Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Piezas dentales rotas, aflojadas y arrancadas con violencia

Por David F. Murchison, DDS, MMS, Clinical Professor, Department of Biological Sciences;Clinical Professor, The University of Texas at Dallas;Texas A & M University Baylor College of Dentistry

En la mayoría de los casos, los dientes se agrietan (fracturan), se aflojan o se arrancan con violencia (avulsión) cuando se recibe un fuerte golpe en la boca. A veces los dientes debilitados previamente se fracturan o aflojan al masticar.

Dientes fracturados

Los incisivos superiores son propensos a las lesiones y fracturas. En caso de sufrir un dolor breve y agudo al masticar o al comer algo frío, puede existir una fractura incompleta de un diente. El odontólogo puede a menudo corregir el problema con un simple empaste, siempre y cuando el diente se haya agrietado pero no se haya escindido parte de él. Las fracturas más extensas requerirán probablemente una corona, con o sin tratamiento del conducto radicular (ver Tratamiento del conducto radicular y extracción de piezas dentales).

Si, tras una lesión, la pieza no duele al recibir un estímulo de aire o agua fríos, es probable que el daño haya afectado solo a la superficie dura externa (esmalte). Incluso si se ha desprendido algo de esmalte, no es necesario recibir tratamiento de inmediato. Las fracturas de la capa intermedia del diente (dentina) suelen causar dolor cuando esta queda expuesta al aire y a los alimentos; por ello, las personas con tales fracturas solicitan asistencia dental inmediata. Si la fractura afecta a la parte más interna del diente (pulpa), a menudo aparecen una pequeña mancha roja y algo de sangre en la zona de la fractura. En este caso, puede ser necesario un tratamiento del conducto radicular para retirar la pulpa dañada remanente antes de que cause un dolor intenso.

Dientes aflojados

Se debe acudir al odontólogo de inmediato si una lesión afloja la pieza dental de su alvéolo, o si la encía que la rodea sangra en abundancia. Si un diente aflojado se vuelve a colocar y se estabiliza con rapidez, por lo general se mantiene en su lugar de modo permanente. En caso de que se produzca una gran movilidad de los dientes de leche de la parte anterior de la boca, se pueden extraer las piezas afectadas para evitar que se acaben afectando las piezas permanentes ya existentes, sin perder espacio para las piezas permanentes que estén a punto de aflorar.

Dientes arrancados violentamente

En caso de sufrir el arrancamiento violento de un diente, sea de leche o sea permanente, debe acudirse de inmediato con la pieza al dentista más cercano. Los dientes de leche arrancados con violencia no deben ser reimplantados, ya que pueden llegar a infectarse, y su reimplantación puede interferir con la erupción del diente permanente. No obstante, una pieza dental permanente que se desprenda con violencia requiere tratamiento inmediato. La pieza dental debe enjuagarse con cuidado en agua fría durante 10 segundos, pero no debe frotarse, ya que podría eliminarse el tejido de la raíz necesario para ayudar a la reimplantación de la pieza. Posteriormente, debe colocarse la pieza otra vez en su alvéolo. Si no es posible volver a colocar el diente en su alvéolo, debe envolverse la pieza dental en una toalla de papel humedecida o bien introducirla en un vaso de leche para transportarla hasta la consulta del dentista (la leche es un buen medio para mantener viva la pieza). Si no se encuentra la pieza dental, es posible que se haya inhalado o tragado accidentalmente. Puede realizarse una radiografía de tórax para buscar una pieza dental en los pulmones; en cambio, la ingestión de un diente es inocua, y por ello no suelen realizarse radiografías para buscar un diente en el tubo digestivo. Las personas que hayan sufrido el arrancamiento violento de piezas dentales que les estén siendo reimplantadas suelen tomar un antibiótico durante varios días.

Si la pieza se reimplanta entre media hora y 1 hora después del traumatismo, hay muchas probabilidades de que se mantenga sana. Pasados 30 minutos, cuanto mayor sea el tiempo que permanezca fuera de su alvéolo, menores serán las posibilidades de éxito a largo plazo. El odontólogo, por lo general, fija la pieza en cuestión a las piezas vecinas durante 7 o 10 días. Si también se ha fracturado el hueso que rodea la pieza dental, la fijación deberá mantenerse entre 6 y 10 semanas. La mayoría de las piezas reimplantadas necesitan a la larga un tratamiento del conducto radicular.

¿Sabías que...?

  • Para transportar hasta el consultorio del dentista un diente arrancado por un traumatismo puede utilizarse un recipiente con leche.

Recursos en este artículo