Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Pérdida repentina de visión

Por Kathryn Colby, MD, PhD, Professor and Chair, Department of Ophthalmology and Visual Science, The University of Chicago Medicine & Biological Sciences

La pérdida de visión se considera repentina si se desarrolla en unos pocos minutos a un par de días. Puede afectar a uno o ambos ojos, y a la totalidad o parte del campo visual. La pérdida de solo una pequeña parte del campo visual (por ejemplo, como resultado de un pequeño desprendimiento de retina) puede parecer visión borrosa. Otros síntomas, por ejemplo el dolor ocular, pueden aparecer dependiendo de la causa de la pérdida de visión.

Causas

La pérdida repentina de visión suele tener tres causas generales:

  • Opacidad de las estructuras del ojo que normalmente son transparentes

  • Anomalías de la retina, la zona sensible a la luz ubicada en la parte posterior del ojo

  • Anomalías de los nervios que transportan señales visuales desde el ojo al cerebro (el nervio óptico y las vías ópticas)

La luz debe viajar a través de varias estructuras transparentes antes de que pueda ser detectada por la retina. En primer lugar pasa a través de la córnea (la capa transparente en la parte frontal del iris y la pupila), a continuación lo hace a través del cristalino, y posteriormente del humor vítreo (la sustancia gelatinosa que llena el globo ocular). Cualquier afección que bloquee el paso de la luz a través de estas estructuras, por ejemplo una úlcera corneal o una hemorragia en el humor vítreo, puede causar pérdida de visión.

La mayoría de los trastornos que causan una pérdida total de la visión cuando afectan a todo el ojo pueden producir una pérdida parcial de visión cuando afectan solo a una parte del ojo.

Cuando las vías ópticas están dañadas

Las señales nerviosas viajan a lo largo del nervio óptico de cada ojo. Los dos nervios ópticos se encuentran en el quiasma óptico. Allí el nervio óptico de cada ojo se divide, y la mitad de las fibras nerviosas de cada lado cruzan hacia el otro lado. Debido a esta disposición, el cerebro recibe información a través de ambos nervios ópticos para el campo visual izquierdo y para el campo visual derecho. Los daños en un ojo o en la vía óptica provocan diferentes tipos de pérdida de visión según la zona donde se produzcan.

Causas frecuentes

Las causas más frecuentes de pérdida súbita de visión son:

  • Obstrucción de una arteria de la retina (oclusión de la arteria central de la retina).

  • Obstrucción de una arteria hacia el nervio óptico (neuropatía óptica isquémica).

  • Obstrucción de una vena principal en la retina (oclusión de la vena central de la retina).

  • Sangre en el humor vítreo gelatinoso cerca de la parte posterior del ojo (hemorragia vítrea).

  • Lesión ocular.

La obstrucción repentina de la arteria retiniana puede ser resultado de un coágulo de sangre o de un pequeño fragmento de sustancia ateroesclerótica que se desprende y se desplaza hasta la arteria. La arteria hacia el nervio óptico puede bloquearse de la misma manera, y también puede bloquearse a causa de una inflamación (como puede ocurrir con una arteritis [de la temporal] de células gigantes). Puede formarse un coágulo de sangre en la vena de la retina y bloquearla, sobre todo en las personas de edad avanzada con hipertensión arterial o diabetes. Las personas con diabetes también tienen riesgo de sufrir hemorragia en el humor vítreo.

A veces, lo que parece un inicio súbito de los síntomas puede ser una detección repentina de ellos. Por ejemplo, una persona que haya tenido una visión reducida en un ojo durante largo tiempo (posiblemente a causa de una catarata densa) de repente puede ser consciente de la reducción de la visión en el ojo afectado si se cubre el otro ojo.

Causas menos frecuentes

Algunas causas menos frecuentes de pérdida repentina de visión (ver Algunas causas y características de la pérdida repentina de visión) son un derrame cerebral o un ataque isquémico transitorio (AIT), el glaucoma agudo, el desprendimiento de retina, la inflamación de las estructuras en la parte frontal del ojo entre la córnea y el cristalino (uveítis anterior, en ocasiones denominada iritis), ciertas infecciones de la retina y hemorragia en el interior de la retina como complicación de la degeneración macular asociada a la edad.

Valoración

La pérdida repentina de visión es una urgencia, porque la mayoría de las causas son graves.

Cuándo acudir al médico

Todas las personas que experimenten una pérdida repentina de visión deben ir a un oftalmólogo o acudir al servicio de urgencias de inmediato.

Actuación del médico

En primer lugar, el médico pregunta acerca de los síntomas del paciente y su historial médico, y a continuación realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren la causa del trastorno y las pruebas que pueden ser necesarias (ver Algunas causas y características de la pérdida repentina de visión).

