Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Dolor escrotal

Por Anuja P. Shah, MD, Assistant Professor;Faculty, Division of Nephrology, David Geffen School of Medicine at UCLA;Harbor-UCLA Medical Center

Información:
para pacientes

1 iOS Android

El dolor escrotal aparece en varones de cualquier edad, desde neonatos hasta ancianos.

Etiología

Las causas más comunes de dolor escrotal son

  • Torsión testicular

  • Torsión del apéndice testicular

  • Epididimitis

Hay varias causas posibles menos comunes (ver Algunas causas de dolor escrotal). La edad, la forma de aparición de los síntomas y otros hallazgos permiten determinarla.

Algunas causas de dolor escrotal

Causa

Hallazgos sugestivos

Abordaje diagnóstico

Torsión testicular

Aparición abrupta de dolor fuerte, unilateral y constante

Ausencia de reflejo cremastérico

Testículo del lado afectado asimétrico, orientado transversalmente, de ubicación alta

Típicamente se produce en neonatos y púberes, pero puede aparecer en adultos

Ecografía Doppler color

Torsión del apéndice (una estructura vesicular no pediculada unida al polo cefálico del testículo)

Aparición subaguda del dolor durante varios días

Dolor en el polo superior del testículo

Reflejo cremastérico presente

Posible hidrocele reactivo, signo de punto azul (mancha azul o negra debajo la piel sobre la región superior del testículo o el epidídimo)

Típicamente aparece en niños de 7 a 14 años

Ecografía Doppler color

Epididimitis u orquiepididimitis, generalmente infecciosas, por microorganismos gramnegativos en varones prepúberes o ancianos, o por enfermedades de transmisión sexual en varones sexualmente activos

Pueden ser no infecciosas, por reflujo urinario en los conductos eyaculadores

Aparición aguda o subaguda de dolor en los epidídimos, y a veces también en los testículos

Posible polaquiuria, disuria, o estreñimiento reciente

Reflejo cremastérico presente

A menudo induración, hinchazón o eritema del escroto

A veces, secreciones peneanas

Típicamente, en varones púberes y adultos

Análisis de orina y cultivo

Pruebas de amplificación de ácidos nucleicos para detectar Neisseria gonorrhoeae y Chlamydia trachomatis

Posvasectomía, agudo o crónico (síndrome de dolor posvasectomía)

Antecedentes de vasectomía

Dolor durante las relaciones sexuales o la eyaculación

Dolor al hacer esfuerzos físicos

Dolor a la palpación o distensión del epidídimo

Evaluación clínica

Traumatismo

Antecedentes claros de traumatismo en los genitales

A menudo hinchazón, posible hematoma intratesticular o hematocele

Ecografía Doppler color

Hernia inguinal (estrangulada)

Antecedentes de larga data de hinchazón sin dolor (a menudo con diagnóstico conocido de hernia), ahora con dolor agudo o subagudo

Masa escrotal, a menudo grande, no compresible, posiblemente con sonidos intestinales audibles

No reducible

Evaluación clínica

Vasculitis asociada a inmunoglobulina A (púrpura de Henoch-Schönlein)

Púrpura palpable (típicamente en las extremidades inferiores o las nalgas), artralgia, artritis, dolor abdominal, enfermedad renal

Típicamente en niños de 3 a 15 años

Evaluación clínica

A veces, biopsia de las lesiones en la piel

Poliarteritis nudosa

Fiebre, pérdida de peso, dolor abdominal, hipertensión, edema

Lesiones cutáneas que incluyen púrpura palpable y nódulos subcutáneos

Puede ser aguda o crónica

Puede causar isquemia e infarto testicular

Más común en hombres de 40–50 años

Angiografía

A veces, biopsia del órgano afectado

Dolor referido (aneurisma aórtico abdominal, urolitiasis, compresión de una raíz nerviosa lumbar o sacra, apendicitis retrocecal, tumor retroperitoneal, dolor posherniorrafía)

Escroto normal en el examen

A veces, sensibilidad a la palpación en el abdomen, dependiendo de la causa

Según los hallazgos de la exploración y la causa sospechada

Orquitis (generalmente viral: infección por sarampión, rubéola, virus coxsackie, ecovirus o parvovirus)

Dolor del escroto y el abdomen, náuseas, fiebre

Tumefacción uni o bilateral, eritema del escroto

Títulos virales agudos y en la convalecencia

Gangrena de Fournier (fascitis necrosante del periné)

Dolor intenso, fiebre, aspecto tóxico, eritema, lesiones ampollares o necróticas

A veces, gas subcutáneo palpable

A veces, antecedentes de cirugía abdominal reciente

Más común en ancianos con diabetes o enfermedad vascular periférica

Evaluación clínica

Evaluación

Son necesarios la evaluación, el diagnóstico y el tratamiento inmediatos, ya que la torsión testicular no tratada puede causar la pérdida del testículo.

