Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Dermatitis por estasis

Por Karen McKoy, MD, MPH, Assistant Clinical Professor, Dermatology;Senior Staff, Harvard Medical School;Lahey Clinic Dermatology

La dermatitis por estasis es una inflamación en la parte inferior de las piernas ocasionada por el estancamiento de sangre y líquidos.

La dermatitis por estasis suele aparecer en personas con varices (venas dilatadas y sinuosas ver Varices) e hinchazón (edema). Normalmente aparece en los tobillos, pero puede extenderse hasta las rodillas. Al principio, la piel se enrojece y presenta una ligera descamación, y después de varias semanas o meses toma un color pardo oscuro. Finalmente, algunas zonas de la piel pueden erosionarse y formar una llaga abierta (úlcera), por lo general cerca del tobillo. En ocasiones las úlceras se infectan con bacterias. La dermatitis por estasis hace que se sienta picor en las piernas y que estas se hinchen, pero no produce dolor. Las úlceras sí suelen ser dolorosas. No obstante, la piel puede tornarse dura, gruesa y sensible, en una complicación denominada lipodermatoesclerosis.

Tratamiento

El tratamiento a largo plazo tiene la finalidad de disminuir la posibilidad de que la sangre se estanque en las venas alrededor de los tobillos. Cuando se está sentado, hay que elevar las piernas por encima del nivel del corazón. Las medias elásticas (medias de compresión) recomendadas por el médico ejercen la presión apropiada, impiden el estancamiento de la sangre y disminuyen la hinchazón. Las medias que se venden con este fin en los centros comerciales no son adecuadas.

Para las dermatitis de inicio reciente, las compresas calmantes, como los paños de gasa empapados en agua o acetato de aluminio (solución de Burow), hacen que la piel mejore y contribuyen a evitar las infecciones al mantener la piel limpia. Si la enfermedad empeora, como pueden evidenciarlo el aumento de temperatura, el enrojecimiento, las úlceras pequeñas o la presencia de pus, deben usarse vendajes más absorbentes. Las cremas o ungüentos con corticoesteroides también son útiles, y con frecuencia se combinan con una pasta de óxido de cinc que se aplica en una capa fina. No deben aplicarse corticoesteroides directamente sobre una úlcera porque dificultan su cicatrización.

Cuando aparecen úlceras grandes o generalizadas, se utilizan vendas húmedas especiales que contienen hidrocoloides o hidrogel. Solo se usan antibióticos cuando la piel ya está infectada. En ocasiones se realizan injertos de piel de otras partes del cuerpo para cubrir úlceras demasiado grandes.

Algunas personas pueden necesitar una bota de pasta de Unna, que es una envoltura de tejido elástico con una pasta gelatinosa que contiene cinc. Esta envoltura se aplica al tobillo y la parte inferior de la pierna, donde se endurece de forma similar a una escayola, pero con una consistencia más blanda. La bota limita la hinchazón y contribuye a proteger la piel de la irritación, mientras que la pasta cura la piel. Al principio la bota se cambia cada 2 o 3 días, pero luego se deja puesta durante 1 semana. Una vez curada la úlcera, debe aplicarse un soporte elástico antes de levantarse por la mañana. Independientemente del vendaje utilizado, la reducción de la hinchazón (generalmente por compresión) es esencial para la curación.

En la dermatitis por estasis, la piel se irrita con facilidad. No deben utilizarse cremas con antibióticos, cremas de primeros auxilios (anestésicas), alcohol, solución de hamamelis, lanolina ni otras sustancias químicas porque pueden empeorar la enfermedad.

Recursos en este artículo