Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Enfermedad de Huntington

Por Hector A. Gonzalez-Usigli, MD, Assistant Professor in Neurology, Department of Internal Medicine, Instituto Mexicano del Seguro Social, Guadalajara ; Alberto Espay, MD, Associate Professor and Clinical Research Director of the James J. and Joan A. Gardner Center for Parkinson's Disease and Movement Disorders, University of Cincinnati

Información:
para pacientes

(Corea de Huntington, corea progresiva crónica, corea hereditaria)

La enfermedad de Huntington es un trastorno autosómico dominante caracterizado por corea y deterioro cognitivo progresivo que habitualmente comienza durante la edad media. El diagnóstico se realiza mediante estudios genéticos. El tratamiento es sintomático. Se recomienda el asesoramiento sobre pruebas genéticas a los familiares directos

La enfermedad de Huntington afecta a ambos sexos por igual. El núcleo caudado se atrofia, degenera la población de neuronas espinosas intermedias inhibidoras en el cuerpo estriado y disminuyen las concentraciones de los neurotransmisores ácido γ-aminobutírico (GABA) y de sustancia P.

La enfermedad de Huntington es el resultado de una mutación genética que produce una repetición anormal de la secuencia CAG del DNA que codifica el aminoácido glutamina. El producto genético resultante, una proteína grande denominada huntingtina, tiene un tramo largo formado por residuos de poliglutamina, que se acumulan dentro de las neuronas y producen la enfermedad a través de mecanismos aún desconocidos. Cuanto más abundantes sean las repeticiones de CAG, antes es el inicio de la enfermedad y más grave es su expresión (fenotipo). El número de repeticiones puede aumentar en las generaciones sucesivas y, con el tiempo, producir un fenotipo cada vez más grave dentro de la familia (denominado anticipación).

Signos y síntomas

Los signos y síntomas aparecen de forma gradual, más o menos a partir de los 35 a 40 años, dependiendo de la gravedad del fenotipo. La demencia o las alteraciones psiquiátricas (p. ej., la depresión, la apatía, la irritabilidad, la anhedonia, el comportamiento antisocial o un auténtico trastorno esquizofreniforme o bipolar) se desarrollan antes que los problemas del movimiento o al mismo tiempo. Aparecen movimientos que incluyen corea, tics, y sacudidas mioclónicas. Las características típicas incluyen una marcha bizarra como de títere, muecas faciales, incapacidad para mover intencionalmente los ojos rápidamente sin parpadear o empujar la cabeza (apraxia oculomotora), y la incapacidad de mantener un acto motor (impersistencia motora), como la protrusión de la lengua.

El trastorno progresa, impide caminar y ocasiona problemas para la deglución; el trastorno conduce a la demencia grave. Por último, la mayoría de los pacientes deben ser institucionalizados. La muerte suele ocurrir 13 a 15 años después del inicio de los síntomas.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica, confirmada por estudios genéticos

  • Estudios por imágenes neurológicas

El diagnóstico se basa en los signos y síntomas típicos más los antecedentes familiares positivos y es confirmado con los estudios genéticos. Las neuroimágenes ayudan a identificar la atrofia del caudado y con frecuencia cierta atrofia cortical a predominio frontal.

Tratamiento

  • Medidas sintomáticas

  • Asesoramiento genético

Como la enfermedad es progresiva, deben conversarse precozmente los problemas de final de la vida (ver El paciente moribundo).

El tratamiento es sintomático. Los antipsicóticos pueden suprimir en parte la corea y la agitación (p. ej., 25-300 mg de clorpromazina VO 3 veces al día, 5 a 45 mg de haloperidol VO 2 veces al día; risperidona 0,5 a 3 mg VO 2 veces al día, olanzapina 5 a 10 mg VO 1 vez al día o clozapina 12,5 a 100 mg VO 1 o 2 veces al día). En los pacientes que reciben clozapina, deben realizarse recuentos leucocitarios frecuentes por el riesgo de agranulocitosis La dosis de antipsicóticos se incrementa hasta que se desarrollan efectos adversos intolerables (p. ej., letargo, parkinsonismo) o los síntomas están controlados. Como alternativa, se puede utilizar la tetrabenazina. La dosis de inicio es de 12,5 mg VO 1 vez al día y se incrementa hasta 12,5 mg 2 veces al día la segunda semana, 12,5 mg 3 veces al día la tercera semana y secuencialmente hasta un total de 33,3 mg VO divididos en 3 dosis según sean necesarios para controlar los síntomas o hasta que aparezcan efectos adversos intolerables. Los efectos adversos pueden incluir sedación, acatisia, parkinsonismo y depresión. La depresión se trata con antidepresivos.

Los tratamientos actualmente bajo estudio pretenden reducir la neurotransmisión glutaminérgica que tiene lugar a través del receptor de N-metil-d-aspartato y reforzar la producción de energía mitocondrial. Los tratamientos dirigidos a incrementar la función del GABA han resultado ineficaces.

A las personas que tienen familiares de primer grado con la enfermedad, especialmente las mujeres en edad fértil y los hombres que consideran tener hijos, se les debe ofrecer asesoramiento y pruebas genéticas (Ver también Consejo y evaluación genética prenatal).

Conceptos clave

  • La enfermedad de Huntington es un trastorno autosómico dominante que afecta a ambos sexos y habitualmente produce demencia y corea en la edad media.

  • Si los síntomas y los antecedentes familiares sugieren el diagnóstico, hacer las pruebas genéticas y a veces de neuroimágenes para confirmarlo.

  • Tratar los síntomas y discutir los cuidados del final de la vida tan pronto como sea posible.

  • Ofrecer asesoramiento y pruebas genéticas a los familiares de primero grado, en particular a los padres potenciales.