Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Angioedema

Por Peter J. Delves, PhD, Professor of Immunology, Department of Immunology, Division of Infection and Immunity, University College London, London, UK

El angioedema es la hinchazón de zonas más extensas de tejido subcutáneo, que a veces afecta a la cara y a la garganta.

  • Puede ser una reacción a un fármaco o a una sustancia (desencadenante), un trastorno hereditario, una complicación poco frecuente del cáncer o un trastorno inmunitario, aunque a veces no se logra determinar la causa.

  • Puede consistir en hinchazón en la cara, en la garganta, en el tubo digestivo y en las vías respiratorias.

  • Los antihistamínicos contribuyen a aliviar los síntomas leves, pero si el angioedema provoca dificultad para tragar o para respirar, es necesario administrar un tratamiento de urgencia.

El angioedema suele estar acompañado de urticaria (ver Ronchas (urticaria)). Tanto la urticaria como el angioedema provocan hinchazón, pero en el angioedema la hinchazón es más profunda (bajo la piel) de lo que lo es en la urticaria, y es posible que no cause prurito.

Los desencadenantes frecuentes son:

  • Muchos medicamentos, como la aspirina (ácido acetilsalicílico), otros antiinflamatorios no esteroideos (AINE, ver Analgésicos no opiáceos : Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos) y ciertos opiáceos como la morfina y la codeína

  • Picaduras o mordeduras de insectos

  • Inyecciones antialérgicas (inmunoterapia alergénica)

  • Ciertos alimentos, sobre todo huevos, pescado, marisco, frutos secos y fruta

Comer algunos alimentos, incluso en cantidades mínimas, puede provocar un angioedema repentino. Pero otros alimentos (como las fresas) solo producen estas reacciones después de comer cantidades grandes.

Además, a veces, el angioedema aparece tras administrar un colorante radiopaco en el transcurso de una prueba de diagnóstico por la imagen. En ocasiones, el angioedema sin urticaria está causado por los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA), que se administran para tratar la hipertensión arterial y la insuficiencia cardíaca.

El angioedema puede ser crónico y recidivar al cabo de algunas semanas o de algunos meses. Puede estar causado por el consumo habitual e involuntario de una sustancia determinada, por ejemplo, la penicilina en la leche o un conservante o un colorante alimentario. Tomar ciertos medicamentos, como la aspirina (ácido acetilsalicílico), otros AINE o los opiáceos, también puede causar angioedema crónico. El angioedema crónico que se presenta sin urticaria puede ser de tipo hereditario (ver Angioedema hereditario y adquirido). Sin embargo, por lo general, cuando el angioedema se repite (con o sin urticaria), no se logra determinar la causa específica, lo que se denomina angioedema idiopático.

Síntomas

El angioedema puede afectar a parte o a la totalidad de las manos, de los pies, de los párpados, de la lengua, de los labios o de los genitales. Algunas veces se hinchan las membranas que recubren interiormente la boca, la garganta y las vías respiratorias, lo que dificulta la respiración y la deglución. En ocasiones, el tubo digestivo también se ve afectado, lo que da lugar a náuseas, vómitos, dolor abdominal de tipo cólico o diarrea.

Muchas personas también padecen urticaria. La urticaria suele empezar con prurito. De modo característico, los brotes de urticaria son intermitentes (ver Ronchas (urticaria)). Las máculas pueden permanecer durante varias horas y luego desaparecer, y, después, volver a aparecer en otro sitio. Cuando desaparecen, la piel presenta un aspecto totalmente normal.

Diagnóstico

La causa suele ser obvia y no suele ser necesario realizar pruebas complementarias porque la reacción remite y no se repite. Si el angioedema recidiva y no se conoce la causa, se pregunta a la persona afectada por todos los fármacos que toma y por toda la comida y toda la bebida que consume. Si sigue sin identificarse la causa, sobre todo si no existe urticaria, se pueden realizar pruebas para detectar posibles tipos hereditarios de angioedema (ver Angioedema hereditario y adquirido).

Si se debe a una picadura de abeja, se debe acudir al médico. Este puede aconsejar sobre el tratamiento a seguir en caso de que se produzca otra picadura de abeja.

Tratamiento

Si la causa es evidente, se debe evitar en la medida de lo posible. Si no es evidente, se deben dejar de tomar todos los medicamentos que no sean esenciales hasta que los síntomas desaparezcan.

En el caso de angioedema leve con urticaria, tomar antihistamínicos alivia en parte el prurito y reduce la hinchazón. Solo se recetan corticoesteroides orales cuando los síntomas son graves y no se ha obtenido ningún resultado con los demás tratamientos; deben administrarse la menor cantidad de tiempo posible. Cuando se administran por vía oral durante más de 3 o 4 semanas, causan muchos efectos secundarios, a veces de carácter grave (ver Corticoesteroides: Uso y efectos secundarios). Los productos para la piel con corticoesteroides (como cremas, ungüentos y lociones) no ayudan.

En el caso de angioedema sin urticaria (como cuando se debe a un IECA o una forma hereditaria de angioedema), los antihistamínicos y los corticoesteroides no ayudan. En tales casos, se puede administrar plasma congelado en fresco o ciertos fármacos, como la ecallantida. También se puede administrar inhibidor de C1 purificado derivado de sangre humana.

Si el angioedema grave produce dificultades para deglutir o para respirar, o un colapso, es necesario administrar un tratamiento de urgencia. Las personas afectadas siempre deben llevar consigo una jeringa autoinyectable precargada con adrenalina y pastillas de antihistamínicos para utilizarlos inmediatamente si se produce una reacción. Después de una reacción alérgica grave, se debe acudir al servicio de urgencias de un hospital para ser examinado y tratado de forma adecuada.

Recursos en este artículo