Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción al esófago

Por Michael C. DiMarino, MD, Clinical Assistant Professor of Medicine, Division of Gastroenterology and Hepatology, Department of Medicine, Thomas Jefferson University

El esófago es el tubo hueco que comunica la garganta (faringe) con el estómago. Las paredes del esófago impulsan los alimentos hacia el estómago, no por efecto de la gravedad sino por medio de ondas rítmicas de contracciones musculares, llamadas peristaltismo.

Cómo funciona el esófago

Cuando una persona traga, el alimento pasa de la boca a la garganta, también llamada faringe (1). El esfínter esofágico superior se abre (2) para que la comida pueda entrar en el esófago, donde se producen ondas de contracciones musculares, el llamado peristaltismo, que propulsan los alimentos hacia abajo (3). A continuación, el alimento pasa a través del esfínter esofágico inferior (4) y entra en el estómago (5).

Justo por debajo de la unión de la garganta con el esófago hay una banda muscular denominada esfínter esofágico superior. Ligeramente por encima de la unión del esófago con el estómago, existe otra banda muscular denominada esfínter esofágico inferior. Cuando el esófago está en reposo, estos esfínteres se contraen de manera que los alimentos y el ácido gástrico no refluyan a través del esófago desde el estómago hacia la boca. Durante la deglución, los esfínteres se relajan para permitir el acceso de los alimentos al interior del estómago.

Al envejecer, la fuerza de las contracciones esofágicas y la tensión en los esfínteres disminuyen. Esta alteración, denominada presbiesófago, hace que las personas mayores sean más propensas a sufrir reflujo del ácido del estómago (enfermedad por reflujo gastroesofágico o ERGE, ver Reflujo gastroesofágico (ERGE)), especialmente cuando se está acostado después de comer.

Dos de los síntomas que se dan con mayor frecuencia en los trastornos esofágicos son la disfagia (sensación de dificultad para tragar, ver Dificultad para tragar) y dolor en el pecho o la espalda (ver Dolor en el pecho o en la espalda). La disfagia y el dolor en el pecho o la espalda pueden aparecer en cualquier trastorno esofágico, siendo el más grave de ellos el cáncer de esófago (ver Cáncer de esófago).

En este capítulo se tratan los trastornos esofágicos causados por reflujo (ver Reflujo gastroesofágico (ERGE)), movimiento (ver Propulsión anómala de los alimentos), infección (ver Infección esofágica), lesión (ver Introducción a las lesiones esofágicas), obstrucción (ver Introducción a las obstrucciones del esófago), hernia (ver Hernia de hiato) y bolsas esofágicas (divertículos—ver Bolsas esofágicas (divertículos)). En otro trastorno esofágico, denominado varices esofágicas, las venas de la parte inferior del esófago se dilatan y sangran fácilmente (ver Hipertensión portal).

Recursos en este artículo