Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Eosinofilia

Por Jane Liesveld, MD, Professor of Medicine, University of Rochester ; Patrick Reagan, MD, Fellow in Hematology and Medical Oncology, University of Rochester Medical Center

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La eosinofilia se define como un recuento de eosinófilos en sangre periférica > 500/μL. Las causas y los trastornos asociados son innumerables, pero a menudo representan una reacción alérgica o una infección parasitaria. El diagnóstico implica estudios complementarios selectivos dirigidos a las causas sospechadas clínicamente. El tratamiento está orientado a la causa.

La eosinofilia tiene características de una respuesta inmunitaria: un agente, por ejemplo la Trichinella spiralis, provoca una respuesta primaria con niveles relativamente bajos de eosinófilos, mientras que las exposiciones reiteradas determinan un aumento de la respuesta eosinófila o una respuesta secundaria. Varios compuestos liberados por mastocitos y basófilos inducen la producción de eosinófilos mediada por IgE. Estas sustancias son el factor quimiotáctico eosinófilo de la anafilaxia, el leucotrieno B4, los complejos del complemento (C5-C6-C7) y la histamina (en un estrecho rango de concentración).

La eosinofilia leve en sí misma no causa síntomas, pero las concentraciones ≥ 1500/μL pueden producir lesiones orgánicas. Si bien puede haber compromiso de cualquier órgano, en general afecta el corazón, los pulmones, la piel y el sistema nervioso. El daño de órganos normalmente se produce debido a la inflamación del tejido y la reacción a las citocinas y quimiocinas liberadas por los eosinófilos, así como a las células inmunitarias que son reclutadas hacia los tejidos. A veces los pacientes con eosinofilia importante (p. ej., recuentos de eosinófilos >100.000/μL), en general con leucemia eosinófila, presentan complicaciones de hiperleucocitosis (ver síndrome hipereosinofílico).

Etiología

La eosinofilia puede ser primaria (es decir, por proliferación clonal de eosinófilos asociada con trastornos hemáticos, como las leucemias y los trastornos mieloproliferativos), secundaria a numerosos trastornos no hematológicos (o asociada con ellos) ( Trastornos importantes y tratamientos asociados con eosinofilia) o idiopática (si no puede identificarse la causa).

En los Estados Unidos, la causa más común es

  • Trastornos alérgicos o atópicos (por lo general, respiratorios o cutáneos)

Otras causas frecuentes son

  • Infecciones (habitualmente parasitarias)

  • Ciertos tumores (hemáticos o sólidos, benignos o malignos)

Casi cualquier invasión parasitaria de tejidos puede provocar eosinofilia, pero los protozoos y los metazoos no invasores en general no lo hacen.

De los tumores hematológicos, el linfoma de Hodgkin puede causar eosinofilia marcada, mientras que la eosinofilia es menos frecuente en el linfoma no Hodgkin, la leucemia mieloide crónica y la leucemia linfoblástica aguda.

Los infiltrados pulmonares con síndrome eosinófilo incluyen un espectro de manifestaciones clínicas caracterizadas por eosinofilia periférica e infiltrados pulmonares eosinófilos (ver Generalidades de las Enfermedades Pulmonares Eosinofílicas), pero en general se desconoce su causa.

Los pacientes con reacciones eosinófilas de origen medicamentoso pueden ser asintomáticos o presentar varios síndromes, como la nefritis intersticial, la enfermedad del suero, la ictericia colestásica, la vasculitis por hipersensibilidad y las linfadenopatías inmunoblásticas. Se informó que varios cientos de pacientes presentaron un síndrome de eosinofilia-mialgias después de tomar l-triptófano con fines de sedación o apoyo psicotrópico. Probablemente, este síndrome fue causado por un contaminante y no por el l-triptófano. Los síntomas (mialgias intensas, tenosinovitis, edema muscular, erupción) persistieron de semanas a meses, y se produjeron varias muertes. La reacción cutánea con eosinofilia y síntomas sistémicos (DRESS) es un síndrome poco frecuente, caracterizado por fiebre, erupción cutánea, eosinofilia, linfocitosis atípica, denopatía, y signos y síntomas relacionados con la afectación de los órganos terminales (por lo general, el corazón, los pulmones, el bazo, la piel, el sistema nervioso).