El médico pide a la persona afectada que describa cuándo se produjo la pérdida de visión, el tiempo que lleva presente y si ha evolucionado. Pregunta si la pérdida afecta a uno o ambos ojos, y si es total o solo afecta a una parte específica del campo visual. El médico también pregunta acerca de otros síntomas visuales, como moscas volantes, destellos de luz, halos alrededor de las luces, visión del color distorsionada, patrones irregulares o en mosaico, o dolor en los ojos. También pregunta si hay síntomas que no estén relacionados con los ojos y factores de riesgo de trastornos que puedan causar problemas oculares.

La exploración física se centra principalmente en los ojos, pero el médico también puede hacer una exploración física general, incluyendo, por ejemplo, la exploración de la piel y del sistema nervioso.

Para la exploración de los ojos, comprueba meticulosamente la agudeza visual, por lo general haciendo que la persona lea letras en un gráfico, primero mientras se cubre un ojo y luego con ambos descubiertos. Comprueba también cómo se estrechan las pupilas en respuesta a la luz y si los ojos pueden seguir bien un objeto en movimiento. También puede comprobarse la visión del color. Se exploran los ojos y los párpados usando una lámpara de hendidura (un instrumento que permite ver el ojo a gran aumento, ver figura ¿Qué es una lámpara de hendidura?), y se mide la presión en el ojo. El oftalmólogo, tras instilar unas gotas que dilatan las pupilas, explora la retina exhaustivamente con una lámpara de hendidura o una luz enfocada desde una linterna de cabeza a través de un instrumento accionado manualmente.

Algunas causas y características de la pérdida repentina de visión

Causa

Características comunes*

Pruebas

Pérdida repentina de visión sin dolor en los ojos

Pérdida de visión breve y repentina en un único ojo como consecuencia de un accidente isquémico transitorio (llamado amaurosis fugaz)

Ceguera en un único ojo que dura por lo general menos de 5 minutos

A veces, RMN o TC

Ecografía de las arterias carótidas

ECG

Seguimiento continuo del ritmo cardíaco

Obstrucción de la arteria central de la retina (la arteria que transporta la sangre a la retina)

Pérdida total y casi instantánea de visión en un ojo

En personas con factores de riesgo para ateroesclerosis (como hipertensión arterial, niveles anómalos de lípidos en sangre o consumo de cigarrillos)

Exploración por un médico

Medición de la VSG (un análisis de sangre), la proteína C-reactiva y las plaquetas

Obstrucción de la vena central de la retina (la vena que se lleva la sangre de la retina)

En personas con factores de riesgo para este trastorno (como diabetes, hipertensión arterial, tendencia a la coagulación excesiva de la sangre o anemia drepanocítica)

Exploración por un médico

Hemorragia vítrea (sangrado en el humor vítreo, la sustancia gelatinosa que llena la parte posterior del globo ocular)

En personas que hayan visto puntos en su campo visual en forma de motas, hebras o telarañas (moscas volantes), o que tengan factores de riesgo de hemorragia vítrea (como diabetes, desgarro de retina, anemia de células falciformes o una lesión ocular)

Por lo general, pérdida de la totalidad del campo visual (no solo en uno o más puntos)

Exploración por un oftalmólogo

En algunas ocasiones, ecografía de la retina

Arteritis (de la temporal) de células gigantes (inflamación de las grandes arterias de la cabeza, el cuello y la parte superior del cuerpo), que puede bloquear el flujo sanguíneo en el nervio óptico

En ocasiones dolor de cabeza, dolor al peinarse o dolor en la mandíbula o la lengua al masticar

Algunas veces dolores y rigidez en los músculos grandes de los brazos o de las piernas (polimialgia reumática)

Medición de la VSG, la proteína C reactiva y las plaquetas

Biopsia de la arteria temporal

Neuropatía óptica isquémica (lesión del nervio óptico debida a una obstrucción de su irrigación sanguínea)

En personas con factores de riesgo para este trastorno (como diabetes o presión arterial alta) o que hayan tenido un episodio de presión arterial muy baja, lo que a veces causa desmayos

Exploración por un médico

Medición de la VSG, la proteína C reactiva y las plaquetas

En algunas ocasiones, biopsia de la arteria temporal

Hemorragia macular (sangrado alrededor de la mácula, la parte más sensible de la retina) como resultado de la degeneración macular asociada a la edad

Por lo general, en personas con degeneración macular asociada a la edad o con factores de riesgo de sufrir trastornos de los vasos sanguíneos (como hipertensión arterial, tabaquismo o niveles anómalos de lípidos en sangre)

Exploración por un médico

Migraña ocular (migrañas que afectan a la visión)

Manchas brillantes e irregulares que se desplazan lentamente a través del campo visual de un ojo durante unos 10 a 20 minutos

A veces la visión central (lo que se mira directamente) se vuelve borrosa

A veces, cefalea después de los trastornos visuales

A menudo en jóvenes o en personas que sufren migrañas

Exploración por un médico

Aura migrañosa (jaquecosa)

