Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Aceite de pescado

Por Ara DerMarderosian, PhD, University of the Sciences in Philadelphia

Información:
para pacientes

El aceite de pescado puede ser extraído directamente o concentrado e introducido en cápsulas. Los principios activos son los ácidos grasosω-3 (ácido eicosapentaenóico [EPA] y ácido docosahexaenoico [DHA]). Las dietas occidentales suelen tener bajo contenido de ácidos grasos ω-3.

Acciones

El aceite de pescado se utiliza para la prevención y el tratamiento de la enfermedad cardiovascular aterosclerótica. Fuerte evidencia científica sugiere que EPA/DHA 800 a 1.500 mg/día reduce el riesgo de infarto de miocardio y muerte por arritmias en pacientes que tienen coronariopatía preexistente y están tomando fármacos convencionales. (Véase también Agency for Healthcare Research and Quality EPC Evidence Report Effects of Omega-3 Fatty Acids on Cardiovascular Risk Factors and Intermediate Markers of Cardiovascular Disease). También reduce los triglicéridos dependientemente de la dosis (25 a 40% con EPA/DHA 4 g/día) y un poco la tensión arterial (2 a 4 mm Hg con EPA/DHA > 3 g/día). Es probable que los mecanismos sean múltiples, pero se desconocen. Se suponen acciones beneficiosas, pero aún no se ha demostrado para la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular aterosclerótica, el tratamiento de artritis reumatoidea (véase también Agency for Healthcare Research and Quality EPC Evidence Report Effects of Omega-3 Fatty Acids on Lipids and Glycemic Control in Type II Diabetes and the Metabolic Syndrome and on Inflammatory Bowel Disease, Rheumatoid Arthritis, Renal Disease, Systemic Lupus Erythematosus, and Osteoporosis) y la prevención de la nefrotoxicidad por ciclosporina.

Efectos adversos

Puede haber eructos con olor a pescado, náuseas y diarrea. El riesgo de hemorragia aumenta con la EPA/DHA > 3 g/día. Las preocupaciones sobre la contaminación por mercurio no se han fundamentado en pruebas de laboratorio. Aun así, las embarazadas o las que amamantan no deben tomar suplementos de ácidos grasos ω-3 extraídos de pescados y deben limitar el consumo de ciertos tipos y cantidades de pescados debido al riesgo potencial de contaminación por mercurio.