Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Tumores bucales

Por David F. Murchison, DDS, MMS, Clinical Professor, Department of Biological Sciences;Clinical Professor, The University of Texas at Dallas;Texas A & M University Baylor College of Dentistry

Un tumor bucal puede tener su origen en cualquier tipo de tejido en y alrededor de la boca, incluyendo las partes blandas, huesos, músculos y nervios. Los tumores se forman con mayor frecuencia en:

  • Los labios

  • Los lados de la lengua

  • El suelo de la boca

  • Porción trasera del paladar (paladar blando)

Algunos tumores causan dolor o irritación.

Causas

Los tumores en la boca pueden ser

  • Lesiones benignas (no cancerosas)

  • Lesiones precancerosas (displasia)

  • Lesiones malignas (cancerosas)

La mayoría de los tumores de la boca no son cancerosos.

Tumores benignos

Se pueden producir diferentes tipos de tumores benignos en la boca y en su proximidad. Un bulto persistente o un área elevada en la encía necesita ser valorados por un dentista. Pueden estar producidos por un absceso en la encía o un absceso dependiente de una pieza dental, o bien estar producido por una irritación local. No obstante, dado que cualquier tumor inusual del interior o de alrededor de la boca puede ser canceroso, estas lesiones deben ser controladas sin demora por un médico u odontólogo.

Los tumores benignos producidos por una irritación son relativamente frecuentes y, en caso necesario, pueden extirparse con una intervención quirúrgica. Entre el 10 y el 40% de las personas, los tumores benignos de las encías recidivan porque persiste la causa que produjo la irritación. A veces, dicha irritación puede degenerar en una lesión precancerosa, en particular si la irritación persiste durante largo tiempo.

Las verrugas ordinarias (verrucae vulgaris) pueden infectar la boca si, por ejemplo, se chupa o muerde una verruga de un dedo. Un tipo diferente de verruga, la genital, puede transmitirse mediante sexo oral. Para eliminar una verruga ordinaria, se pueden utilizar diversos métodos (ver Verrugas : Tratamiento).

La candidiasis oral (muguet) es una infección por hongos que afecta a la piel y a las mucosas (como la boca y la vagina), a menudo aparece en el interior de la boca como zonas blanquecinas y con aspecto similar al queso. La candidiasis oral se adhiere fuertemente a las membranas mucosas y cuando se arranca deja una zona enrojecida. La candidiasis oral es más común en las personas con diabetes o un sistema inmunitario debilitado y en aquellas que están tomando antibióticos.

Un rodete mandibular (torus) es una tumoración ósea única y redondeada de crecimiento lento que se puede formar en el centro del paladar duro (rodete palatino) o en la mandíbula inferior a los lados de la lengua (rodete mandibular). Esta tumoración dura es común e inofensiva. Se puede dejar sin tratamiento incluso aunque el tumor sea muy grande, salvo que la mucosa que lo recubre se lesione al comer o en caso de que el paciente necesite una dentadura postiza que cubra esta zona. La presencia de múltiples tumoraciones óseas en la boca pueden indicar una poliposis adenomatosa familiar, un trastorno hereditario del tracto digestivo, en el que el paciente presenta numerosos pólipos en el colon, que a menudo degeneran en lesiones malignas.

Los queratoacantomas son tumores que se forman en los labios y otras zonas expuestas al sol, como la cara, los antebrazos y las manos. Un queratoacantoma alcanza, por lo general, su tamaño completo, con un diámetro de 1 a 3 cm o más, en el plazo de 1 o 2 meses, y luego, al cabo de unos meses, comienza a reducirse pudiendo incluso desaparecer sin tratamiento. Tiempo atrás se consideraba que todos los queratoacantomas eran tumores benignos pero, en la actualidad, algunos expertos consideran que aquellos cuyo tamaño no disminuye son lesiones malignas de crecimiento lento, por lo que se recomienda su extirpación.

Muchos tipos de quistes (tumoraciones huecas llenas de líquido) causan dolor e inflamación en la mandíbula. A menudo, están próximos a una muela del juicio retenida y, a medida que crecen pueden destruir grandes áreas del hueso de la mandíbula. Ciertos tipos de quistes son más propensos a recurrir tras su extirpación quirúrgica. También pueden desarrollarse en el suelo de la boca diversos tipos de quistes. En muchos casos, estos quistes se extirpan quirúrgicamente porque dificultan la deglución o porque son poco estéticos. El quiste más frecuente se produce, con diferencia, en el labio y se denomina mucocele o quiste de retención de moco. Por lo general es el resultado de morder accidentalmente el labio (inferior) y se produce cuando el drenaje en la boca de la saliva procedente de una glándula salival menor se bloquea. La mayoría de los mucoceles desaparecen al cabo de una o dos semanas pero se pueden extirpar quirúgicamente si molestan.

Los odontomas son crecimientos anormales de las células dentales con aspecto de pequeñas piezas dentales adicionales y deformes. En los niños, pueden interferir en el proceso normal de dentición; en los adultos, pueden desajustar las piezas dentales. Por lo general, se extirpan quirúrgicamente.

