Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Neuralgia glosofaríngea

Por Michael Rubin, MDCM, Professor of Clinical Neurology;Attending Neurologist and Director, Neuromuscular Service and EMG Laboratory, Weill Cornell Medical College;New York Presbyterian Hospital-Cornell Medical Center

La neuralgia glosofaríngea, o del glosofaríngeo, consiste en crisis repetidas de dolor intenso en la parte posterior de la garganta, en la zona cercana a las amígdalas, en la parte posterior de la lengua y en parte del oído, así como en la zona debajo de la mandíbula. El dolor se debe a un mal funcionamiento del noveno nervio craneal (glosofaríngeo). El nervio glosofaríngeo ayuda a mover los músculos de la garganta y lleva la información de la garganta, las amígdalas y la lengua al cerebro.

  • La causa suele ser desconocida, pero en ocasiones se trata de una arteria en posición anómala que ejerce presión sobre (comprime) el nervio glosofaríngeo.

  • Las personas tienen breves crisis de dolor insoportable que afecta a un lado de la lengua o a la garganta y, a veces, a un oído.

  • Los médicos diagnostican el trastorno en función de cómo sea el dolor y si este desaparece cuando se aplica un anestésico local en la parte posterior de la garganta.

  • Ciertos anticonvulsivos o antidepresivos, el baclofeno, o un anestésico local, alivian el dolor, aunque a veces es necesaria cirugía.

La neuralgia del nervio glosofaríngeo es un trastorno que aparece con escasa frecuencia y que suele comenzar ya superados los 40 años de edad. La frecuencia de esta enfermedad es mayor en los hombres que en las mujeres.

En muchos casos se desconoce cuál es la causa que lo produce.

Pero a veces se produce una neuralgia del glosofaríngeo cuando:

  • Una arteria en posición anómala que comprime el nervio glosofaríngeo en una zona próxima al lugar por el que el nervio sale del tronco del encéfalo.

  • El hueso largo y puntiagudo situado en la base del cráneo (apófisis estiloides) es anormalmente largo y comprime el nervio.

En raras ocasiones, la causa es un tumor en el cerebro o en el cuello, un absceso, una protuberancia (aneurisma) en una arteria en el cuello (arteria carótida) o la esclerosis múltiple.

Síntomas

Las crisis de dolor neurálgico son de corta duración y se producen de manera intermitente, pero causan un dolor de extremada intensidad. El desencadenante de estas crisis suele ser una acción concreta, como, por ejemplo, la actividad de masticar, tragar, hablar, bostezar, toser o estornudar. El dolor suele empezar en la región posterior de la lengua o en la parte posterior de la garganta. A veces el dolor se extiende a la oreja o en el área de la parte posterior de la mandíbula. Este dolor intenso puede tener una duración que oscila entre unos cuantos segundos o algunos minutos y suele afectar únicamente a un lado de la garganta y de la lengua.

Diagnóstico

  • Síntomas

  • Una prueba usando un aplicador con punta de algodón y un anestésico

  • Resonancia magnética nuclear (RMN)

  • A veces una tomografía computarizada

La neuralgia glosofaríngea se diferencia de la neuralgia del trigémino (la cual causa un dolor similar) por la localización del dolor o por los resultados de una prueba específica. En dicha prueba, el médico toca la parte posterior de la garganta con un aplicador que lleva un algodón en la punta. Si se siente dolor, el médico aplica un anestésico local en la zona. Si el anestésico elimina el dolor, hay probabilidad de que se trate de neuralgia glosofaríngea.

Se realiza una resonancia magnética (RMN) para descartar tumores. La tomografía computarizada (TC) se puede realizar para determinar si la apófisis estiloides es anormalmente larga.

Tratamiento

  • Anticonvulsivos

  • Anestesia local

  • A veces, intervención quirúrgica

Son beneficiosos los mismos fármacos utilizados para tratar la neuralgia del trigémino, como los anticonvulsivos (carbamazepina, oxcarbazepina, gabapentina o fenitoína, ver Anticonvulsivos), el baclofeno y los antidepresivos tricíclicos (ver Fármacos utilizados para tratar la depresión).

Si estos fármacos son ineficaces, la aplicación de un anestésico local (como lidocaína) en la parte posterior de la garganta proporciona un alivio temporal (y también confirma el diagnóstico).

Sin embargo, en algunos casos, el recurso terapéutico para conseguir un alivio permanente es recurrir a la cirugía. Se separa el nervio craneal glosofaríngeo de la arteria causante de su compresión, mediante la colocación de una pequeña esponja entre ambos en la zona comprimida.

Descomprimir un nervio

Cuando el dolor se deriva de la posición anómala de una arteria de forma que está comprimiendo un par craneal, se puede aliviar mediante una intervención quirúrgica denominada descompresión vascular.

Si el nervio trigémino está comprimido, se rasura una zona en la parte posterior de la cabeza y se hace una incisión. El cirujano hace un pequeño orificio en el cráneo y levanta el borde del cerebro para exponer el nervio. A continuación, separa la arteria del nervio y coloca una pequeña esponja entre ambos. Se requiere anestesia general, pero el riesgo de efectos secundarios en relación con el procedimiento es bajo. Habitualmente, este procedimiento alivia el dolor.

Se realiza un procedimiento similar para el nervio glosofaríngeo en personas con neuralgia glosofaríngea.

Recursos en este artículo