Anamnesis

Antecedentes de la enfermedad actual: debe determinarse la ubicación del dolor (uni o bilateral), la forma de aparición (aguda o subaguda) y su duración. Los síntomas asociados importantes son la fiebre, la disuria, las secreciones peneanas y la presencia de masas escrotales. Es preciso indagar a los pacientes sobre los sucesos previos, como lesiones, esfuerzos y levantamiento de pesos y contactos sexuales.

Revisión por aparatos y sistemas: debe buscar los síntomas de los posibles trastornos causales, como erupciones purpúricas, dolor abdominal y artralgias (vasculitis asociada con inmunoglobulina A o púrpura de Schönlein-Henoch) masas escrotales intermitentes o hinchazón de la ingle (hernia inguinal), fiebre y hinchazón de las glándulas parótidas (orquitis por parotiditis) y dolor lumbar o hematuria (cálculos renales).

Antecedentes personales: deben identificarse trastornos conocidos que puedan causar dolor referido, como hernias, aneurismas aórticos abdominales, cálculos renales y factores de riesgo para enfermedades graves, como diabetes o enfermedad vascular periférica (gangrena de Fournier).

Examen físico

El examen físico comienza con el control de las constantes vitales y una evaluación de la gravedad del dolor. El examen debe enfocarse en el abdomen, la región inguinal y los genitales.

El abdomen se evalúa para detectar dolor a la palpación y masas (incluso distensión de la vejiga). Los flancos se percuten para detectar sensibilidad en el ángulo costovertebral.

El examen inguinal y genital debe realizarse con el paciente de pie. La zona inguinal se inspecciona y se palpa para detectar adenopatías, hinchazón o eritema. El examen del pene debe notar ulceraciones, secreciones uretrales y la presencia de adornos metálicos (piercings) y tatuajes (fuentes de infecciones bacterianas). La evaluación del escroto debe notar cualquier asimetría, hinchazó, eritema o decoloración y la posición de los testículos (horizontal o vertical, alta o baja). Debe controlarse el reflejo cremastérico en forma bilateral. Los testículos, epidídimos y cordones espermáticos deben palparse para detectar hinchazón y sensibilidad al tacto. Si hay hinchazón, la zona debe transiluminarse para determinar si su origen es quístico o sólido.

Signos de alarma

Los siguientes hallazgos son de especial interés:

  • Aparición abrupta del dolor, excesivo dolor a la palpación y testículo elevado y desplazado horizontalmente (torsión testicular)

  • Masa inguinal o escrotal no reducible con dolor intenso, vómitos y estreñimiento (hernia incarcerada)

  • Eritema en el escroto o el periné, lesiones cutáneas necróticas o ampollosas y aspecto tóxico (gangrena de Fournier)

  • Aparición abrupta del dolor, hipotensión, pulso débil, palidez, mareos y confusión (rotura de aneurisma de la aorta abdominal)

Interpretación de los hallazgos

El objetivo es distinguir las causas que requieren tratamiento inmediato de las que no lo requieren. Los hallazgos clínicos brindan indicios importantes (ver Algunas causas de dolor escrotal).

Las lesiones aórticas graves y la gangrena de Fournier aparecen principalmente en pacientes > 50 años; los otros cuadros que requieren tratamiento inmediato se presentan a cualquier edad. Sin embargo, la torsión testicular es más frecuente en neonatos y púberes, la torsión del apéndice testicular es más común en púberes (7 a 14 años) y la epididimitis, en adolescentes y adultos.

La aparición abrupta de un dolor intenso indica una torsión testicular o un cálculo renal. El dolor causado por una epididimitis, una hernia incarcerada o una apendicitis es de aparición más gradual. Los pacientes con torsión del apéndice testicular manifiestan un dolor moderado que se desarrolla a lo largo de varios días; este dolor se localiza en el polo superior del testículo. El dolor bilateral sugiere una posible infección (p. ej., orquitis, en especial si además hay fiebre y síntomas virales) o una causa referida. El dolor lumbar que se irradia hacia el escroto es sugestivo de litiasis renal o, en hombres > 55 años, de aneurisma de la aorta abdominal.

