Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Hinchazón en el último trimestre del embarazo

Por Geeta K. Swamy, MD, Associate Professor, Division of Maternal-Fetal Medicine, Department of Obstetrics and Gynecology, Duke University Medical Center

Conforme avanza el embarazo, se puede acumular líquido en los tejidos, por lo general en los pies, en los tobillos y en las piernas, lo que provoca que se hinchen. Esto se denomina edema. En ocasiones, la cara y las manos también se hinchan. Es normal que se acumule algo de líquido durante el embarazo, sobre todo, durante el tercer trimestre. Se denomina edema fisiológico.

El líquido se acumula durante el embarazo debido a que las glándulas suprarrenales producen más cantidad de las hormonas que provocan retención de líquidos (la aldosterona y el cortisol); también se acumula porque el útero agrandado interfiere en el flujo sanguíneo que retorna la sangre desde las piernas al corazón. Como resultado, se almacena líquido en las venas de las piernas, que se filtra hacia los tejidos circundantes.

Causas

Causas frecuentes

Por lo general, durante el embarazo, la hinchazón es:

  • Edema fisiológico

Causas menos frecuentes

Con menos frecuencia, la hinchazón durante el embarazo es producto de un trastorno (ver Algunas causas y características de la hinchazón en el último trimestre del embarazo), que a menudo es grave. Entre ellos se incluyen los siguientes:

  • Trombosis venosa profunda

  • Preeclampsia

  • Celulitis

En la trombosis venosa profunda, se forman trombos en las venas situadas en las regiones profundas del organismo, a menudo en las piernas. El embarazo aumenta el riesgo de este trastorno de diversas formas. Durante el embarazo, el organismo produce más cantidad de las proteínas que ayudan a coagular la sangre (factores de coagulación), probablemente con la intención de evitar un sangrado excesivo durante el parto. Además, los cambios durante el embarazo provocan que la sangre se almacene en las venas, lo que constituye una condición favorable para la formación de trombos. Si la mujer embarazada se mueve menos, es aun más probable que la sangre se detenga en las venas de las piernas y se coagule. Los trombos pueden interferir en el flujo sanguíneo. Si un trombo se desprende, puede desplazarse por el torrente sanguíneo hasta los pulmones y bloquear el flujo de sangre allí. Esta obstrucción, denominada embolia pulmonar, es potencialmente mortal.

En la preeclampsia, los niveles de presión arterial y de proteína en la orina aumentan durante el embarazo. Puede haber acumulación de líquidos, que da lugar a hinchazón en la cara, en las manos o en los pies, así como aumento de peso. Si es grave, la preeclampsia puede dañar órganos como el cerebro, los riñones, los pulmones o el hígado, y causar trastornos en el bebé.

En la celulitis, las bacterias infectan la piel y los tejidos que se encuentran debajo de la piel, lo que a veces da lugar a hinchazón con enrojecimiento e hipersensibilidad. La celulitis aparece con más frecuencia en las piernas, aunque puede observarse en cualquier otra parte del cuerpo.

Factores de riesgo

El riesgo de trombosis venosa profunda y de preeclampsia se incrementa en diversas circunstancias (factores de riesgo).

Los factores de riesgo de la trombosis venosa profunda son:

  • Lesión reciente en la pierna

  • Episodio previo de trombosis venosa profunda

  • Un trastorno que provoque que la sangre tenga una tendencia mayor a coagularse, como el cáncer o, en ocasiones, el lupus eritematoso sistémico (lupus)

  • Consumo de cigarrillos

  • Inmovilidad, como puede ocurrir después de una enfermedad o de una cirugía

Los factores de riesgo de la preeclampsia son:

  • Hipertensión arterial que estaba presente antes del embarazo

  • Preeclampsia en un embarazo anterior o con anterioridad en un miembro de la familia

  • Tener menos de 17 años de edad o más de 35

  • Primer embarazo

  • Embarazo múltiple (con más de un feto)

  • Diabetes

Valoración

Se deben descartar la trombosis venosa profunda, la preeclampsia, la celulitis y otras posibles causas antes de poder diagnosticar edema fisiológico.

Signos de alarma

Cuando una mujer embarazada tiene las piernas hinchadas, la presencia de los siguientes síntomas constituye un motivo de preocupación:

  • Presión arterial de 140/90 mm Hg o superior

  • Hinchazón en una sola pierna o pantorrilla, sobre todo si la zona está caliente, enrojecida o hipersensible, o si la paciente tiene fiebre

  • Hinchazón en las manos

  • Hinchazón que aumenta de repente

  • Confusión, dificultad para respirar, alteraciones visuales, temblores, convulsiones, dolor abdominal repentino o cefalea repentina, todos ellos síntomas que pueden deberse a preeclampsia

Cuándo acudir al médico

Se debe acudir al hospital de inmediato si se tienen:

  • Síntomas indicativos de preeclampsia

Si se tiene algún otro signo de alarma, se debe acudir al médico ese día. Si no se tiene ningún signo de alarma, también se debe acudir al médico, aunque no supone ningún peligro retrasar la consulta varios días.

