Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Gastritis erosiva

Por Michael C. DiMarino, MD, Clinical Assistant Professor of Medicine, Division of Gastroenterology and Hepatology, Department of Medicine, Thomas Jefferson University

Información:
para pacientes

La gastritis erosiva consiste en la erosión de la mucosa gástrica causada por daño de las defensas de la mucosa. Por lo general, es aguda, se manifiesta por hemorragia, pero puede ser subaguda o crónica, con síntomas escasos o nulos. El diagnóstico se realiza por endoscopia. El tratamiento es de sostén, con eliminación de la causa desencadenante. En ciertos pacientes de UCI (p. ej., dependientes del respirador, con traumatismo craneoencefálico, quemaduras, politraumatismos), es beneficiosa la profilaxis con inhibidores de la secreción ácida.

Las causas frecuentes de gastritis erosiva son

  • AINE

  • Alcohol

  • El estrés

Las causas menos frecuentes comprenden

  • Radiación

  • Infecciones virales (p. ej., citomegalovirus)

  • Lesión vascular

  • Traumatismo directo (p. ej., SNG)

Hay erosiones superficiales y lesiones puntiformes de la mucosa. Éstas pueden aparecer ya a las 12 horas de la lesión inicial. En casos graves o no tratados, puede haber erosiones profundas, úlceras y en ocasiones perforación. Por lo general, las lesiones se localizan en el cuerpo, pero también pueden comprometer el antro.

La gastritis aguda por estrés, una forma de gastritis erosiva, afecta a alrededor del 5% de los pacientes en estado crítico. La incidencia aumenta con la duración de la estadía en UCI y de la falta de alimentación enteral. Es probable que la patogenia implique hipoperfusión de la mucosa digestiva, que determina alteración de las defensas de la mucosa. Los pacientes con traumatismo craneoencefálico o quemaduras también pueden tener aumento de la secreción de ácido.

Signos y síntomas

Los pacientes con gastritis erosiva leve suelen ser asintomáticos, aunque algunos refieren dispepsia, náuseas o vómitos. A menudo, el primer signo consiste en hematemesis, melena o sangre en la aspiración nasogástrica, en general de 2 a 5 días después del evento desencadenante. Por lo general, la hemorragia es de leve a moderada, aunque puede ser masiva en caso de ulceración profunda, en particular en la gastritis aguda por estrés.

Diagnóstico

La gastritis erosiva aguda y crónica se diagnostica por endoscopia.

Tratamiento

  • De la hemorragia: hemostasia endoscópica

  • Para inhibir la secreción ácida: un inhibidor de la bomba de protones o un bloqueante H2

En la gastritis grave, la hemorragia se trata con líquidos IV y transfusión de sangre según sea necesario. Debe intentarse la hemostasia endoscópica y recurrir a la cirugía (gastrectomía total) como última alternativa. Es improbable que la angiografía detenga la hemorragia gástrica profusa, porque el estómago está irrigado por numerosos vasos colaterales. Debe iniciarse tratamiento con inhibidores de la secreción ácida si el paciente todavía no los recibe.

En la gastritis más leve, la eliminación del agente nocivo y el uso de fármacos para reducir la acidez gástrica (ver Tratamiento farmacológico de la acidez gástrica) pueden ser lo único necesario.

Prevención

La profilaxis con fármacos inhibidores de la secreción ácida puede reducir la incidencia de gastritis aguda por estrés. Sin embargo, esto beneficia a ciertos pacientes de UCI de alto riesgo, como aquellos con quemaduras graves, traumatismos de cráneo, coagulopatía, shock séptico, politraumatismos, ventilación mecánica durante > 48 horas, insuficiencia hepática o renal, disfunción multisistémica y antecedentes de úlcera péptica o hemorragia digestiva.

La profilaxis consiste en la administración de bloqueantes H2 IV, inhibidores de la bomba de protones o antiácidos orales para aumentar el pH intragástrico a > 4,0. No se requiere determinación reiterada del pH ni titulación del tratamiento. La alimentación enteral temprana también puede disminuir la incidencia de hemorragia.

No se recomienda la inhibición de la secreción ácida en pacientes que sólo toman AINE, a menos que hayan presentado antes una úlcera.