Los hallazgos normales en la evaluación del escroto y el periné sugieren que el dolor es referido. Debe prestarse atención a los trastornos extraescrotales, en especial apendicitis, litiasis renal y, en pacientes > 55 años, aneurisma de la aorta abdominal.

Los hallazgos anormales en el examen del escroto y el periné a menudo indican la posible causa. A veces, en el inicio de un cuadro de epididimitis, la sensibilidad a la palpación y la induración pueden localizarse en el epidídimo; en el inicio de una torsión, el testículo puede verse claramente elevado, en posición horizontal y sin que el epidídimo muestre una sensibilidad especial a la palpación. Sin embargo, con frecuencia testículo y epidídimo presentan hinchazón y dolor al tacto, hay edema del escroto y no es posible diferenciar una epididimitis de una torsión mediante la palpación. En la torsión el reflejo cremastérico está ausente, al igual que los signos de enfermedad de transmisión sexual (ETS, p. ej., una secreción uretral purulenta); la presencia de ambos hallazgos indica que es muy posible una epididimitis.

A veces puede palparse en el conducto inguinal una masa escrotal causada por una hernia; en otros casos, la hernia puede ser difícil de distinguir de una hinchazón testicular.

Un eritema del escroto con dolor y sin sensibilidad a la palpación en los testículos o los epidídimos debe hacer sospechar una infección, ya sea celulitis o una gangrena de Fournier incipiente.

Una erupción vasculítica con dolor abdominal y artralgias puede deberse a un síndrome de vasculitis sistémica, como la vasculitis asociada con inmunoglobulina A o la poliarteritis nudosa.

Estudios complementarios

Es habitual que se realicen varias pruebas.

  • Análisis de orina y urocultivo (todos los pacientes)

  • Pruebas para ETS (pacientes con análisis de orina positivo, secreciones o disuria)

  • Ecografía Doppler color para descartar una torsión (cuando no hay otra causa clara)

  • Otros estudios según indiquen los signos y síntomas (véase el Algunas causas de dolor escrotal)

El análisis de orina y el urocultivo son necesarios siempre. Los signos de infección urinaria (piuria, bacteriuria) indican epididimitis. Los pacientes con hallazgos que indiquen infección y todos aquellos con secreciones uretrales o disuria deben someterse a pruebas de detección de ETS, así como de otras causas bacterianas de infección urinaria.

Es crítico el diagnóstico a tiempo de la torsión testicular. Si los signos indican que se trata probablemente de una torsión, es preferible una exploración quirúrgica inmediata en lugar de más estudios. Si los hallazgos son equívocos y no hay una causa clara para el dolor agudo, se realiza una ecografía Doppler color. Si no se dispone de esta herramienta, puede realizarse una gammagrafía, aunque es menos sensible y específica.

Tratamiento

El tratamiento se dirige a la causa, y puede ser desde una cirugía de urgencia (para la torsión testicular) hasta reposo en la cama (para la torsión del apéndice testicular). Si hay una torsión testicular, suele ser necesaria la cirugía inmediata (< 12 horas de la presentación). La demora en la intervención puede llevar al infarto testicular, el daño a largo plazo de este órgano o la pérdida del testículo. La detorsión quirúrgica del testículo alivia el dolor de inmediato, y la orquidopexia bilateral simultánea previene su recidiva.

Para el alivio del dolor agudo, están indicados los analgésicos, como la morfina u otros opiáceos. Los antibióticos se administran a los pacientes con epididimitis u orquitis bacterianas.

Geriatría

La torsión testicular no es común en los ancianos; cuando se presenta, sus manifestaciones suelen ser atípicas, por lo que el diagnóstico se demora. En este grupo etario son más comunes la epididimitis, la orquitis y los traumatismos. En ocasiones, el dolor escrotal puede deberse a hernia inguinal, perforación del colon o cólico renal.

Conceptos clave

  • Siempre debe tenerse en cuenta la posibilidad de torsión testicular en pacientes con dolor agudo del escroto, especialmente en niños y adolescentes; el diagnóstico rápido y preciso es de suma importancia.

  • Otras causas frecuentes de dolor escrotal son la torsión del apéndice testicular y la epididimitis.

  • La ecografía Doppler color suele realizarse cuando el diagnóstico no está claro.

  • Los hallazgos normales en la exploración del escroto y el periné indican que se trata de un dolor referido.

Recursos en este artículo