Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Íleo

(Íleo paralítico; íleo adinámico; paresia)

Por Parswa Ansari, MD, Program Director, Department of Surgery, Lenox Hill Hospital, New York

Información:
para pacientes

El íleo es una detención transitoria del peristaltismo intestinal. Aparece con mucha frecuencia después de la cirugía abdominal, en particular cuando se ha manipulado el intestino. Los síntomas son náuseas, vómitos y malestar abdominal vago. El diagnóstico se basa en los hallazgos radiológicos y la impresión clínica. El tratamiento es de sostén, con aspiración nasogástrica y líquidos IV.

Etiología

La causa más común es

  • Cirugía abdominal

Otras causas incluyen

  • Inflamación intraperitoneal o retroperitoneal (p. ej., apendicitis [ver Apendicitis], diverticulitis [ver Diverticulitis], úlcera duodenal perforada [ver Enfermedad ulcerosa péptica])

  • Hematomas retroperitoneal o intraabdominales (p. ej., a partir de la ruptura de un aneurisma de aorta abdominal [ver Aneurismas de la aorta Abdominal (AAA)], fractura por compresión lumbar)

  • Trastornos metabólicos (p. ej., hipopotasemia [ver Hipopotasemia])

  • Medicamentos (p. ej., opioides, anticolinérgicos, a veces, bloqueantes de los canales de Ca)

  • En ocasiones, patología renal o torácica (p. ej., fractura de costillas inferiores, neumonías del lóbulo inferior, IAM).

Las alteraciones de la motilidad gástrica y colónica son frecuentes después de la cirugía abdominal. Por lo general, el intestino delgado es el menos afectado, y la motilidad y la absorción se normalizan en el término de horas después de la cirugía. Por lo general, hay alteración de la evacuación gástrica durante alrededor de 24 horas o más. El colon suele ser el más afectado y permanece inactivo durante 48-72 horas.

Signos y síntomas

Los signos y síntomas son distensión abdominal, náuseas, vómitos y malestar indefinido. El dolor rara vez tiene el patrón cólico clásico observado en la obstrucción mecánica. Puede haber estreñimiento o eliminación de pequeñas cantidades de materia fecal acuosa. La auscultación revela silencio abdominal o mínimo peristaltismo. El abdomen no es doloroso a la palpación, a menos que la causa de base sea inflamatoria.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

  • A veces, radiografías

La tarea esencial es distinguir íleo de obstrucción intestinal. En ambos cuadros, las radiografías muestran distensión gaseosa de segmentos aislados del intestino. Sin embargo, en el íleo posoperatorio, el gas puede acumularse más en el colon que en el intestino delgado. La acumulación posoperatoria de gas en el intestino delgado suele implicar la aparición de una complicación (p.ej., obstrucción, peritonitis [ver Dolor abdominal agudo : Peritonitis]). En otros tipos de íleo, los hallazgos radiográficos son similares a los observados en la obstrucción; la diferenciación puede ser difícil a menos que las manifestaciones clínicas favorezcan claramente uno u otro diagnóstico. Una TC con contraste puede ayudar a diferenciar entre los dos y sugerir una causa de base del íleo.

Tratamiento

  • SNG

  • Líquidos IV

El tratamiento consiste en aspiración nasogástrica continua, nada por boca, líquidos y electrolitos por vía IV, una dosis mínima de sedantes, y evitar fármacos opiáceos y anticolinérgicos. Es de especial importancia mantener un nivel sérico adecuado de K (> 4 mEq/L [> 4 mmol/L]). Es probable que el íleo que persiste > 1 semana tenga una causa obstructiva mecánica, y debe considerarse la laparotomía. En ocasiones, el íleo colónico puede aliviarse mediante descompresión colonoscópica; rara vez, se requiere cecostomía. La descompresión colonoscópica es útil para tratar la seudoobstrucción (síndrome de Ogilvie), que consiste en obstrucción aparente en el ángulo esplénico, aunque el colon por enema o la colonoscopia no revelan ninguna causa para la falta de tránsito de gases y materia fecal más allá de este punto. Algunos médicos indican neostigmina IV (que requiere monitorización cardíaca) para tratar el síndrome de Ogilvie.