Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Larva cutánea migratoria

(Larva migratoria)

Por James G. H. Dinulos, MD, Dartmouth Medical School

La larva cutánea migratoria es una infección por anquilostomas transmitida desde el suelo o la arena húmedos y cálidos a la piel expuesta.

Ancylostoma, un anquilostoma que normalmente habita en el intestino de los perros y los gatos, causa la larva cutánea migratoria. Los huevos del parásito se encuentran en las heces de los perros y de los gatos, y se convierten en larvas cuando quedan en el suelo o la arena calientes y húmedos. El anquilostoma penetra en la piel cuando la piel desnuda toca el suelo, por ejemplo cuando se camina descalzo o se toma el sol. La larva cutánea migratoria se encuentra en todo el mundo, pero es más común en entornos tropicales.

Desde la zona de la infección, por lo general los pies, las piernas, las nalgas o la espalda, la uncinaria o anquilostoma va cavando un surco y provoca una erupción marrón rojiza serpenteante, filiforme y abultada. La erupción produce un prurito intenso. También pueden presentarse pequeñas protuberancias y ampollas. A menudo, el rascado de las protuberancias o ampollas da lugar a una infección bacteriana cutánea.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

El diagnóstico de la larva cutánea migratoria se basa en la apariencia y la ubicación de la erupción, y en los antecedentes de contacto reciente con tierra o arena.

Tratamiento

  • tiabendazol en crema

  • albendazol o ivermectina

La infección remite por sí sola tras algunas semanas o meses, pero el tratamiento alivia el picor y reduce el riesgo de infección bacteriana que a veces resulta de rascarse. Un preparado líquido o en crema de tiabendazol aplicado sobre la zona afectada es muy eficaz para el tratamiento de la infección. También resultan eficaces el albendazol o la ivermectina por vía oral.