La mayoría (75 a 80%) de los tumores de las glándulas salivales son benignos, de crecimiento lento, y no dolorosos. Por lo general, aparecen como una masa aislada, blanda, móvil por debajo de la piel, que presenta un aspecto normal, o por debajo del revestimiento (mucosa) de la parte interna de la mejilla. En ocasiones, cuando están huecos y llenos de líquido, son firmes. El tipo más frecuente (denominado tumor mixto o adenoma pleomorfo) aparece principalmente en mujeres de más de 40 años. Este tipo puede malignizarse y se extirpa quirúrgicamente. A menos que se extirpe por completo, es probable que este tumor vuelva a crecer. Otros tipos de tumores no cancerosos se eliminan también mediante cirugía pero, una vez extirpados, son mucho menos propensos a malignizarse o a recidivar.

Lesiones precancerosas

Las zonas blancas, rojas o rosadas que no desaparecen y persisten durante más de 2 semanas y no se pueden incluir dentro de otro tipo de afecciones pueden ser lesiones premalignas. Tanto las lesiones precancerosas como los tumores malignos comparten los mismos factores de riesgo. Las lesiones precancerosas pueden malignizarse si no se extirpan.

La leucoplasia es una mancha blanca y plana que puede aparecer cuando se produce una irritación durante un tiempo prolongado en el revestimiento húmedo de la boca (mucosa bucal). La zona irritada aparece blanca porque tiene una capa engrosada de queratina, el mismo material que tapiza la piel y que normalmente es menos abundante en el revestimiento de la boca.

La eritroplasia es una zona enrojecida y plana o erosionada que se produce por el adelgazamiento de la mucosa bucal. La zona toma un color rojo porque los capilares subyacentes son más visibles. La eritroplasia es una lesión premaligna mucho más alarmante que la leucoplasia.

Las áreas de color rojo mezclado con blanco contienen tanto leucoplasia como eritroplasia y también pueden acabar convirtiéndose en cáncer con el tiempo.

Cáncer de boca

Las personas que consumen tabaco, alcohol, o ambos tienen un riesgo mucho mayor (hasta 15 veces superior) de cáncer oral. Para aquellos que utilizan tabaco de mascar y rapé, el interior de las mejillas y de los labios son localizaciones frecuentes del cáncer de boca. En otras personas, la localización más común del cáncer de boca incluye los lados de la lengua, el suelo de la boca, y la garganta. Solo en raras ocasiones un tumor maligno de la boca procede de una diseminación de un cáncer desde otras partes del organismo, como el pulmón, la mama o la próstata.

El cáncer oral puede tener diversas apariencias, pero por lo general se parece a las lesiones precancerosas. Por ejemplo, áreas de color blanco, rojo, o rojo y blanco mezclados que no se pueden eliminar con facilidad.

Valoración

La siguiente información puede ayudar a decidir si es necesaria la valoración de un médico y a saber qué esperar durante la evaluación.

Signos de alarma

Ciertos síntomas y características son motivo de preocupación, como:

  • Pérdida de peso

  • Aparición de un bulto duro en el cuello

Cuándo acudir al médico

Las personas con una tumoración en la boca que no desaparece en una o dos semanas deben consultar a su médico o al dentista cuando sea conveniente. Los signos de alarma indican un mayor riesgo de cáncer, y si bien la evaluación no es urgente, si existen signos de alarma (en particular si el paciente es fumador) no se debe posponer la consulta.

Debido a que el cáncer de boca a menudo no causa síntomas en fases iniciales es importante realizar un examen anual de la boca. Este se puede hacer durante un chequeo dental anual.

Actuación del médico

En primer lugar, el médico pregunta acerca de los síntomas del paciente y su historial médico. A continuación, realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física pueden ayudar a sugerir una causa de la lesión bucal.

Se pregunta al paciente cuánto tiempo ha estado presente la neoformación, si es dolorosa, y si había alguna zona traumatizada (por ejemplo, un mordisco en una mejilla o un arañazo por el borde afilado de un diente o una restauración dental). También se pregunta acerca de:

  • La cantidad y la duración del uso de alcohol y tabaco

  • Los factores de riesgo para la candidiasis (causada por el hongo Candida albicans), incluyendo el uso de antibióticos y antecedentes de diabetes o infección por VIH

  • Si la persona ha perdido peso o se siente enferma

La exploración física se centra en la boca y el cuello. El médico explora atentamente todas las áreas de la boca y la garganta, incluyendo debajo de la lengua. Se palpan los lados del cuello en busca de bultos (ganglios linfáticos), que indican un posible cáncer o infección crónica.

Pruebas complementarias

Si una neoformación tiene la apariencia de una candidiasis, se examinan muestras del tejido con el microscopio. En otros tumores de más de unas pocas semanas, la mayoría de los médicos recomiendan extirpar la totalidad o parte del tumor para su examen en el laboratorio (biopsia). La biopsia es a menudo necesaria para asegurarse de que el tumor no es maligno.

Tratamiento

  • El tratamiento depende de la causa

El tratamiento es diferente en función de la causa de la tumoración.

Conceptos clave

  • La mayoría de los tumores de la boca no son cancerosos.

  • Las verrugas, las infecciones por hongos, y los traumatismos de repetición (como los mordiscos o roces de la mejilla contra el borde afilado de una pieza dental) son causas comunes de tumores no cancerosos.

  • El consumo de alcohol y tabaco es un factor de riesgo para el cáncer oral.

  • Debido a que las lesiones malignas son difíciles de reconocer por su apariencia, el médico con frecuencia recomienda una biopsia.

Más información

Recursos en este artículo