos

La infestación por oxiuros puede diagnosticarse a través del hallazgo del helminto hembra, que mide alrededor de 10 mm de longitud (los machos miden en promedio 3 mm), en la región perianal entre 1 y 2 horas después de que el niño se acuesta por la noche, en la mañana o mediante el uso de un microscopio de bajo aumento para identificar huevos sobre una cinta de celofán. Los huevos se recolectan temprano por la mañana antes de que el niño se levante, dando unos golpecitos en los pliegues perianales con una cinta de celofán, que luego se adhiere dada vuelta sobre un portaobjetos, para observarla bajo el microscopio. Los huevos, que miden 50 por 30 μm, son ovalados y tienen una cubierta delgada que contiene una larva enrollada. Una gota de tolueno colocada entre la cinta y el portaobjetos disuelve el adhesivo y elimina las burbujas de aire debajo de la cinta, que de lo contrario pueden afectar la identificación de los huevos. Si se considera necesario, este procedimiento debe repetirse 5 mañanas sucesivas. También pueden hallarse huevos en las heces, la orina o frotis vaginales, aunque con menor frecuencia.

Tratamiento

  • Mebendazol o albendazol

Dado que la infestación por oxiuros rara vez es peligrosa, la prevalencia es elevada y la reinfestación es habitual, el tratamiento sólo se indica en pacientes con infecciones sintomáticas. No obstante, la mayoría de los padres de niños con oxiuros solicitan tratamiento.

Una sola dosis de 100 mg de mebendazol por vía oral (independientemente de la edad) o 400 mg de albendazol por vía oral, repetida en 2 semanas, es eficaz para erradicar los oxiuros (pero no los huevos) en > 90% de los pacientes.

La aplicación de vaselina con ácido carbólico u otras cremas o ungüentos antipruriginosos en la región perianal puede aliviar el prurito.

Prevención

La reinfestación es frecuente porque 1 semana después del tratamiento aún pueden excretarse huevos viables y porque los huevos depositados en el medio antes del tratamiento pueden sobrevivir durante 3 semanas. Las múltiples infestaciones en contactos domiciliarios son frecuentes y puede estar indicado el tratamiento de toda la familia. La manera más exitosa para prevenir la infección por oxiuros es lavarse las manos con jabón y agua tibia después de ir al baño o cambiar pañales, y antes de manipular alimentos. Las personas infectadas deben ducharse cada mañana para ayudar a eliminar los huevos de la piel. Las prendas de vestir, la ropa blanca y otros artículos deben lavarse con frecuencia y deben aspirarse los ambientes.

Recursos en este artículo