Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Endocarditis no infecciosa

Por Victor F. Huckell, MD, Clinical Professor of Medicine;Staff Cardiologist, University of British Columbia;Vancouver General Hospital

La endocarditis suele implicar una infección del revestimiento interno del corazón (endocardio) y/o de las válvulas cardíacas (endocarditis infecciosa). Sin embargo, la endocarditis también puede producirse en ausencia de una infección. Dicha forma se denomina endocarditis no infecciosa.

Se desarrolla una endocarditis no infecciosa cuando se forman coágulos fibrosos de sangre sin microorganismos (vegetaciones estériles) sobre válvulas cardíacas dañadas. La lesión puede deberse a un defecto congénito, a fiebre reumática o a una enfermedad autoinmunitaria (en la cual los anticuerpos atacan a las válvulas del corazón). Excepcionalmente, la lesión es consecuencia de la inserción de un catéter en el corazón. Entre las personas con mayor riesgo se incluyen las que tienen:

  • Lupus eritematoso sistémico (una enfermedad autoinmunitaria)

  • Síndrome antifosfolipídido (un trastorno con formación excesiva de coágulos de sangre)

  • Cáncer de pulmón, de estómago o de páncreas

  • Tuberculosis

  • Neumonía

  • Septicemia (infección grave de la sangre)

  • Uremia (acumulación de productos de desecho en la sangre)

  • Quemaduras

Al igual que en el caso de la endocarditis infecciosa, la no infecciosa puede hacer que las válvulas del corazón tengan escapes o que no se abran normalmente. Las arterias pueden obstruirse si las vegetaciones se desprenden (convirtiéndose en émbolos), viajan por el torrente sanguíneo hacia otras partes del cuerpo y se atascan en una arteria, bloqueándola. A veces la obstrucción tiene graves consecuencias: la obstrucción de una arteria que llega al cerebro puede producir un accidente cerebrovascular, y la obstrucción de una arteria que llega al corazón puede ser causa de un infarto de miocardio. Los órganos que a menudo se ven afectados incluyen los pulmones, los riñones, el bazo y el cerebro. Los émbolos también suelen viajar a la piel y a la parte posterior del ojo (retina).

La disfunción de las válvulas cardíacas puede causar insuficiencia cardíaca. Los síntomas de la insuficiencia cardíaca incluyen tos, dificultad respiratoria e hinchazón (edema) en las piernas.

Diagnóstico

  • Ecocardiografía

  • Cultivos de sangre

Aunque es difícil, es importante distinguir la endocarditis no infecciosa de la infecciosa, porque el tratamiento es diferente. La endocarditis no infecciosa se diagnostica al detectar mediante ecocardiografía vegetaciones en las válvulas cardíacas. La ecocardiografía no puede determinar si las vegetaciones están infectadas. Con el fin de detectar si existen microorganismos, se realizan hemocultivos. Si no se detectan bacterias u otros microorganismos en los hemocultivos, es más probable que la endocarditis no sea infecciosa.

Tratamiento

  • Tratamiento del trastorno subyacente

Los anticoagulantes, como la warfarina y la heparina, pueden utilizarse para evitar la formación de coágulos, pero los beneficios de este tratamiento no han sido confirmados. Se debe tratar cualquier enfermedad subyacente que haya contribuido al desarrollo de la endocarditis no infecciosa.

El pronóstico suele ser malo, sobre todo a causa de la gravedad del trastorno subyacente más que por el problema cardíaco.