Un punto ciego, a veces con una mancha brillante que va a la deriva a través del campo visual, y que suele durar entre 10 y 60 minutos

Por lo general, dolor de cabeza después de las alteraciones visuales

Por lo general, en personas que sufren migrañas

Exploración por un médico

Desprendimiento de retina

Repentinos destellos espontáneos de luz que pueden parecer relámpagos, manchas o estrellas (fotopsias), y que ocurren de manera repetida

Pérdida de visión que afecta a un área, por lo general lo que se ve por el rabillo del ojo (visión periférica)

Pérdida de visión que se propaga a través del campo visual como si se tratara de una cortina

A veces en personas con factores de riesgo para desprendimiento de retina (como una lesión ocular o cirugía ocular recientes, o miopía grave)

Exploración por un médico

Ictus o accidente isquémico transitorio

Por lo general, pérdida de las mismas zonas del campo visual en ambos ojos

En personas con factores de riesgo para estos trastornos (como hipertensión arterial, ateroesclerosis, diabetes, niveles anómalos de lípidos en sangre y consumo de cigarrillos)

En ocasiones, aparición de habla arrastrando las palabras, movimientos oculares deteriorados, debilidad muscular y/o dificultad para caminar

RMN o TC

ECG

Ecografía de las arterias carótidas

Seguimiento continuo del ritmo cardíaco

Pérdida repentina de visión acompañada de dolor en los ojos

Glaucoma de ángulo cerrado

Dolor intenso y enrojecimiento ocular

Cefalea, náuseas, vómitos y sensibilidad a la luz

Alteraciones en la visión, como ver halos alrededor de las luces

Medición de la presión intraocular (tonometría)

Exploración de los canales de drenaje del ojo con una lente especial (gonioscopia), realizado por un oftalmólogo

Úlcera corneal (causada normalmente por una infección bacteriana o vírica)

A menudo una mancha grisácea en la córnea, que luego se convierte en una úlcera abierta dolorosa

Dolor ocular o sensación de cuerpo extraño

Enrojecimiento ocular y lagrimeo

Sensibilidad a la luz

A veces en personas que hayan tenido una lesión en el ojo o que se hayan acostado con las lentes de contacto puestas

Exploración por un médico

Cultivo de una muestra tomada de la úlcera, por un oftalmólogo

Neuritis óptica (inflamación del nervio óptico) que puede estar relacionada con la esclerosis múltiple

Dolor, por lo general leve, que puede empeorar al mover los ojos

Pérdida de visión parcial o total

Los párpados y las córneas parecen normales

A menudo RMN

*Las características incluyen síntomas y los resultados de la exploración realizada por el médico. Las características que se mencionan son habituales, pero no siempre están presentes.

CT = tomografía computarizada; ECG = electrocardiografía; VSG = velocidad de sedimentación globular; RMN = resonancia magnética nuclear.

Pruebas complementarias

La presencia o ausencia de dolor ayuda a reducir de manera considerable la lista de posibles causas (ver Algunas causas y características de la pérdida repentina de visión). Si la visión se recupera espontáneamente, las causas más probables incluyen un ataque isquémico transitorio y la migraña ocular (ver Algunas causas y características de la pérdida repentina de visión).

A menudo, los hallazgos durante la exploración ocular proporcionan información suficiente para que el médico pueda diagnosticar la causa de la pérdida de la visión. A veces, sin embargo, es necesario realizar pruebas adicionales en función del trastorno que se sospeche ( Algunas causas y características de la pérdida repentina de visión). Las siguientes pruebas son de particular importancia:

  • Se realizan ecografías para ver la retina si no puede verse con claridad durante una exploración oftalmoscópica.

  • Se realiza una RMN con gadolinio en algunas personas con dolor ocular y ciertos otros síntomas, y cuando se detecta una inflamación del nervio óptico durante la exploración ocular.

  • Se llevan a cabo análisis de la velocidad de sedimentación globular (VSG) y los niveles de proteína C-reactiva (análisis de sangre que miden de forma indirecta la inflamación en el organismo); también se mide el número de plaquetas en la sangre (recuento plaquetario), sobre todo en personas mayores de 50 años o que sufren dolor de cabeza.

Tratamiento

  • Tratamiento de la causa

El trastorno que causa la pérdida de visión se trata lo antes posible, aunque puede que el tratamiento no consiga conservar o restaurar la visión. Sin embargo, un tratamiento rápido puede disminuir el riesgo de que el mismo proceso ocurra en el otro ojo.

Conceptos clave

  • La pérdida repentina de visión es una urgencia y los afectados deben acudir directamente al hospital.

  • La presencia o ausencia de dolor ayuda a determinar cuáles son las causas más probables.

  • Si la visión se recupera de manera espontánea y con rapidez, entre las causas más probables se encuentran un ataque isquémico transitorio y la migraña ocular.

Recursos en este artículo