Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Cáncer anal

Por Elliot M. Livstone, MD, Emeritus Staff, Sarasota Memorial Hospital, Sarasota, FL

  • Los factores de riesgo del cáncer anal incluyen algunas enfermedades de transmisión sexual.

  • Los síntomas característicos son hemorragia al evacuar, dolor y a veces prurito alrededor del ano.

  • Para verificar el diagnóstico se examina manualmente la zona y se realiza una biopsia.

  • El tratamiento puede incluir solo cirugía, una combinación de radioterapia y quimioterapia, o bien radioterapia y cirugía.

El cáncer anal se desarrolla en las células de la piel que rodean al ano o en el revestimiento de la zona de transición entre el ano y el recto (el conducto anal). A diferencia del recto y del intestino grueso, donde el cáncer es casi siempre un adenocarcinoma, el cáncer del ano es principalmente un carcinoma de células escamosas.

El cáncer anal aparece en alrededor de 8000 personas en los Estados Unidos cada año, y causa más de 1000 muertes anuales. El cáncer anal es casi dos veces más frecuente en las mujeres. Su causa es poco conocida, pero las personas que practican relaciones sexuales anales tienen un riesgo mayor, al igual que las que tienen fístulas crónicas, las que han recibido radioterapia en la piel anal, las que padecen leucoplasia y las que están afectadas por ciertas infecciones de transmisión sexual, especialmente el virus del papiloma humano (HPV tipo 16) y el linfogranuloma venéreo.

Síntomas

Las personas con cáncer anal con frecuencia experimentan hemorragia con las deposiciones, dolor y a veces prurito alrededor del ano. En torno al 25% de las personas con cáncer anal no presentan síntomas. En este caso, el cáncer se diagnostica únicamente durante una exploración rutinaria.

Diagnóstico

  • Evaluación médica

  • Biopsia

Para diagnosticar el cáncer anal, el médico primero inspecciona la piel alrededor del ano buscando anomalías. Con la mano enguantada, el médico explora el ano y la parte inferior del recto, verificando si hay porciones del revestimiento diferentes de las zonas vecinas. Para facilitar el examen, puede introducirse un anoscopio (un pequeño tubo rígido equipado con una luz) varias pulgadas en el ano.

A continuación, obtiene una muestra de tejido de la zona anómala y la examina al microscopio (realiza lo que se denomina una biopsia).

Tratamiento

  • Cirugía y una combinación de radioterapia y quimioterapia

La radioterapia combinada con quimioterapia puede utilizarse en vez o además de una intervención quirúrgica. La cirugía por sí sola es con frecuencia un tratamiento satisfactorio, aunque el médico debe ser cuidadoso de no interferir con el funcionamiento del anillo muscular que mantiene cerrado el ano hasta que la persona hace una deposición (el esfínter anal), porque puede conducir a la pérdida del control de las deposiciones (incontinencia fecal). Una combinación de radioterapia con quimioterapia (ver Quimioterapia combinada (poliquimioterapia)), o de radioterapia con cirugía, cura muchos tumores malignos anales y el 70% o más de las personas, sobreviven más de 5 años. Algunas veces se requiere una cirugía más extensa si las biopsias de seguimiento realizadas después del tratamiento inicial revelan que el cáncer a vuelto a aparecer.