Actuación del médico

En primer lugar, el médico pregunta acerca de la hinchazón, sobre otros síntomas y sobre el historial clínico de la mujer. A continuación, realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren la causa de la hinchazón y las pruebas que pueden ser necesarias (ver Algunas causas y características de la hinchazón en el último trimestre del embarazo).

Se pregunta cuándo comenzó la hinchazón, cuánto tiempo ha estado presente y si hay alguna actividad (como acostarse sobre el lado izquierdo) que la alivia o la empeora. Acostarse sobre el lado izquierdo disminuye el edema fisiológico. También se pregunta acerca de los trastornos que aumentan el riesgo de padecer trombosis venosa profunda y preeclampsia.

Además, se pregunta por otros síntomas que puedan indicar una causa. Se pregunta si se ha padecido alguna vez trombosis venosa profunda, embolia pulmonar, preeclampsia o hipertensión arterial.

Durante la exploración física, se buscan indicios de una causa grave. Para detectar posibles síntomas de preeclampsia, se mide la presión arterial, se comprueban los reflejos de la mujer y se mira el fondo de los ojos con un oftalmoscopio (un dispositivo manual parecido a una linterna pequeña).

Algunas causas y características de la hinchazón en el último trimestre del embarazo

Causa

Características comunes*

Pruebas

Edema normal (fisiológico)

Hinchazón indolora (edema) similar e igual en ambas piernas, que suele aliviarse al recostarse sobre el lado izquierdo

Exploración por un médico

Trombosis venosa profunda

Hinchazón y dolor solo en una pierna o en la pantorrilla

A menudo, hipersensibilidad, enrojecimiento y calor en la zona afectada

En ocasiones, los factores de riesgo de la trombosis venosa profunda

Si un trombo se desplaza a los pulmones y obstruye un vaso sanguíneo allí (lo que provoca una embolia pulmonar), dolor torácico y dificultad para respirar

Ecografía Doppler de la pierna afectada para detectar una posible obstrucción en las venas

En ocasiones, un análisis de sangre para medir una sustancia liberada por los trombos (llamada dímero-d)

Si la mujer tiene dolor torácico y dificultad para respirar, TC de tórax o gammagrafía pulmonar de ventilación y perfusión

Preeclampsia

Hinchazón en ambos pies y, en ocasiones, en la cara y en las manos

No existe hipersensibilidad, enrojecimiento ni calor en las zonas hinchadas

En ocasiones, cefalea, confusión, visión borrosa, náuseas o vómitos, o una erupción de color púrpura rojizo de pequeños puntos (que indica sangrado en la piel)

En ocasiones, los factores de riesgo de la preeclampsia

Medición de la presión arterial y de la cantidad de proteína en la orina

Celulitis

Hinchazón en una pierna o en la pantorrilla e hipersensibilidad, enrojecimiento y calor en la zona afectada

Posiblemente, hendiduras en la piel afectada (parecido a una cáscara de naranja)

A menudo, afecta a una zona relativamente pequeña

A veces, fiebre

Exploración por un médico

*Las características incluyen los síntomas y los resultados de la exploración médica. Las características que se mencionan son habituales, pero no siempre están presentes.

Pruebas complementarias

Si se sospecha trombosis venosa profunda, se realiza una ecografía Doppler de la pierna afectada. Esta prueba puede mostrar alteraciones en el flujo sanguíneo causadas por trombos en las venas de las piernas.

Si se sospecha preeclampsia, se mide la concentración de proteína en una muestra de orina. La hipertensión junto con una concentración alta de proteína en la orina indican preeclampsia. Si el diagnóstico no está claro, se le pide a la mujer que recolecte la orina durante 24 horas, a fin de medir la concentración de proteína en ese volumen de orina. Esta medición es más exacta.

Tratamiento

Cuando la hinchazón se debe a un trastorno, se debe tratar.

Se puede reducir la hinchazón normal del embarazo haciendo lo siguiente:

  • Recostarse sobre el lado izquierdo, para que el útero se separe de la vena de gran tamaño por la que la sangre retorna al corazón (vena cava inferior)

  • Reposar a menudo con las piernas elevadas

  • Usar medias elásticas compresivas

  • Llevar ropa suelta que no restrinja el flujo de sangre, sobre todo en las piernas (por ejemplo, no llevar calcetines ni medias con bandas apretadas en los tobillos o en las pantorrillas)

Conceptos clave

  • Un poco de hinchazón en las piernas y en los tobillos es normal (fisiológica); se observa en el tercer trimestre del embarazo.

  • El médico puede detectar causas graves de la hinchazón a partir de los resultados de la exploración física, de la medición de la presión arterial, de los análisis de orina y, a veces, de la ecografía.

  • Si el propio embarazo es la causa, se puede reducir la hinchazón recostándose sobre el lado izquierdo, elevando las piernas de forma periódica y usando medias de compresión.

Recursos en este artículo