Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Acidosis tubular renal

(RTA)

Por James I. McMillan, MD, Associate Professor of Medicine, Nephrology Fellowship Program , Loma Linda University

En la acidosis tubular renal, los túbulos renales funcionan de forma inadecuada, lo que da lugar a un exceso de ácidos en la sangre.

  • Los túbulos renales que eliminan los ácidos de la sangre se lesionan cuando una persona toma ciertos medicamentos o padece alguna otra enfermedad que afecta a los riñones.

  • A menudo aparece debilidad muscular y disminución de los reflejos cuando el trastorno ha estado presente durante mucho tiempo.

  • Los análisis de sangre muestran niveles altos de ácido y una perturbación del equilibrio ácido-base del cuerpo.

  • Algunas personas beben una solución de bicarbonato de sodio cada día para neutralizar el ácido.

Para funcionar normalmente, los ácidos y las bases (como el bicarbonato) del organismo deben estar equilibrados. Normalmente, la degradación de los alimentos produce ácidos que circulan en la sangre. Los riñones eliminan los ácidos de la sangre y los excretan a la orina; esta función la llevan a cabo principalmente los túbulos renales. En la acidosis tubular renal, la disfunción de los túbulos renales tiende a aumentar los ácidos en sangre (acidosis metabólica) y puede hacerlo de dos formas:

  • Excretando muy poco ácido del que se produce en el organismo, con lo que los ácidos se acumulan en la sangre.

  • Reabsorbiendo muy poco bicarbonato a través de los túbulos renales, de forma que se pierde en la orina demasiado bicarbonato.

En la acidosis tubular renal, el equilibrio electrolítico también está afectado. La acidosis tubular renal puede derivar en la aparición de los siguientes problemas:

La acidosis tubular renal puede ser un trastorno permanente y hereditario en niños. Sin embargo, puede ser un problema intermitente en personas con otros trastornos como diabetes mellitus, anemia drepanocítica (anemia de células falciformes) o un trastorno autoinmunitario (como el lupus eritematoso sistémico [lupus]). La acidosis tubular renal puede ser también un trastorno temporal producido por obstrucción de las vías urinarias o por ciertos medicamentos, como acetazolamida, anfotericina B, inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA), antagonistas de los receptores de angiotensina II (ARA II) y diuréticos preservadores del potasio en el organismo (también llamados diuréticos ahorradores de potasio).

Si la acidosis tubular renal persiste, puede dañar los túbulos renales y dar paso a una enfermedad renal crónica.

Existen cuatro tipos de acidosis tubular renal, los tipos 1 a 4. Los diferentes tipos se distinguen por la anomalía específica en la función renal que causa la acidosis. Los cuatro tipos son poco frecuentes, pero el tipo 4 es el más común, mientras que el tipo 3 es extremadamente raro.

Tipos de acidosis tubular renal

Tipo

Causa

Anomalía subyacente

Síntomas resultantes y alteraciones metabólicas

1

Puede ser hereditario o puede ser provocado por un trastorno autoinmunitario o por ciertos medicamentos

La causa no suele ser conocida, sobre todo en mujeres

Incapacidad para excretar ácido en la orina

Alta acidez de la sangre

Ligera deshidratación

Baja concentración de potasio en sangre, lo que lleva a debilidad muscular y parálisis

Fragilidad ósea

Dolor óseo

Depósitos de calcio, que pueden formar cálculos renales

Nefropatía crónica

2

Por lo general causada por una enfermedad hereditaria como el síndrome de Fanconi, la intolerancia hereditaria a la fructosa, la enfermedad de Wilson o el síndrome oculocerebrorenal (síndrome de Lowe)

También puede ser causada por el mieloma múltiple, una fuerte intoxicación por metales pesados o ciertos medicamentos

Incapacidad para reabsorber bicarbonato de la orina, por lo que se excreta demasiado bicarbonato

Alta acidez de la sangre

Fragilidad ósea

Dolor óseo

Ligera deshidratación

Concentraciones bajas de potasio en sangre

Disminución de la producción de la forma activa de la vitamina D

4

No hereditaria

Causada por la diabetes, un trastorno autoinmunitario, nefropatía crónica o una obstrucción en las vías urinarias

Agravada por ciertos medicamentos, como los diuréticos ahorradores de potasio, los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina y los bloqueantes o antagonistas del receptor de la angiotensina II

Deficiencia o incapacidad de responder a la aldosterona, una hormona que ayuda a regular la excreción de potasio y sodio por los riñones

Aumento leve de acidez y de concentración de potasio en sangre que rara vez causan síntomas, a menos que el nivel de potasio sea extremadamente alto (en ese caso, se presentan latidos irregulares del corazón y parálisis de los músculos)

Nota: El tipo 3 es una mezcla de los tipos 1 y 2 y es extremadamente raro.

Síntomas

En muchos casos no aparecen síntomas y en la mayoría de los casos restantes, solo se presentan después de un trastorno de larga duración. El tipo de síntomas que aparecerá finalmente depende del tipo de acidosis tubular renal.

Tipos 1 y 2

Cuando las concentraciones de potasio en sangre son bajas, como ocurre en los tipos 1 y 2, se pueden producir problemas neurológicos, como debilidad muscular, disminución de los reflejos e, incluso, parálisis. En el tipo 1, pueden desarrollarse cálculos renales, que lesionan las células renales y, a veces, ocasionan enfermedad renal crónica. En el tipo 2 y, a veces en el tipo 1, en adultos puede observarse dolor óseo y osteomalacia, mientras que en niños puede producirse raquitismo.

Tipo 4

En el tipo 4, las concentraciones de potasio por lo general aumentan, aunque es poco frecuente que se eleven hasta el punto de causar síntomas. Si la concentración aumenta mucho, pueden sobrevenir irregularidades en el ritmo cardíaco y parálisis muscular.

Diagnóstico

  • Análisis de sangre

  • Análisis de orina

El médico considera el diagnóstico del tipo 1 o del tipo 2 de la acidosis tubular renal cuando el paciente manifiesta ciertos síntomas característicos (como debilidad muscular y pérdida de reflejos) y cuando las pruebas realizadas revelan concentraciones elevadas de ácido y concentraciones bajas de bicarbonato y potasio en sangre.

Se sospecha la presencia del tipo 4 de acidosis tubular renal cuando las concentraciones elevadas de potasio van acompañadas de niveles altos de ácido y niveles bajos de bicarbonato en la sangre. Los análisis de muestras de orina y otras pruebas ayudan a determinar el tipo de acidosis tubular renal.

Tratamiento

  • Beber diariamente bicarbonato sódico

El tratamiento depende del tipo.

Tipos 1 y 2

Los tipos 1 y 2 se tratan con la ingestión diaria de una solución de bicarbonato sódico para neutralizar el ácido que producen los alimentos. Este tratamiento alivia los síntomas y previene la insuficiencia renal y la enfermedad ósea, o impide que estos problemas empeoren. Se dispone de otras soluciones de preparación especial, y también puede ser necesario el aporte complementario de potasio.

Tipo 4

En el tipo 4, la acidosis es tan leve que la ingestión de bicarbonato puede no ser necesaria. Las concentraciones elevadas de potasio en sangre pueden controlarse mediante la restricción del consumo de potasio, evitando la deshidratación, utilizando diuréticos que aumenten la eliminación de potasio y cambiando ciertos fármacos o ajustando las dosis terapéuticas.

Más información

Recursos en este artículo