Trastornos importantes y tratamientos asociados con eosinofilia

Causa o trastorno asociado

Ejemplos

Trastornos alérgicos o atópicos

Asma

Aspergilosis broncopulmonar alérgica

Rinitis alérgica

Dermatitis atópica

Reacciones medicamentosas (p. ej., a antibióticos o AINE)

Eccema

Angioedema episódico con eosinofilia

Alergia a las proteínas de la leche

Enfermedad pulmonar ocupacional

Urticaria

Trastornos del tejido conectivo, vasculíticos o granulomatosos (en especial, los que afectan los pulmones)

Síndrome de Dressler

Fascitis eosinófila

Sinovitis eosinófila idiopática

Enfermedad inflamatoria intestinal

Poliarteritis nudosa

Esclerosis sistémica progresiva (esclerodermia)

AR

Sarcoidosis

Síndrome de Sjögren

LES

Trastronos endocrinos

Hipofunción suprarrenal

Trastornos inmunitarios (a menudo con eccema)

Síndrome de inmunodeficiencia congénita (p. ej., deficiencia de IgA, síndrome de hiper-IgE, síndrome de Wiskott-Aldrich)

Enfermedad injerto contra huésped

Trastornos mieloproliferativos

Leucemia eosinófila aguda o crónica

Leucemia linfoblástica aguda (determinados tipos)

Leucemia mieloide crónica

Síndrome hipereosinófilo

Infecciones no parasitarias

Aspergilosis

Brucelosis

Enfermedad por arañazo de gato

Neumonía por clamidias de los lactantes

Coccidioidomicosis (aguda)

Linfocitosis infecciosa

Mononucleosis infecciosa

Enfermedad por micobacterias

Escarlatina

Infecciones parasitarias (en especial, por metazoos que invaden los tejidos)

Ascaridiasis

Clonorquiasis

Cisticercosis (causada por Taenia solium)

Equinococosis

Fasciolasis

Filariasis

Anquilostomiasis

Paragonimiasis

Infección por Pneumocystis jirovecii

Esquistosomiasis

Estrongiloidiasis

Triquinosis

Trichuriasis

Larva migratoria visceral

Trastornos cutáneos

Dermatitis herpetiforme

Dermatitis exfoliativa

Pénfigo

Psoriasis

Síndromes de infiltración pulmonar con eosinofilia

Aspergilosis broncopulmonar alérgica

Neumonía eosinófila crónica

Granulomatosis eosinofílica con poliangeítis (síndrome de Churg-Strauss)

Eosinofilia pulmonar simple (síndrome de Löffler)

Eosinofilia pulmonar tropical

Tumores

Carcinomas y sarcomas de pulmón, páncreas, colon, cuello uterino u ovario

Linfoma de Hodgkin

Linfadenopatía inmunoblástica

Linfomas no Hodgkin

Otros

Cirrosis

Eosinofilia familiar

Diálisis peritoneal

Radioterapia

Evaluación

La cantidad de causas posibles y trastornos asociados es muy grande. Deben considerarse primero las causas frecuentes (p. ej., trastornos alérgicos, infecciosos o neoplásicos), pero aun ellas suelen ser difíciles de identificar; de modo que se requiere una anamnesis y un examen físico completos.

