Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Lesión en el muslo

Por Paul L. Liebert, MD, Tomah Memorial Hospital, Tomah, WI

Los músculos de la parte posterior del muslo (isquiotibiales) pueden sufrir una distensión (distensión del isquiotibial) en cualquier actividad que implique correr.

Los isquiotibiales mueven la cadera y doblan la rodilla hacia atrás. Las lesiones de los isquiotibiales suelen producirse cuando se contraen brusca y violentamente, como puede suceder cuando una persona hace un sprint. Esto causa un dolor repentino en la parte posterior del muslo. También puede desarrollarse una lesión más lentamente, debido, sobre todo, a un entrenamiento inadecuado de flexibilidad.

El diagnóstico se realiza tras una exploración física y una valoración de los síntomas. Algunas veces también es necesario realizar una resonancia magnética nuclear (RMN).

Tratamiento

  • Compresión y apoyo

  • Rehabilitación

Inicialmente se necesita hielo y el uso de una muslera que comprima y sujete. Para calmar el dolor se utilizan antiinflamatorios no esteroideos (AINE) u otros analgésicos. Si caminar resulta doloroso, al principio la persona puede necesitar muletas.

Una vez que el dolor empieza a ceder, los músculos isquiotibiales deben estirarse suavemente. Cuando el dolor ha desaparecido completamente, tanto el cuádriceps como los isquiotibiales deben fortalecerse gradualmente. No se debe correr o saltar hasta que no se recupere satisfactoriamente la fuerza muscular y la amplitud de movimiento. La recuperación puede durar días o semanas, pero una lesión grave suele durar meses hasta que se cura completamente.

Recursos en este artículo