Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Demencia vascular

Por Juebin Huang, MD, PhD, The University of Mississippi Medical Center

La demencia vascular es la pérdida de la función intelectual debida a la destrucción del tejido cerebral por una reducción o un bloqueo del suministro sanguíneo. La causa suelen ser los accidentes cerebrovasculares (ictus), ya sean pocos pero extensos o numerosos pero de pequeño tamaño.

  • Los trastornos que lesionan los vasos sanguíneos del cerebro, generalmente accidentes cerebrovasculares, causan demencia.

  • Los síntomas pueden aparecer por pasos, no gradualmente.

  • La demencia vascular se produce a menudo en personas con factores de riesgo o síntomas de accidente cerebrovascular.

  • Si se eliminan los factores de riesgo para ictus se retrasa la aparición o se evitan más daños.

La demencia vascular es la segunda causa más frecuente de demencia entre las personas mayores.

Una serie de accidentes cerebrovasculares dan lugar a la aparición de demencia vascular. Estos accidentes cerebrovasculares son más frecuentes en los hombres y normalmente se inician después de los 70 años de edad. A continuación se detallan los factores de riesgo para la demencia vascular:

  • Hipertensión arterial

  • Diabetes

  • Ateroesclerosis

  • Fibrilación auricular, un tipo de ritmo cardíaco irregular

  • Niveles elevados de grasas (lípidos), incluido el colesterol

  • Tabaquismo (actual o en el pasado)

  • Antecedentes de accidente cerebrovascular

La hipertensión arterial, la diabetes y la ateroesclerosis dañan los vasos sanguíneos del cerebro. La fibrilación auricular aumenta el riesgo de accidentes cerebrovasculares por coágulos de sangre desde el corazón. A diferencia de otros tipos de demencia, la demencia vascular a veces se evita mediante la corrección o eliminación de los factores de riesgo para accidentes cerebrovasculares.

Los accidentes cerebrovasculares destruyen el tejido cerebral mediante la obstrucción del suministro de sangre a partes del cerebro. Un área de tejido cerebral destruida se denomina infarto. La demencia puede ser provocada por pocos accidentes cerebrovasculares importantes, o más a menudo por múltiples accidentes pequeños. Algunos de estos accidentes cerebrovasculares parecen leves o incluso pueden pasar inadvertidos, ya que producen poca o ninguna debilidad muscular, y no provocan parálisis. Sin embargo, se pueden continuar teniendo pequeños accidentes cerebrovasculares y aparecer la demencia tras la destrucción de suficiente tejido cerebral. Por lo tanto, la demencia vascular puede desarrollarse antes de que los accidentes cerebrovasculares causen síntomas graves, a veces incluso síntomas perceptibles.

A continuación se detallan los tipos de demencia vascular, que pueden solaparse en cierto grado:

  • Demencia por multiinfartos: La demencia está causada por varios accidentes cerebrovasculares, que generalmente afectan a los vasos sanguíneos de tamaño medio.

  • Enfermedad lacunar: A veces se utiliza este término para describir la demencia por multiinfartos causada por muchos infartos lacunares, accidentes cerebrovasculares causados por bloqueos en vasos sanguíneos pequeños.

  • Demencia de Binswanger: se obstruyen diversos vasos sanguíneos pequeños, lo que provoca infartos lacunares, en casos con hipertensión grave y mal controlada y un trastorno de los vasos sanguíneos (vascular) que afecta a los vasos sanguíneos de todo el organismo.

  • Demencia por infarto estratégico: se destruye una zona única de tejido cerebral situada en un área crucial.

La demencia vascular aparece con frecuencia con la enfermedad de Alzheimer (en forma de demencia mixta).

Síntomas

A diferencia de la demencia causada por la enfermedad de Alzheimer, la demencia vascular progresa por pasos. Los síntomas empeoran de forma repentina, y a continuación se estabilizan o disminuyen un poco. Empeoran meses o años más tarde, al producirse otro accidente cerebrovascular. La demencia que resulta de múltiples pequeños accidentes cerebrovasculares generalmente progresa de manera más gradual que la relacionada con pocos accidentes cerebrovasculares grandes. Los accidentes cerebrovasculares pequeños pueden ser tan sutiles que la demencia parezca gradual y continua, en lugar de por pasos.

Los síntomas (pérdida de memoria, dificultad para planificar e iniciar acciones o tareas, pensamiento lento y tendencia a deambular) son similares a los de otras demencias. Sin embargo, comparada con la enfermedad de Alzheimer, la demencia vascular tiende a causar pérdida de memoria más tarde y a afectar menos el raciocinio y la personalidad. Las personas con demencia vascular tienen dificultades concretas para planificar e iniciar acciones, y el pensamiento puede percibirse mucho más lento.

En función del área del encéfalo afectada se producen síntomas distintos. Por lo general, algunos aspectos de la función mental no se modifican, ya que el accidente cerebrovascular destruye el tejido solo en una parte del cerebro. Así, los afectados son más conscientes de sus pérdidas y más propensos a deprimirse que en otros tipos de demencia.

A medida que se producen más accidentes cerebrovasculares y la demencia progresa, aparecen otros síntomas relacionados con dichos accidentes. Se produce un debilitamiento de un brazo o una pierna, o incluso parálisis. Se puede tener dificultad para hablar. Por ejemplo, se habla arrastrando las palabras. La vista se vuelve borrosa o se pierde parcialmente o por completo. Puede haber una pérdida de coordinación que se manifiesta en forma de inestabilidad al caminar. Los afectados pueden llorar o reír sin motivo aparente. Tienen dificultad para controlar la vejiga y, en consecuencia, incontinencia urinaria.

Aproximadamente 6 de cada 10 personas mueren durante los 5 años posteriores a la aparición de los síntomas. La causa habitual suele ser un accidente cerebrovascular o un infarto de miocardio.

Diagnóstico

El diagnóstico es similar al de otras demencias (ver Demencia : Diagnóstico).

Una vez diagnosticada la demencia, se considera la posibilidad de demencia vascular en aquellas personas que tienen factores de riesgo o síntomas de accidente cerebrovascular. A continuación se realiza una evaluación minuciosa para comprobar si se ha producido un accidente cerebrovascular (ver Accidente cerebrovascular isquémico : Diagnóstico). Se realiza una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética nuclear (RMN) para comprobar si hay evidencias de accidente cerebrovascular. Los resultados de estas pruebas apoyan el diagnóstico, pero no son definitivos.

Tratamiento

El tratamiento incluye medidas generales para proporcionar seguridad y apoyo, como en todas las demencias (ver Demencia : Tratamiento). Tratar la diabetes y la presión arterial elevada ayuda a prevenir, retrasar o detener la progresión de la demencia vascular. También se recomienda dejar de fumar.

No hay ningún tratamiento específico para la demencia vascular. Algunas veces se administran inhibidores de la colinesterasa y memantina, fármacos utilizados en la enfermedad de Alzheimer, ya que algunas personas con demencia vascular tienen también enfermedad de Alzheimer. En algunos casos en los que se ha padecido previamente un accidente cerebrovascular se recomienda tomar aspirina (ácido acetilsalicílico), que reduce el riesgo de otro accidente cerebrovascular. En caso de fibrilación auricular se prescribe un tratamiento con warfarina, un anticoagulante, para ayudar a reducir el riesgo de ictus.