Anamnesis

Las preguntas que tienen mayor probabilidad de resultar útiles son las siguientes:

  • Viajes (que sugieren una posible exposición a un parásito)

  • Alergias

  • Uso de fármacos

  • Uso de productos de hierbas y suplementos dietéticos, incluido l-triptófano

  • Síntomas sistémicos (p. ej., fiebre, pérdida de peso, mialgias, artralgias, erupciones, linfadenopatías)

Los síntomas sistémicos sugieren que es menos probable una causa alérgica o farmacológica menor, y debe efectuarse una evaluación detallada para detectar trastornos infecciosos, neoplásicos, del tejido conectivo u otros trastornos sistémicos. Otras partes importantes de la anamnesis son los antecedentes familiares de discrasias sanguíneas (p. ej., trastornos de las células plasmáticas) y una anamnesis completa por aparatos que evalúe síntomas de alergias y de disfunción pulmonar, cardíaca, digestiva y neurológica.

Examen físico

El examen físico general debe enfocarse en el corazón, la piel, y los sistemas nervioso y respiratorio. Ciertos hallazgos físicos pueden sugerir causas o trastornos asociados, por ejemplo: erupciones (trastornos alérgicos, cutáneos o vasculíticos), hallazgos pulmonares anormales (asma, infecciones pulmonares o síndromes de infiltración pulmonar con eosinofilia) y linfadenopatías generalizadas o esplenomegalia (trastornos mieloproliferativos o cáncer).

Estudios complementarios

Por lo general, la eosinofilia se reconoce cuando se realiza un hemograma completo por otros motivos. Los estudios adicionales incluyen:

  • Búsqueda de huevos y parásitos en materia fecal

  • Otros estudios para detectar lesión de órganos o causas específicas en función de los hallazgos clínicos

Por lo general, si no se sospecha una causa farmacológica o alérgica sobre la base de los hallazgos físicos, deben examinarse 3 muestras de materia fecal para buscar huevos y parásitos; sin embargo, los hallazgos negativos no descartan una causa parasitaria (p. ej., la triquinosis requiere una biopsia de músculo; las infecciones por larva migratoria visceral y filarias requieren otras biopsias tisulares; pueden ser necesarios aspirados duodenales para descartar determinados parásticos, p. ej., Strongyloides sp—ver Estrongiloidiasis).

Otras pruebas diagnósticas específicas dependen de los hallazgos clínicos (en particular, antecedentes de viaje) y pueden consistir en radiografía de tórax, análisis de orina, pruebas de funcionalidad hepática y renal, y pruebas serológicas para trastornos parasitarios y del tejido conectivo. Si los pacientes tienen adenopatías generalizadas, esplenomegalia, o síntomas sistémicos, se realizan pruebas en sangre. Un aumento de la concentración sérica de vitamina B12 o alteraciones del frotis de sangre periférica sugieren un trastorno mieloprofilerativo subyacente y puede ser útil un aspirado y biopsia de médula ósea, con estudios citogenéticos. Asimismo, si la evaluación de rutina no revela una causa, se deben realizar estudios para detectar lesión de órganos. Los estudios complementarios pueden incluir algunas de las pruebas mencionadas antes, así como LDH y pruebas de funcionalidad hepática (que sugiere daño hepático o quizás un trastorno mieloprofilerativo), ecocardiografía y pruebas de funcionalidad pulmonar. Una vez que una causa específica se ha determinado, se pueden requerir pruebas adicionales.

Tratamiento

  • En ocasiones, corticoides

Para el tratamiento del síndrome hipereosinofílico con corticoides, ver síndrome hipereosinofílico : Tratamiento inmediato.

Se suspenden los fármacos que tienen una asociación conocida con la eosinofilia. Se deben tratar otras causas identificadas.

Si no se detecta ninguna causa, se realiza un seguimiento del paciente en busca de complicaciones. Una prueba breve de corticoides en baja dosis puede reducir el recuento de eosinófilos si la eosinofilia es secundaria (p. ej., a alergia, trastornos del tejido conectivo o infección parasitaria) en lugar de primaria. Está indicada una prueba de este tipo si la eosinofilia es persistente y progresiva en ausencia de una causa tratable.

Recursos en este artículo