Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Rotura esofágica

Por Michael C. DiMarino, MD, Clinical Assistant Professor of Medicine, Division of Gastroenterology and Hepatology, Department of Medicine, Thomas Jefferson University

La rotura esofágica es un desgarro que penetra en la pared del esófago.

Las roturas del esófago suelen ser consecuencia de una endoscopia (examen del esófago con una sonda flexible de visualización (ver Endoscopia) u otros procedimientos que impliquen la introducción de instrumentos a través de la boca y la garganta. Las roturas también pueden ocurrir durante el vómito, las arcadas o al tragar una gran masa de alimento. Este tipo de rotura se llama síndrome de Boerhaave.

Una rotura de esófago permite que el aire, el ácido gástrico y/o los alimentos salgan del esófago, lo cual provoca una inflamación torácica grave (mediastinitis). Se acumula líquido alrededor de los pulmones, un trastorno denominado derrame pleural, (ver Derrame pleural).

Los síntomas incluyen dolor torácico, dolor abdominal, vómitos, vómitos con sangre y choque.

El médico indica radiografías de tórax y abdomen. El diagnóstico se establece mediante una radiografía o un vídeo del esófago después de que la persona se haya tragado un líquido (un medio de contraste) que hace que el revestimiento del esófago sea visible en la radiografía. Se debe emplear un medio de contraste especial que no irrite la cavidad torácica.

Inmediatamente se procede a la reparación quirúrgica del esófago y al drenaje de la zona circundante. Antes de la reparación quirúrgica, se administran antibióticos de amplio espectro para prevenir una infección y líquidos por vía intravenosa para tratar el choque. El riesgo de muerte es alto incluso con tratamiento.